Película. Iron Man 3 – Shane Black, 2013.

Cuando “Iron Man 3” salió en los cines aquí en México no tuve la oportunidad de ir a verla por cuestiones de trabajo. Aunque tarde, pude verla recientemente cuando un amigo me la prestó en DVD. Antes de iniciar mi comentario, tengo que decir que “Iron Man” me pareció una película increíble y la considero, personalmente, como una de las mejores representantes del cine serio de Superhéroes, ese grupo de películas que sacaron a los personajes de cómic del cine de verano de acción absurda y los hicieron parte del cine con un guión bien construido y una crítica sociopolítica interesante. Lo malo es que después llegó “Iron Man 2”, una película que, en su intento de contar cinco historias distintas no cuenta mucho, tiene un guión mal logrado, con un villano ausente, personajes sobrados y soluciones ridículas a problemas innecesarios. ¿Pudo “Iron Man 3” volver a los atinados inicios de la saga?

Iron Man 3 - Poster

Primero que nada, es importante echarle un ojo a las promesas que el director, Shane Black, le hizo al público a través de sus avances cinematográficos y los posters que se exhibieron por todo el mundo. El avance de cine se contaba con música dramática, veíamos la mansión de Tony Stark volando en pedazos debido al obvio ataque de un terrorista llamado el Mandarín. Y cualquiera que no haya vivido los últimos treinta años debajo de una piedra sabe que El Mandarín es el enemigo principal de Iron Man… no todos sabíamos qué era El Mandarín o qué hacía, pero sabíamos que era el archi enemigo de Iron Man. La película pintaba increíble, se me antojaba como un cierre dramático a la trilogía, con Tony Stark por primera vez en verdadero peligro, por primera vez enfrentado a un enemigo de su nivel. 

El conflicto de la historia comienza cuando Tony Stark, nuestro adorado personaje interpretado por Robert Downey Jr, encuentra difícil dormir y vive construyendo nuevas versiones del traje de Iron Man para intentar luchar contra el insomnio. Este insomnio es causado por la guerra contra los extraterrestres durante los hechos narrados en la película “Los Vengadores”, que lo han dejado marcado y sufriendo de agresivos ataques de ansiedad.

Mientras Stark intenta luchar contra sus ataques de ansiedad, el gobierno de Estados Unidos intenta vencer a un sanguinario terrorista conocido como “El Mandarín”, un sujeto que invade las señales de televisión para amenazar al presidente. En cada mensaje, le avisa que va a cometer un nuevo acto terrorista y le dice que “no está aprendiendo”. El Mandarín quiere enseñarle al presidente una lección que no nos queda del todo clara. Pero lo que es claro es que es un terrorista peligroso, sin límites y sin intención de detenerse.

Luego de uno de los últimos ataques terroristas, Happy Hogan (amigo, guardián y chofer de Stark) termina en coma después de estar en el lugar del último ataque de El Mandarín. Stark se toma el asunto en serio y reta al terrorista, le dice que no le tiene miedo y que la guerra entre ellos ha empezado. El Mandarín responde rápido y sin misericordia. Tony Stark se da cuenta que su enemigo es mucho más grande de lo que él se imaginaba. ¿Podrá Stark contra esta nueva amenaza invisible y misteriosa?

Iron Man 3 - Mandarin

“Iron Man 3” es, en mi opinión, una desgracia de adaptación de un cómic. Una desgracia de guión. Una desgracia de película. Y no es tan mala como película unitaria, pero recordemos que es la tercera (y quizá última parte) de una trilogía cuya primera parte es una película maravillosamente bien construida. ¿Y por qué me pareció tan infame? Porque “Iron Man” fue una película que, en la tradición de “Batman Inicia” se esforzó mucho por contarnos la historia de un súper héroe realista. Claro, tenemos que suspender la incredulidad ante un hombre que puede volar a la velocidad del sonido y llegar de Estados Unidos a Medio Oriente en media hora, pero los enemigos eran reales: terroristas corporativos y facciones musulmanas fanáticas; además, el argumento giraba alrededor de problemas actuales, vigentes, de importancia internacional.

