Libro. Thou Art That: Transformando la Metáfora Religiosa – Joseph Campbell, 2001

Soy fanático desde hace mucho del Profesor Joseph Campbell, cuya obra cumbre “El Héroe de las Mil Caras” saltó a la fama luego de que George Lucas utilizara estas ideas para construir la base mitológica que sostiene la primera trilogía de La Guerra de las Galaxias. En aquella obra, Campbell utilizó el psicoanálisis para encontrar los significados metafóricos y simbólicos compartidos por todas las religiones y mitologías a lo largo de la historia. Luego de su muerte, la Fundación Joseph Campbell compiló entrevistas, pláticas, entrevistas, conferencias y las empezó a publicar en pequeños volúmenes, cada uno con un tema diferente. La mitología judeo-cristiana tomó su turno en el libro que ahora comento: “Thou Art That”.

“Thou Art That” puede traducirse como “Tú Eres Eso” en inglés antiguo. En esta compilación de artículos, entrevistas y sesiones de preguntas y respuestas para Joseph Campbell, informa que nosotros somos la base de la mitología judeo-cristiana, que en el fondo es un grupo de enseñanzas metafóricas sobre nosotros mismos. Cuando la Virgen María hace un viaje hacia el cielo (la ascensión de María) en realidad la mitología cristiana nos está comunicando, con una metáfora, sobre un viaje hacia dentro de ella misma, todo viaje al “Paraíso” simboliza un encuentro con nuestro mundo interno, con nuestros contenidos mentales más profundos. La idea de la Virgen subiendo al cielo nos informa que nosotros debemos, como ella, viajar al “Paraíso”, es decir, conocernos profundamente.

Es por esto que “Tú Eres Eso”, que todo el contenido de las religiones de todo el mundo a lo largo de toda la historia está ahí para enseñarnos como tener una mejor vida, como disfrutar mejor del placer de la existencia y del conocimiento de nosotros mismos, de nuestro mundo interno, del misterio del inconsciente. Lo que Campbell llama “la experiencia del misterio”, “la experiencia de lo misterioso”.

En estos textos, Campbell se queja de la interpretación simbólica que hacen las religiones de sus propias metáforas. Dice que las religiones están ahí para comunicarnos el símbolo, la metáfora. Pero luego de mostrarlo, su trabajo sería dar un paso atrás y permitir que cada uno de nosotros viva sus propias sensaciones con relación al símbolo, que cada uno lo relacionara con su propio mundo interno y sacara sus conclusiones personales. En vez de esto las religiones entregan el símbolo y la metáfora ya incluyendo su propia interpretación. Las religiones nos dicen: “este es el símbolo y esto es lo que yo interpreté de él, así que tú debes interpretar lo mismo”. Según Campbell, esta actitud rompe la relación personal de cada persona con “el misterio” simbólico y, con ello, destruye por completo la finalidad de mito.

Joseph Campbell

El cristianismo y el judaísmo son religiones de pescadores y pastores, por ende están llenas de metáforas que no sólo eran claramente entendidas en aquellos años, sino por las personas de las que eran destinatarios. Es por ello que para comprender el significado metafórico de estas religiones es importante conocer el momento histórico en que fueron creadas; aun así, es importante re-conocerlas, darles un nuevo significado según nuestra propia experiencia y nuestro propio contacto con ellas.

Algo que Campbell dice insistentemente es que uno de los grandes problemas de las religiones es que se pierden entre la metáfora y el hecho. El verdadero valor de las mitologías religiosas está en su metáfora, en su simbolismo, no en una interpretación fáctica. Moisés no recibió las tablas de la ley físicamente de las manos de Dios, ni abrió los mares en dos; Noé  no creó una balsa para todos los animales; Jesús no resucitó. Todas estas son metáforas que pretenden ponernos en contacto con nuestro mundo interno, pero las instituciones religiosas insisten en enseñarlas como hechos que sucedieron en realidad, en algún punto de la historia antigua.

Con ello, al enseñar que fueron hechos y no metáforas las religiones hacen que el seguidor, el religioso, pierda por completo toda la riqueza de la mitología religiosa. En lugar de “sentir” la mitología, en lugar de aprender sobre sí mismo a través del símbolo, tiene que forzar su mente y su experiencia para que se cuadre a la interpretación institucional, es decir, el religioso tiene que relacionarse con un “hecho histórico” que, en el fondo de su mente (y por más que lo niegue) ya no tiene lógica alguna. Los milagros bíblicos, que son en realidad metáforas espirituales, no pueden ser percibidos en pleno siglo XX y XXI como hechos históricos con bases científicas.

De este modo, cuando el mito religioso dice: “La Virgen subió hacia los cielos” podemos entenderlo como una metáfora de “entró en su mundo interno” o podemos entenderlo literalmente (que es lo que las religiones enseñan). Pero hoy sabemos que el cielo dista mucho de ser un límite y que la Virgen no pudo salir del planeta y hacia el sistema solar. Y aun si así hubiera sido, ya el conocimiento que tenemos del espacio no establece un “lugar de destino” hacia donde la virgen, volando, pudo haber llegado.

Como el libro es una compilación de varios textos sobre el mismo tema puede llegar a ser repetitivo en ocasiones, pero aun así es un texto que recomiendo profundamente. Como compañero de “El Héroe de las Mil Caras” resulta un texto de una riqueza invaluable, es tiempo de poner la mitología en donde corresponde (incluyendo las mitologías judía, cristiana e islámica).

Es bastante odioso para mí que la gente haga una división entre “mitología” y “religión” cuando que en realidad son lo mismo. Lo que para nosotros es hoy “mitología” para las personas que se entregaron a ella era tan “religión” como las grandes creencias del presente. Quizá en miles de años tengamos tan claro, como especie, que las metáforas cristianas, judías y musulmanas son tan “mitología” como Zeus y Amón Ra. Mientras tanto, me parece un despropósito aquello de “mi creencia es religión, las creencias de todos los demás son mitología”. Todas son mitología, pero no por eso “falsas”.

Y esa es la gran y principal enseñanza de este texto: un mito no es algo falso, un mito es, sencillamente, una verdad metaforizada. Si te interesan la mitología judeo-cristiana con relación a la psicología y la realidad humana, entonces este libro es para ti. Lo recomiendo ampliamente. Aunque, tristemente, se vende sólo en los Estados Unidos. Si te interesa, dejo un link para comprarlo en Amazon.

http://www.amazon.com/Thou-Art-That-Transforming-Religious/dp/1577312023/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1307722533&sr=8-1

¡Buena Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s