Película. Un Método Peligroso – Cronenberg, 2012.

Desde hace tiempo había oído hablar de una película que trataba sobre el origen del psicoanálisis. A mí la idea me pareció estupenda, pues no he visto una película sobre Freud desde aquella titulada “Pasiones Secretas”, dirigida por John Huston en 1962. Luego me enteré que el filme tenía su base en las relaciones profesionales y personales entre Freud y Jung. Bueno, la cosa me interesaba profundamente, así que el fin de semana pasado me lancé a verla y aquí va mi parecer al respecto.

Sabina Spielrein es una joven que llega a la consulta del Doctor Carl Gustav Jung por episodios muy fuertes de ataques histéricos. El Dr. Jung encuentra en ella la mejor oportunidad para utilizar un nuevo tratamiento inventado por un colega vienés: el psicoanálisis. Aunque la técnica apenas inicia, Jung tiene mucha fe en que en ésta se encuentra el futuro, aunque no entiende porque su creador, Sigmund Freud, insiste con mantenerla incompleta, sin esforzarse más por terminar de crear un método clínico con una técnica clara.

El caso de Spielrein lo apasiona tanto, que visita al Dr. Freud en persona para que lo apoye en el camino que debe seguir en el tratamiento psicoanalítico. Con los consejos de Freud y sus sesiones semanales con la paciente, Jung logra curar a Spielrein, quien ya sana asiste a la universidad para estudiar psiquiatría, con la intención de dedicarse al psicoanálisis y tener sus propios pacientes. Pero la cosa se empieza a poner complicada cuanado Jung y Spielrein se convierten en amantes. Jung intentó durante mucho tiempo soportar el deseo, dejándose controlar por los sentimientos de culpa, pero las ideas de otro psicoanalista llamado Otto Gross, lo terminan convenciendo.

Gross le hablaba constantemente sobre el placer por encima de todas las cosas y, aunque Jung se esfuerza mucho por hacerle ver el hedonismo que domina su postura, termina accediendo al hecho de que los deseos sexuales guían nuestra existencia. Obviamente Freud se entera y le deja saber a Jung que está dececpionado por su falta de ética. Lo que sigue no es un triángulo amoroso, sino un triángulo de poder en donde las líneas de pasión, amor y autoridad terminan perdiéndose. ¿Quién es el médico de quién? ¿Quién es el que le da consejos a los demás? ¿Dónde reside la autoridad? ¿Qué pasiones hay además de la sexual? ¿Es el triángulo entre dos hombres y una mujer, o también los hombres desvían la pasión a través de la competencia y los logros profesionales?

Lo primero que quisiera resaltar de la película son las actuaciones. Los cuatro personajes principales están actuados con maestría. Primero que nada, yo resalto el trabajo de Viggo Mortensen. Es tal su transformación en Freud que olvidamos por completo al actor. No sólo se transforma en otro, sino que se convierte en Freud maravillosamente bien. Para quienes hayan escuchado la voz del verdadero Freud o visto viejos videos donde éste convive con su familia, es claro que el actor hizo su tarea y con creces.

Lo mismo se puede decir de Keira Knightley, aunque de ella tengo que decir que su buena actuación se desarrolla apenas en el primer tercio del filme; la actriz hace un gran trabajo como la enferma de histeria, llena de ataques y deseos sexuales prohibidos que le generan reacciones de locura. Pero una vez que su personaje ha sido curada, vemos a la misma Knightley de siempre, auqella que no puede dejar de ser ella misma, no importa el personaje que le pongan enfrente.

Michael Fassbender me parece el menos notable de los tres. Sí, hace muy buen trabajo como Jung, pero no se transformó en Jung. Al igual que le sucedió en “Hombres X: Primera Generación”, sencillamente no estudió al personaje al que tenía que representar sino que prefirió crear a otro desde su imaginación, aun sabiendo que no es la mejor elección en ninguno de los dos casos. Claro que Fassbender nos convence con su Jung, sencillamente no es Jung, y en una película histórica eso le aporta mucha profundidad y realismo a la historia.