“Iron Man 2”, aunque con un guión escrito con las patas, intentó lo mismo. Los villanos eran un científico con un sistema de energía igual al de Tony Stark y otro empresario sin escrúpulos. No había personajes mágicos ni monstruosos. Y aquí es donde “Iron Man 3” mete la pata completita. El villano es Aldrich Killian, un científico que, buscando una manera de recuperar extremidades perdidas, descubre una manera de convertir a los seres humanos en una especie de hombres de fuego. Estos “hombres de fuego” pueden calentar sus extremidades hasta el punto de derretir el acero y, en caso necesario, pueden estallar como una bomba capaz de hacer volar cuadras completas de ciudades norteamericanas.

Quizá en este momento se pregunten dónde entra El Mandarín en todo esto. ¡No entra! El Mandarín no existe. El villano de la película es Killian y el supuesto Mandarín es sólo un triste actor que aparece frente a las cámaras amenazando al presidente. ¡Un actor! Y no cualquier actor, un perdedor cobarde, borracho y mujeriego que poco sabe sobre lo que hace y que está tan poco inmiscuido en el plan de Killian que ni idea tiene de los alcances de este malvado muchacho que escupe fuego. Leyeron bien, escupe fuego como un dragón. Supongo que podemos despedirnos de nuestro “Iron Man” lo más cercano posible a la realidad.

Lo más triste es que El Mandarín es el villano principal de Iron Man. Convirtieron al villano más importante del cómic en un señuelo personificado por un borrachín de poca monta. Nos engañaron como audiencia. Los avances decían que el villano sería El Mandarín, los pósters decían que el villano sería El Mandarín y ambos nos decían que El Mandarín pondría en problemas serios a Iron Man, entregándonos con ello una película apasionante de lucha, de entrega, de pérdida, de un héroe que tiene que pagar el precio de enfrentarse a sanguinarios terroristas internacionales. Y aún peor, nos dijeron que El Mandarín sería Ben Kingsley, quizá uno de los mejores y más respetados actores del cine actual.

Iron Man 3 - Stark

Algunos amigos y conocidos me dicen: “es un giro interesante”. Bueno, quizá porque no es del conocimiento popular un personaje como “El Mandarín”, pero imaginen el mismo resultado con El Guasón de Batman o Lex Lutor de Súperman. Imaginen que cuando Batman encuentra al Guasón es en realidad un actor borracho y miedoso y que el villano real es un científico vengativo que escupe fuego por la boca. Y ojo, no digo que una película requiera del cómic, entiendo que es una adaptación y que un medio debe ser independiente del otro. ¡Pero entonces no me presumas durante toda la publicidad antes del estreno algo que no me vas a cumplir, ni te sientas orgulloso por una “vuelta de tuerca” que está basada en un engaño!

Ahora bien, lo que acabo de decir sobre que el cine y el cómic son dos medios diferentes podría sostenerse si no fuera por las constantes asociaciones que la película hace con el cómic. Aparecen varias armaduras de Iron Man que, supongo, son importantes en varias etapas de la historia de Iron Man en el cómic. Además, aparece un par de veces el personaje de Iron Patriot (War Machine con los colores de Estados Unidos pintados en la armadura) sin que sus apariciones sirvan para nada más que bromas y chistes baratos en situaciones que, se supone, deberían ser serias y críticas. Lo que en “Iron Man” fueron secuencias en Medio Oriente que eran espejos de los conflictos entre medio oriente y occidente, en “Iron Man 3” son escenas de Iron Patriot haciéndose el chistoso mientras apunta sus metralletas a un grupo de mujeres musulmanas. Y la diferencia de contenido en ambos casos me parece lamentable.

