Película. American Pie: El Reencuentro – Hurwitz y Schlossberg, 2012.

Siempre he sido fanático de las películas de “American Pie”. Recuerdo que la primera que vi fue la segunda, hallada en la televisión de modo casual. Me divertí como loco. Luego vi la primera y la tercera, que me parecieron igual de divertidas. Pero después llegaron un montón de “American Pie” directo a vídeo, películas sin gracia construidas, al parecer, sobre un concurso de hasta dónde puede llegar el morbo y la escatología. Cada que veía una de esas, esperaba que “American Pie” volviera a sus orígenes, por lo que no tardé en correr a ver “American Pie: El Reencuentro”.

Imagen

La historia se desarrolla trece años después de la primera película. Los que en aquél entonces eran preparatorianos ya son adultos hechos y derechos… al menos en la edad, pues la mayoría de ellos aun tiene su vida llena de problemas dignos de un montón de adolescentes. A trece años de haberse graduado, organizan la reunión de la generación para reencontrarse.

Y todos los personajes de “American Pie” regresan, incluso aquellos que desaparecieron de la tercera parte sin explicación alguna. Como en las anteriores, cada uno tiene un conflicto básico. Jim y Michelle perdieron la pasión sexual en su matrimonio luego del nacimiento de su primer hijo; Oz es un medianamente famoso crítico deportivo de televisión que no pretende olvidar al amor de su vida rodeándose de mujeres hermosas y vacías; Stifler tiene un trabajo de porquería y no ha podido aceptar que ya no es un jovencito… Sólo Kevin y Finch parecen estar maravillosamente bien, aunque esta reunión hará tambalear su seguridad y su buen estatus.

A ver, antes que cualquier otra cosa, ésta es una película de humor norteamericano del más superficial, no encontrarán una temática profunda ni filosofía alguna. Para la mayoría de los ojos, “American Pie: El Reencuentro” es una porquería de filme, una ridiculez que no hace otra cosa que repetir fórmulas ya usadas en demasía, volviendo sobre lo que ya funcionó, repitiendo los mismos chistes y haciendo eco una y otra vez de situaciones que ya habíamos visto en las entregas anteriores. Esta película no es para el espectador casual tampoco, pues dentro de su desarrollo y sus chistes, exige que hayamos visto las anteriores.

Como ha venido sucediendo desde hace un par de años, el paso del tiempo le ha dado la oportunidad al cine de crear filmes que no son otra cosa que reencuentros. Este filme es de los mejores ejemplo. Los mismos actores y los mismos personajes se reúnen trece años después. Los creadores lograron reunir a absolutamente todos los actores originales, así salgan apenas durante unos segundos, con apenas uno o dos diálogos. Quienes hayan visto las tres anteriores podrán encontrar en ésta a absolutamente todos los personajes, a pesar de no reconocerlos por culpa de los años.

Sí, los chistes son los mismos, la comedia de situación es igualita, las situaciones chuscas por confusión es repetitiva, la comedia pasa del pastelazo a los asquerosos chistes sobre heces con total libertad; los personajes son payasos en algunas ocasiones y reflexivos en otras, lo que le permite a la película pasar del chiste a la seriedad en un segundo, del momento divertido o ridículo a la crítica mordaz de la sociedad actual.

¿Una película como “American Pie” es una crítica? Pues al menos lo poco que puede ser crítico un filme de este estilo. La película nos habla de la alienación de los jóvenes y los adultos contemporáneos a causa de los nuevos medios de comunicación y las redes sociales, nos habla de la inmadurez que existe en las nuevas generaciones de padres y el precio que pagan por ello sus hijos, nos habla de los podridos programas televisivos, entre otros. Pero más que nada nos habla de los sueños de una juventud que terminan rotos ante la realidad de la vida; una bola de jóvenes que vieron sus destinos cambiar de vía debido a las exigencias del mundo laboral y las necesidades básicas de la vida en familia.

La película no sólo es un tributo a aquellos años y a las versiones más jóvenes de los actores que se hicieron famosos en estos personajes (muchos de ellos, la mayoría, nunca lograron salir adelante después de “American Pie”), sino que también es un medidor de los cambios sociales que se han apoderado de nuestra vida. Nosotros olvidamos la importancia del celular, de Twitter y de Facebook porque vimos su nacimiento y hemos crecido con ellos, pero esta película nos viene a recordar que hace apenas diez años no existía nada de eso y que la comunicación entre las personas y el desarrollo cultural han cambiado mucho desde entonces.

Además la película hace algo que no está obligada a hacer pero que yo personalmente agradezco: cierra círculos y contesta preguntas que quedaron al aire. Se responde a la ausencia de algunos personajes en la tercera parte, se explican cabos sueltos de las primeras tres entregas y se le dan aunque sea algunos segundos a todos los personajes de la saga para que cierren su historia y se despidan, al parecer, para siempre (y digo “al parecer” porque es posible que hagan otra nada más para seguir ordeñando el celuloide).

De fondo no deja ser un refrito de la primera, como lo han sido todas. Pero aquí no nos abandona nunca un profundo sentimiento de nostalgia. Quienes la vimos hace trece años nos podemos identificar maravillosamente con los personajes, hombres y mujeres que han abandonado las ruidosas fiestas por preferir reuniones con música bajita y conversaciones interesantes, dejando de lado la cerveza, los desnudos y las borracheras sin sentido. El filme parece gritarle a su audiencia lo mismo que le grita a sus personajes: “ya están grandes, acéptenlo y maduren”.

Corran a verla hoy mismo si son seguidores de las tres anteriores o si disfrutan el muy simplón humor norteamericano de adolescentes obsesionados con el sexo, los gases y la diarrea. Pero, sobre todo, si hace trece años eran unos jóvenes sin preocupaciones que hoy, de traje y la corbata, salen todos los días de casa para trabajar por una vida llena de responsabilidades. Esta película es para todos nosotros.

¡Buena suerte!

Anuncios

Un pensamiento en “Película. American Pie: El Reencuentro – Hurwitz y Schlossberg, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s