Muchos conocidos se quejaron de que la película usa demasiados términos psicoanalíticos, hasta el punto de que pierde interés para el espectador que nunca los ha escuchado mencionar. No sé si estoy de acuerdo. Es como ver un capítulo de House, no tenemos idea de medicina, ni de los padecimientos, pruebas, experimentos, medicamentos o síntomas que ahí se mencionan… pero podemos comprender el contexto y confiar en los escritores. Si House dice que el paciente tiene X, seguramente tiene X. No se trata de ver si tienen o no razón o si tal enfermedad existe, porque detrás de las camas de hospital y de los diagnósticos hay una historia. Lo mismo sucde aquí. No importa si sabemos que es la transferencia, la contratransferencia, la histeria y la fuerza libidinal, pues detrás de los términos hay dos profesionales en disputa y una pasión prohibida (prohibida por su época y por la ética).

Empero, sí le aplaudo a los guionistas mantener muchos hechos de la historia de Freud y Jung aunque éstos no sean del todo importantes para la trama. Quienes nos sabemos la historia de estos dos personajes, agradecemos que todo el argumento gire alrededor de hechos históricos importantes, como el viaje de Freud a los Estados Unidos, los desmayos de Freud en las reuniones de la Sociedad Psicoanalìtica, la obsesión de Freud con el puro, la tesis de doctorado de Sabina Spielrein, las disidencias de Jung y su deseo de investigar el misticismo, su rechazo de la pansexualidad freudiana y, un pequeño detalle, la presencia de Sandor Ferenczi en la historia… entre otros.

Ahora, subrayados los logros de la película, es tiempo de decir que tiene un par de problemas graves. El primero es que la película no tiene bien claro qué historia nos quiere contar. En momentos se trata sobre la pasión prohibida entre Spielrein y Jung. Luego se convierte en una película sobre la relación profesional entre Freud y Jung, haciendo un énfasis en los principios psicoanalìticos y el origen del psicoanálisis. Luego se convierte en una película de complejas relaciones entre personajes… y luego vuelve a la relación entre Jung y Spielrein, o Jung y Freud… luego empieza con asuntos de racismo (los judíos que son Freud y Spielrein contra el ario Jung)… poco antes de eso se convierte en un análisis del deseo sexual y el hedonismo, enfocándose casi enteramente en las relaciones entre Jung y Otto Gross.

El director, David Cronenberg

Cuando salimos del cine, no estamos seguros de qué historia vimos pero de lo que sí estamos seguros es de que a todas las historias les faltó. Yo al menos hubiera preferido que se tratara de un solo elemento. Todos ellos son interesantes, pero es tal la necesidad de explorarlos todos que se pierde la profundidad de la mayoría.

La música es otro elemento que me pareció poco atinado. La música original de la película es completamente olvidable. Esto es curioso si consideramos que es un filme de época y que son estas cintas las que muchas veces echan mano de la música para meternos de lleno en el desarrollo de la historia. Ahora, quizá Cronenberg, con el maravilloso vestuario y las locaciones impecables, no consideró que la música fuera necesaria. Menos aún porque los escenarios son un trabajo maravilloso. ¿Han visto fotos del despacho de Freud? ¿Del de Jung? Pues si ven esta película, no necesitarán ver fotos, son la misma cosa. Bravo por el diseñador de producción.

La recomendaría sólo para tres tipos de espectadores: aquellos que tienen una relación amigable con el psicoanálisis y su historia; aquellos que son fanáticos de las películas de Cronenberg y/o aquellos que disfrutan el cine analítico que gira en torno a vidas humanas, motivaciones personales y sentimientos intensos. No es una película de triángulo amoroso como algunos ignorantes han supuesto nada más de ver el póster, pero tampoco esperen ver la historia del psicoanálisis, Jung o Freud.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s