Pero bueno… si la película hace asociaciones tan innecesarias con el cómic, asociaciones que supongo que emocionarán a los fans del cómic y nada más, ¿entonces por qué no respetar al villano más poderoso del cómic? Es como darles gusto a los fans del personaje por un lado mientras les escupen por el otro, sencillamente no lo entiendo. Con lo de El Mandarín el director demostró lo poco que quería acercarse al cómic y con lo de las varias armaduras de Iron Man demostró lo mucho que quería acercarse. Auxilio…

Shane Black, el director

Shane Black, el director

Y luego vienen las incoherencias internas. Durante toda la primera película nos dicen que la luz que brilla en el pecho de Tony Stark es un generador de energía muy poderoso. El villano de la primera película dice que es una obra de ingeniería tan grandiosa que es “la novena sinfonía” de Tony Stark. En la segunda parte, Tony crea un nuevo elemento que, nos dicen, es mucho más poderoso, su novena sinfonía con más poder. Sin embargo en este filme, ese generador de energía no es suficiente para su armadura nueva, que tiene que esperar media película para cargarse por medio de otras fuentes sin razón aparente (excepto que el forzado guión necesita de Tonmy Stark varado en algún lado durante medio file). El fulano carga en el pecho un generador eléctrico capaz de darle energía a un edificio, pero para su traje no es suficiente. Un traje, por cierto, que puede cruzar la mitad de Estados Unidos volando cuando Stark “lo llama” desde la distancia.

Otra incoherencia interna: el villano. Nunca entendí la motivación de Killian. Si su motivación era (como el nuevo villano del Hombre Araña, muy creativo) recuperar las extremidades perdidas, lo logró mucho antes de iniciar su malévolo plan terrorista. Si su motivación era vengarse de un Tony Stark que no quiso reunirse con él diez años antes luego de una conferencia de ciencias, entonces su motivación es una necedad torpe, aceptable sólo en una película animada como “Los Increíbles” (cuyo villano tiene justo esa motivación). ¿Para qué cometer actos terroristas, usar el “alter ego” de “El Mandarín” y el apoyo del vicepresidente de los Estados Unidos? ¿Qué diablos quiere el villano?

Al final el villano muere, como era de esperarse, pero cae muerto no por lo que hace Tony, sino por lo que hace su esposa Pepper Potts. En un intento del guión por alejarse de “la damisela en peligro” es ella quien acaba con el villano, no Iron Man. No sobra decir que dos minutos antes del fin de la película, Potts cae al vacío después de que Tony le pide que se suelte y luego es incapaz de alcanzarla para no dejarla caer. Ella cae al fuego pero como está infectada con el problema que la hace a ella también una “mujer de fuego”, ni la caída ni las llamas la lastiman. ¡Claro! ¿Para qué darle a Tony Stark una pérdida, un sufrimiento? Si esta película no es lo que nos prometieron, sino un filme cómico, no tenía caso que Tony tuviera sufrimiento alguno (excepto sus recuerdos traumáticos de “Los Avengers”, momentos que convierten al personaje en una señorita llorona y que se le olvidan tan pronto el villano cae muerto).

Iron Man 3 - Mark 45

Sé que este texto ya ha sido muy largo, pero no puedo irme sin comentar también el final, un final en el que Tony nos dice, en un voice over, que curó a Pepper Potts para que dejara de ser una mujer de fuego (¿para qué dejarla enferma?) y se quitó los pedazos de metralla que lo obligaban a usar su generador de energía (dejando así de ser Iron Man). ¿Pero qué lo llevó a decidirse, después de varios años, a operarse y dejar de ser Iron Man? ¿Por qué en este momento? ¿Porque venció a un villano de fuego? ¿Porque estuvo a punto de perder a su esposa (a la que estuvo a punto de perder también en la primera y segunda películas)? No tiene sentido. Tony Stark decide dejar de ser Iron Man e incluso destruye sus armaduras por una sola razón: la trilogía ha terminado, había que darle un cierre al personaje… ¿Qué más da que haya sido forzado?

¿Pero no tiene absolutamente nada bueno? Pues creo que las escenas de acción son entretenidas. Pero cualquier película de acción actual es entretenida. Incluso “Los Transformers” entretiene, aunque los efectos especiales no nos permitan entender qué diablos sucede en pantalla. Hacer películas de súper héroes que sean divertidas no es problema, el problema es hacerlas divertidas y bien escritas. Primero, Christopher Nolan nos entrega el peor guión de su vida con “El Caballero de la Noche Asciende” y ahora “Iron Man” cierra con una película que presume ser un drama pero termina siendo una comedia hasta en su tema musical, que se me antoja como una mezcla entre la banda sonora de “Los Increíbles” de Pixar y la banda sonora de las películas de James Bond de los años ochenta. Después de estas dos películas, no puedo negar que estoy muy preocupado por “El Hombre de Acero”, la nueva entrega de Superman que también nos está ofreciendo un guión serio y un personaje conflictuado y lo más realista posible. 

