Libro. Pirate Latitudes – Crichton, 2010.

El Dr. Michael Crichton falleció en 2008. Médico, escritor, guionista y director, tuvo una carrera exitosa que nunca se conformó con un solo campo de acción. Se consideraba demasiado creativo para ser sólo médico y fue famoso por sus novelas, entre las que se distinguen “Jurassic Park”, “Rescate en el Tiempo” y “Estado de Miedo” entre otras. Casi todas sus obras han sido adaptadas al cine y el señor fue durante un tiempo el autor del libro más popular (Parque Jurásico) al mismo tiempo que la película más popular (Parque Jurásico) y la serie de televisión más popular (E.R). Aparte de ser guionista, novelista y director de cine, era conferencista y partidiario de ciertas líneas de investigación científica, como la moralidad de la ciencia y el mito del calentamiento global.

Después de que murió, se encontró entre sus archivos una novela de la que, vivo, nunca dio noticia. Sus familiares la entregaron a la editorial y es su primera novela póstuma (junto a otra que se promete). Esa novela es “Pirate Latitudes” y aquí está mi opinión al respecto.

La portada de Pirate Latitudes

Cuando me enteré que “Pirate Latitudes” fue la última novela totalmente terminada por la pluma de Crichton, me sorprendí. ¿Por qué? Porque el señor era un hombre de ciencia, todos sus libros tenían que ver con medicina, fisiología, genética o alguna otra ciencia no-médica, como la informática, la aeronáutica o la paleontología. Sólo hubo una excepción representada por “El Gran Robo del Tren”, pero esa fue su tercera novela y han pasado muchísimos años desde entonces. Sus últimas obras habían sido un despliegue de ciencia y, más específicamente, una crítica directa (una precaución, mejor dicho) a la inmoralidad de la ciencia. La nanotecnología en manos equivocadas, el terrorismo ecológico y la patente de genes fueron la base de sus últimas tres obras. ¿Y de repente se publica un libro de piratas?

Eso es raro. Crichton dejaba la investigación científica para entregarnos una historia de criminales del Caribe y, más extraño aun, en una época en la que cualquier persona medianamente enterada podía pensar que su primera influencia fueron “Los Piratas del Caribe” de Disney, el filme que reavivó en el mundo entero el interés por historias de los galeones y los cañonazos.

En cuanto vi “Pirate Latitudes” lo compré y lo leí casi de una sola sentada. Es un libro pequeño y sigue claramente el estilo narrativo de Crichton, con capítulos cortos y siempre como una montaña rusa, sin un solo párrafo de paja. Pero algo no me olía bien… al final del día, es un libro póstumo, una novela que Crichton tuvo durante años en sus archivos sin publicar. Eso a mí, desde el inicio, me sonó como un: “esta obra no me encanta, no me hace completamente feliz, por eso no la publico”. Y después de leerla estoy convencido de que le faltaron muchos detalles y que, probablemente, el Dr. Crichton no la terminó como le hubiera gustado.

Michael Crichton

La historia comienza cuando el gobernador de Port Royal (una de las principales ciudades inglesas perdidas entre un montón de puertos pertenecientes a la Nueva España) llama a un pirata llamado Hunter para proponerle una misión suicida: debe formar un equipo para robar un galeón español lleno de tesoros que descansa en el puerto de Matanceros, un lugar temido por todos los ingleses del nuevo continente, un puerto protegido por una fortaleza inexpugnable y un montón de cañones. Hunter acepta la misión y se hace de un pequeño equipo de pintorescos personajes; su plan no es invadir Matanceros por mar, sino realizar un acercamiento sigiloso por tierra.

El resto del libro está lleno de aventuras, piratas asesinos, villanos desgraciados y escapes arriesgados. Y hasta aquí debes llegar si no lo has leído. Si ya lo leíste o quieres conocer más detalles, sigue adelante, bajo riesgo de echarte a perder la experiencia.

Primero que nada, creo que el libro sufre de varios detalles compartidos con “Los Piratas del Caribe”. No sólo que Port Royal sea la ciudad base de la novela, como lo es también en la película de Disney, sino que los piratas se vean atacados por un animalejo con tentáculos que, curiosamente, es el Kraken, igual que en la película de Gore Verbinsky. Podríamos pensar que Crichton se basó en los mismos mitos que los escritores de “Piratas”, pero ambas historias están demasiado cerca la una de la otra como para pensar que ambos llegaron a lo mismo por caminos diferentes.

