Película. Días de Gracia – Gout, 2012.

En todos lados escuchaba lo maravillosa que es esta película. En Facebook, en Twitter, en la radio, en la televisión. Nadie dejaba de hablar maravillas de la Ópera Prima de Everardo Gout, decían que era de las mejores películas mexicanas de la historia, un filme nacional como nunca se había visto. Así que en cuanto pude me lancé al cine.

La historia se desarrolla en México durante el 2002, el 2006 y el 2010. Específicamente, en los treinta días en los que se desarrollaron los mundiales de esos años, en Corea y Japón, Alemania y Sudáfrica respectivamente. La base  del guión son tres secuestros de empresarios en esos años, la manera en que la policía lucha por rescatarlos y la vida que llevan cuando sufren su cautiverio.

Al centro de todo se encuentra Lupe Esparza, un policía recto que desea luchar contra el crimen y la corrupción. En su búsqueda de justicia y la aplicación de la ley tendrá que enfrentarse contra la mafia que controla México, sin entender del todo el nivel de corrupción que existe a su alrededor. Pronto no tendrá en quien confiar y encontrará enemigos hasta en su propia casa.

Por otro lado, dos de los empresarios secuestrados luchan por sobrevivir su cautiverio, poniendo su atención en todos los detalles posibles para no enloquecer en la oscuridad y el dolor constantes. Uno de ellos, en su desesperación, comienza a buscar el apoyo de uno de sus secuestradores, un joven apodado “Iguana” que, desde su punto de vista, aun puede salvarse del camino del crimen.

¿Suena complicado? Lo es. La película juega mucho con el tiempo y está editada en una manera que reta al espectador a ponerla en orden dentro de su mente a la medida que avanza la cinta. La manera de acomodar la historia está en los mundiales de Fútbol, mientras el espectador comienza a darse cuenta de cómo encajan las piezas.

La película tiene una fotografía extraordinaria de manos del mexicano Luis David Sansans y una igual de buena edición del francés Hervé Schneid. Las imágenes nos atrapan durante todo el filme, quizá una de las mejores ofertas visuales que haya visto en una película mexicana. Sansans utiliza planos secuencias, primeros planos, cámara al hombro y hasta bullet time.

La música también fue un gran esfuerzo. Si bien no es el tipo de banda sonora que yo disfruto en un filme, la presencia de “Massive Attack” nos muestra un esfuerzo fenomenal por parte del director.

Ahora bien, dado el crédito donde éste es justo, es tiempo de hablar de la historia. Salí del cine profundamente descontento porque me encontré con otra película mexicana de lo mismo: asaltos, secuestros, criminales apuntando pistolas, un México gris, sucio y destruido, una sociedad muerta de miedo, policías deshonestos y criminales que, en el fondo, tienen corazón. Malos verdaderamente malos y malos confundidos que luchan consigo mismos para alejarse del camino del mal.

En cuanto a historia, “Días de Gracia” no nos ofrece absolutamente nada nuevo. Y ya sé, me podrán decir: “ninguna película cuenta una historia realmente innovadora”. De acuerdo, pero en México más de la mitad de las películas se tratan de esto mismo. De hecho hay situaciones completas (si no toda la película) que encontramos en otros filmes.

La película nos guarda para el final vueltas de tuerca que vemos venir desde el principio. No porque la película no sepa ocultarlas, sino porque son exactamente las mismas sorpresas de todas las películas con la misma temática. No quiero adelantarles estas sorpresas, pero pierdan cuidado, el cine mexicano de pistolas ya se las ha dejado claras muchísimas veces.

Además de esto, todo el filme tiene un tono depresivo increíble. Constantemente me sentí deprimido por ser mexicano. Claro que la realidad del país es terrible, pero este filme nos presenta un país desesperanzador, un México en el que da miedo vivir. Los espectadores se levantan de sus asientos muriéndose de miedo.

La película asusta pero no propone. “Todo está terrible, no se puede hacer nada, que tengan un buen día”. La única propuesta es una obviedad superficial: todos tenemos la capacidad de escoger el camino correcto. Aun cuando llevemos recorridos algunos metros del mal camino, podemos volver sobre nuestros pasos y mejorar nuestra vida, hacer lo correcto.

La recomiendo sólo por su maravillosa fotografía, un campo en el que la película se atreve a hacer cosas nuevas, al igual que en su edición. Como historia, sin embargo, no tiene absolutamente nada que ofrecer y lejos de innovar se sostiene, como ya he dicho, de las temáticas, los diálogos y las vueltas de tuerca de otras tantas películas previas.

En lo personal, salí del cine decepcionado, no la recomendaría. Yo no la volvería a ver y definitivamente no estoy de acuerdo con que sea lo mejor que ha ofrecido el cine en muchos años, como tantos lo presumen. Entiendo que la industria necesita apoyo, pero también creo que ir al cine mexicano sólo por ser cine mexicano es una necedad.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Un pensamiento en “Película. Días de Gracia – Gout, 2012.

  1. Anónimo

    Bueno yo la recomiendo, me gusto mucho tanto por todo lo bueno que dices como por las actuaciones. Si es la misma historia pero muy bien lograda. 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s