¡Buena Suerte!

Anuncios

7 pensamientos en “Película. Iron Man 3 – Shane Black, 2013.

  1. Mike Larro

    Yo creo que toda opinión favorable o desfavorable es válida. Si ésta es derivada de una comparación, que en este caso es con las dos partes de la película anteriores y la historia planteada en el cómic, por supuesto que hay situaciones para cuestionarse.
    Pero que pasa si solo se da una opinión de la historia de esta parte tres sin tener un punto de referencia anterior. Es decir, podría hacernos pensar en una película que solo se hizo para entretener a un público infantil? O que fue una película para entretener y distraer a un público infantil, de adolescentes y de adultos? O que simplemente la hicieron para generar utilidades monetarias sobre un capital que había que ver en donde se invertía? O que se realizó para sondear en el público si existía la posibilidad de hacer a partir de ella ahora sí una buena historia con personajes maravillosos. Solo ellos saben con que fin hicieron esta historia que dista de un original planteado en un cómic.
    Con esto lo único que quiero expresar es que hay público para todo y películas para todos; para mi fue una película que me divirtió y me hizo pasar una buena tarde porque me gustan las películas de acción y por que nunca he generado una expectativa sobre alguna película. Una buena película palomera.

    Saludos

    Responder
  2. Enrique L. Autor de la entrada

    MIKE:

    Gracias por pasarte por acá y dejar un comentario. Sobre lo que dices primero estoy totalmente de acuerdo, toda opinión es válida, sobre todo en cuestiones de arte (como el cine lo es) en donde el gusto hacia una obra es completamente subjetivo. Empero, hay una manera de ver el cine que no es sólo a través del gozo que éste brinda, sino a través de la manufactura del producto per se. Y, por más comercial que sea un filme, está conformado por elementos del arte cinematográfico y, como tal, puede calificarse… y evidencia de esto son la enorme cantidad de películas comerciales maravillosamente manufacturadas.

    Claro que comparo “Iron Man 3” sencillamente porque es parte de una trilogía, la comparación no sólo es obvia, sino incluso natural cuando estamos hablando de los elementos independientes de una historia más amplia. Claro que podemos juzgar la película como un elemento unitario. Y podemos juzgarla así, pero no podemos olvidar, por otro lado, que es parte de una trilogía. Es más, me pides que juzgue “Iron Man 3” sin considerar el cómic o las películas anteriores. Sin embargo, “Iron Man 3” no es una película unitaria ni podría existir de no ser la tercera de una trilogía. Existe porque las primera funcionó, así que sin la primera no existiría, la comparación es obligada.

    Preguntas con toda justicia: “¿Podría hacernos pensar en una película que solo se hizo para entretener a un público infantil?” Claro que podría… y entonces nuestra labor como público crítico sería preguntarnos… ¿Por qué es infantil la tercera parte de una trilogía que fue presentada para el público adulto? Supongo que para ti debe ser frustrante empezar a leer una novela para adultos y que en el capítulo 12 se convierta en una novela para niños. Porque eso es una trilogía, es una historia completa contada en tres episodios. Y estoy seguro que si tu novela pasara de tratar un conflicto social real a ser sobre ositos rosas que platican te sentirías engañado por el autor. Yo, con “Iron Man 3” me sentí engañado en muchos respectos.

    Y, finalmente, dices que quizá fue creada para generar utilidades monetarias. También la primera, también el Batman de Nolan, también “V de Venganza”. Una buena historia, un buen guion, una buena adaptaciòn no están peleadas con entradas económicas importantes. Si no me crees, mira la trilogía del Señor de los Anillos o incluso las ocho películas de Harry Potter.

    Sigue visitando más textos de Aqui Va el Nombre y no olvides siempre dejar tus comentarios.