El Kraken

Los personajes son clichés como sucede en todas las novelas de Crichton, porque este autor no quiere presentarnos un desarrollo complejo de personajes, los usa sólo como herramientas para poner sobre la mesa el desarrollo de un tema específico, ya sea científico o histórico (como en “Rescate en el Tiempo”). Aquí, sin embargo, la novela no habla de detalles históricos ni científicos, pues combina lo que podría ser una novela histórica sobre el periodo con fantasías piratescas basadas en la mitología griega.

Eso para mí fue una decepción. Y pensé que más adelante llegaría una explicación, pero nunca la encontré. Con Crichton siempre vemos al final de sus obras una bibliografía con sus fuentes de información y hasta notas en donde desarrolla porque escribió el libro, porque puso lo que puso o porque usó a ciertos personajes para comunicar determinados mensajes. Aquí la historia termina de manera abrupta sin muchas explicaciones y nos quedamos con una sensación extraña de incompletud. Vuelvo al argumento de que no terminó la novela; de haberla publicado en vida supongo que nos hubiera explicado porque cerca del final abandonó toda intención de una narración de periodo para convertirla en un cuento con todo y una criatura mitológica incluida.

Sin embargo, el principio es muy bueno. Por momentos me recordó “Ocean’s Eleven”. Un pirata reúne un equipo de expertos para realizar una misión silenciosa. Y pensé que el libro completo sería esa misión, su planeación y puesta en marcha, los problemas enfrentados en el proceso y las brillantes soluciones, siempre con la interrogante de si lograrán o no el objetivo. Pero el asalto a Matanceros se lleva apenas un breve pedazo del libro, el resto es el escape de las garras de otro galeón español, las dificultades de estar acorralados y sin suficientes miembros de la tripulación, la problemática de navegar con el sol de frente, el enfrentamiento con el Kraken y la venganza de Hunter contra un par de sus compañeros que lo han traicionado. El libro va perdiendo fuerza poco a poco hasta que se convierte en un asunto que yo, al menos, ya me estaba aburriendo de leer. Ya por el final cobra fuerza de nuevo con una mediana vuelta de tuerca y eso es todo.

¿Cuál es mi opinión general al respecto? Es un libro muy divertido al inicio, se estanca al medio y más o menos se recupera al final, aunque ya no con la fuerza para atraparnos. Está muy lejos de las mejores obras de Crichton. Desea ser como “Rescate en el Tiempo” sin lograr ni su complejidad argumental ni su riqueza bibliográfica. Desea ser como “El Gran Robo del Tren” sin ser ni la mitad de entretenido. Es, en una frase, un libro que no se siente de Michael Crichton.

Ya Steven Spielberg firmó contrato para dirigir la versión cinematográfica. A ver qué pasa, veremos qué le sale al señor, que asegura realizará el tributo perfecto para su amigo muerto. Aunque la prensa no ha dejado de mencionar que “Piratas 4” y “Pirate Latitudes” saldrán en el cine al mismo tiempo, Spielberg dice que son dos películas diferentes, pues las aventuras de Jack Sparrow tienen un corte fantástico mientras que su película será muy realista. Supongo que para lograrlo (y evitar obvias comparaciones) deberá eliminar la escena del Kraken.

Steven Spielberg

¡Suerte! Sobre todo a la editorial que se encuentra editando la última obra póstuma de Crichton. Ésta sí que no fue terminada en lo absoluto y, me parece, un alumno del autor la está completando.

Mucha suerte, repito.

Anuncios

Un pensamiento en “Libro. Pirate Latitudes – Crichton, 2010.

  1. María Georgina Jaramillo

    Hey, hablando de suerte, justo eso se requiere para hacer de una novela, que parece no ser terminada con propiedad, hacer pues una buena película, y a la par, salir con el nombre del director avante, algo que no parece fácil de lograr.

    Concurro MUUUCHA SUERTE ¡

    Mia Jaramillo ¡

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s