    Buena Suerte.

    Responder
  3. Mike Larro

    Así es, tienes razón sobre que distintas formas de ver y analizar una película. Yo creo que hasta para generar dinero con una película hay que tener creatividad e inteligencia, pero no siempre se puede ver junto esto. Obviamente tomando en consideración los títulos que mencionas.
    Me gustaría que en algún análisis posterior pudieras incluir dos puntos de vista, uno el que se refiere a la película taquillera y palomera, como tal; y el otro a través de estos análisis sobre la manufactura y el diseño de la película.
    Gracias hasta la próxima
    Saludos

    Responder
  4. Enrique L.

    MIKE:

    El problema es que ya cualquier película es taquillera y palomera. No es tan difícil hacer un filme taquillero y palomero. Pon música de orquesta, explosiones y acción y cualquier bodrio es entretenido. Vaya, hasta las telenovelas de Juan Osorio te hacen pasar el rato. En ese sentido no recuerdo una película comercial que no sea entretenida, que no te ayude a pasar el rato. Cuando una película no es ni siquiera para pasar el rato lo subrayo y lo pongo con negrita, justamente porque es muy poco común.

    Creo que, en resumen, el cine de entrada es entretenido, de entrada te ayuda a pasar el rato. ¿Pero qué otra cosa tiene que ofrecer que no ofrezcan las otras diez que están en cartelera y que son igual de entretenidas?

    Buena Suerte,

    Responder
  5. Davo

    Wow! al fin alguien que acepte que es la peor de la trilogía…

    Antes que nada déjame decirte que ame el primer párrafo de: “lo que mostraba el tráiler… lo que esperábamos…” (Yo si esperaba algo dramático, maquiavélico, épico… pero sobre todo trágico…) pero al final recibí un escupitajo… no aun peor! un chingadazo por parte del director y por qué no… También del protagonista…

    Ahh y lograste ponerme de perspectiva al enojo de la chafada que fue el mandarín… digo yo siendo un fan ocasional del mandarín “me enoje mucho” con el giro de tuerca de que era un actor pedo y no el mero mero villano… pero no me “súper encabrone” como de seguro lo hicieron los verdaderos fans… pero con tu ejemplo de imagínense que el Joker fuera un actor pedo… (Empecé a imaginarlo) y te juro que hasta comencé a ponerme verde de solo pensarlo (jajaja… perdón no podía faltar la referencia al enojo de Hulk)

    Otra cosa que te aplaudo es que igual que yo estas encabronado con la NO muerte de Potts… coincido totalmente con: “¡Claro! ¿Para qué darle a Tony Stark una pérdida, un sufrimiento?” yo creo que ha sido una de las elecciones del guionista más pendejas no solo de las películas de Marvel, sino en la historia del cine… ósea de haber muerto Potts le hubieran dado una base dramática, un impulso que hubiera hecho imparable, hubiera hecho que el héroe cayera al vació… ósea hubiera puesto de cabeza la vida de Tony… lo cual hubiera sido genial… podríamos ver al clásico Tony alcohólico que tanto queremos ver…

    Yo como lo imagine era así: Potts muere, entonces Tony cae en alcoholismo, lo perdemos un par de años… hasta que en Avengers 2 por azares del destino después de un par de escenas en donde alguno de los vengadores haga alguna clase de intervención este decida volverse a poner la armadura por que lo hace sentir completo como dice Sweeny Todd “At least! my arm is complete again”, el cine nos ha demostrado que mientras más bajo cae el héroe… mas alto vuela al redimirse… mientras más se ensucia al héroe… mas brilla al final… y como muestra un botón… cuando Tony pierde a Coulson se emputa… hace todo lo posible por acabar con Loki… en Ironman 3.. Cuando cree que acaba de perder a Potts se vuelve un cuasi ninja chingon metálico… a este tipo le vienen bien las perdidas jejeje… (Es más si quieres podrían hasta hacer chistes baratos en la escena de la intervención molestando al capitán américa como “hey Tony… se cómo te sientes… yo también perdí a un gran amor” al que Tony le responda “no solo perdiste a tu amor… sino toda tu vida” o algo así… o es más esto podría servir para meter en la historia el elemento de que la novia del pasado del Capitán se convirtió en la mama de Tony Stark… imagina la chava (Peggy) da por muerto al capitán en los 40’s entonces corre y busca consuelo en los brazos de papa Stark (Howard Stark).. o como el capi le llama “hacer fondue”…, entonces podrías poner un elemento más de rivalidad entre ellos y cada que el capitán diga algo de su novia de Tony se enoje y diga “es de mi madre de quien estás hablando)
    Sobre el final pienso que se explica mejor la situación en uno de los diálogos de una película de Kevin Smith “Empire had the better ending. I mean, Luke gets his hand cut off, finds out Vader’s his father, Han gets frozen and taken away by Boba Fett. It ends on such a down note. I mean, that’s what life is, a series of down endings. All Jedi had was a bunch of Muppets..”.

    Y te falto mencionar tiro de gracia a la franquicia… la escena post créditos que no ayuda en nada… que no aporta nada… si lo sé! me dirás ahí podemos ver que Tony y Banner son amigos que se siguieron llevando después de salvar al mundo en su “club de toby glorificado” pero eso lo podrían haber aclarado con un simple dialogo la próxima vez que compartan pantalla, algo como “que pedo wey? la otra vez no llegaste a X compromiso” o algo que se yo! (de todos modos eso quedo establecido cuando el Tony que no dejaba que nadie lo tocara ni que le acercara le da un Ray al final de Avengers a Banner (yo personalmente mejor le hubiera dado el ray a Black Widow… pero ese soy yo)

    Y en lugar de eso poner una escena que nos deje impactados y esperado más de universo Marvel… es más… podrían haber redimido toda la película con una sola escena en donde saliera Kingsley hablando por teléfono con alguien diciendo los diálogos del tráiler

    “You don’t know who I am. You don’t know where I am. And you’ll NEVER see me coming.. Mr Stark, today is the first day of what’s left of your life… My soldiers are coming. NOTHING can save you!
    Imagine la escena así… El Mandarín (El de Kingsley… no el que podría ser el primo de la antorcha humana) hablando en un edificio abandonado… el lugar oscuro, mal iluminada… muchas sobras… hablando con una misteriosa sombra… o mejor aún no vemos con quien para dejarnos mas picados…

    O mi favorita… (Ya sabe todo lo que incluya héroes de hace un orgasmo geek)

    “Rule Number 1: Heroes. There’s No Such Thing”

    (Y queda aún mejor por el hecho de que Tony se cree el héroe por haber salvado ya el día 4 veces hasta la fecha 3 películas de Ironman y 1 de Avengers)

    Es más creo que podríamos aplicar una frase de Dark Knight al por qué no volver todo trilogía: “O acabas tu historia en una sola película o durara lo suficiente para convertirte en una mala trilogía”

    Responder
  6. Enrique L. Autor de la entrada

    DAVO:

    Primero que nada, muchas gracias por pasar a leer mis textos del blog. Que bueno que te gustaron estas letras y es que sí, la película cae en muchos errores que son casi imperdonables. Como le digo a otro lector más arriba: funciona, entretiene, pero si “Bailando por un Sueño” entretiene, difícilmente cualquier película de presupuesto decente no logrará lo mismo. No, no, no, la cosa no es entretener o no entretener, sino cómo es que vamos a entretener.

    Hablas de lo que esperábamos. Después de una primera película tan buena, una película que cambió el tono en el que se venían haciendo los cómics de Marvel, la película que convirtió a los Superhéroes en temas serios, en temas a considerarse con temáticas más profundas y caracterizaciones memorables (seguida luego por “El Increíble Hulk” y todavía mejor por “El Caballero de la Noche”), nos salen con una segunda parte simplificada y que no nos terminó contando mucho por intentar contarnos tanto. La tercera tenía que volver al origen, a los temas serios, a los villanos verdaderamente amenazantes (y no la cosa esa ausente que resultó Mickey Rourke).

    Y, en lugar de eso, nos entregaron todo lo contrario. La más “graciosa” de las tres, la que más pretende ser para niños y vender figuras de acción en las jugueterías de prestigio (con niños comprándose todos y cada uno de los muñecos de las 45 versiones de Iron Man que Stark ha construido sólo con el propósito de la mercadotecnia fuera de filme). Ojo, entiendo que el cine de Estados Unidos es negocio y que desde que Lucas dijo “acción” en su primera película de “La Guerra de las Galaxias” se acabó cualquier alejamiento entre “merchandising” y guionismo cinematográfico (punto del que se burla inteligentemente Mel Brooks en “Spaceballs, hay un Loco en el Espacio”), pero si queremos vender loncheras, legos y juegos de PlayStation, al menos démosle a la película una historia que valga la penta (“El Señor de los Anillos” vendió hasta papel de baño y no es una mala trilogía en lo absoluto).

    En cambio, tenemos un guion creado para niños, para que esos niños compren muchos juguetes, cuadernos y termos. Tenemos momentos graciosos no necesarios con personajes que fueron importantes en entregas anteriores. Tenemos el forzamiento narrativo de figuras de soporte como salvadores de la humanidad (Pepper Pots, quizá el personaje más apocrifamente crecido de la trilogía). Tenemos un villano que resulta un engaño y un insulto a la fuente original… Vaya, no hay nada en Iron Man 3 que funcione muy bien. ¿Entretiene? Claro, pero ya cualquier comercial de cereales entretiene.

    El avance cinematográfico nos engañó. Usó nuestro mucho o poco conocimiento sobre el Mandarín para crear falsas expectativas respecto al filme. Usó música épica y de derrota para intentar convencernos de que el tercer filme sería de entrega, de lucha, de superar los obstáculos y, por fin, llorar las pérdidas, como le sucedió a Batman en “El Caballero de la Noche”. La muerte de Rachel en aquella nos demostró que ni el Joker (ni el director) estaban jugando. Aquí, el director muestra claramente que le importa un comino.

    Lo que dices sobre la muerte de Potts y la redención del héroe tiene todo el sentido del mundo. El Héroe profundo, el Héroe en toda la extensión de la palabra, el héroe mítico de Campbell y el Monomito, que aquí se ve reducido a un payaso que carga en el pecho un generador de energía que puede alimentar un edificio completo pero, por razones nunca explicadas, no puede cargar un traje de Ironman que debe quedarse en la covacha de un infante que nos recuerda al Robin del Batman de los setenta. ¿Cuándo el cómic cinematográfico decidió volver a eso? ¿Le avisaron al Iron Man de la primera entrega? Porque ese Tony Stark mojaba su rostro con las lágrimas del arrepentimiento, con la impotencia ante su propia ceguera narcisista que es, a la vez, su mayor herramienta y su más grande enemiga.

    Sobre la escena post-créditos. Marvel acaba de escupirle a esa costumbre que había hecho tan suya y que se había convertido, de un modo u otro, en una de las firmas de esta casa productora y editora. Los espectadores se quedaban hasta el final para emocionarse con pistas de la próxima película de Marvel. Al menos lo mejor de Iron Man 2 fue ver, al final, el martillo de Thor clavado en el desierto norteamericano. Aquí ni eso nos queda, porque esa pista, esa emoción, se convirtió no en una escena, sino en un chiste post-créditos. Y, además un chiste muy viejo (que los psicoterapeutas se duermen en las sesiones), muy repetido, muy poco creativo y que, de repasada, le hace daño también a Bruce Banner. ¿Crees que Edward Norton se hubiera prestado para ese pedazo de “simpatía”? Por eso Hulk es Mark Ruffalo, porque aunque no es mal actor, aguanta mucha más porquería que Edward Norton, que seguro mandó al diablo a los Avengers al darse cuenta que Hulk pasó de ser un ser atormentado por la impotencia para convertirse en el comic-relief (tratando a Loki como costal de papas o sorbiéndose los mocos luego de golpear a Thor).

    Bueno, en resumen, creo que respondiéndote encontré muchas más quejas de las que había considerado en mi texto original. Muchas gracias por leerme y síguete paseando por el blog, hay muchos textos que seguro encuentras de tu interés.

    ¡Mucha Suerte!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s