Película. Maléfica – Robert Stomberg, 2014.

“La Bella Duermiente” es una de mis películas favoritas de Walt Disney. Su antagonista, “Maléfica” me asusta por todo lo que ella significa y creo que está entre los tres mejores villanos del cine animado de todos los tiempos. Es por eso que cuando vi el trailer de “Maléfica” quedé encantando, pues llevaba un buen rato queriendo ver “La Bella Durmiente” realizada fuera del campo de la animación… y me emocionaba aún más que la historia estuviera narrada desde el punto de vista de la misma Maléfica. Aunque algo tarde, por fin pude verla. Aquí mi punto de vista.

Maléfica - Poster

La película empieza a narrar la historia mucho antes de que se empiecen a desarrollar los hechos narrados en “La Bella Durmiente”. Maléfica es quizá el Hada más poderosa de un reino conocido como “El Páramo”, en donde viven todo tipo de criaturas extrañas, seres de cuentos de hadas. Aunque “El Páramo” es una tierra pacífica y que no se mete con nadie, el reino vecino desea invadirlos. El rey de este reino es vencido en una batalla en la que Maléfica con un ejército de árboles guerreros aplasta a sus enemigos. El monarca queda maltrecho y ofrece su corona a aquél que se deshaga de Maléfica.

Un joven llamado Estéfano fue novio de Maléfica cuando eran jóvenes, así que siente que puede aprovechar esta vieja confianza para acabar con Maléfica y quedarse con la corona. Pero cuando tiene a Maléfica en sus manos no puede matarla y en lugar de eso le corta las alas, una de sus armas más poderosas. Le lleva las alas al rey y éste lo nombra su sucesor. Mientras tanto, Maléfica sufre profundamente no sólo por la traición del hombre al que amaba, sino por la pérdida de sus alas. Se viste de negro y su magia oscurece las tierras de “El Páramo”.

Antes de que pase mucho tiempo Maléfica tiene la oportunidad de vengarse. Cuando Estéfano y su nueva reina tienen una hija, llega a la fiesta de bautizo y la maldice con aquél famoso destino de que, al cumplir los dieciséis años, se pincharía el dedo con la aguja de una rueca y caería en un profundo sueño de muerte. Ahora el Rey Estéfano tiene que usar todos los medios que tenga a la mano para evitar que su hija caiga en ese sueño eterno.

Maléfica - Aurora se pincha

La película tiene un montón de problemas, desde mi punto de vista. Empezaré con los de la historia como tal. El primer rey, el anciano rey que quiere conquistar “El Páramo”… ¿por qué diablos quiere conquistarlo? Incluso dice que le prometió a su pueblo que lo conquistaría… ¿Por qué? Los seres del Páramo no son amenazantes, no se meten con su reino, no consumen sus recursos, nada… Y el rey no conoce el Páramo, nunca ha entrado, no sabe si hay recursos, armamento… ¡Nada! ¿Es por berrinche? Supongo que sí. Y como Maléfica defiende como el mejor de los generales sus tierras, entonces es a ella a quien hay que matar. ¡Porque defiende las tierras pacíficas que el rey quiere conquistar sin razón alguna!

Pero vale, sigamos. No sé qué reino medieval es aquél que nos muestra el filme, pero el rey puede decidir dejar la corona a quien él se le pegue la gana y se la deja a un muchacho de origen humilde sólo porque trajo las alas de Maléfica. Ojo con esto, el rey pidió que la mataran. Estéfano sólo trajo sus alas. El rey, supongo, concluyó que era una buena evidencia de que ella estaba muerta. Y las alas no se movían, estaban muertas, ojo también con esto. Entonces, el chico de origen humilde termina siendo rey.

Las tres famosas hadas de “La Bella Durmiente” también aparecen en el bautizo de la princesa Aurora. Pero antes de que la tercera pueda otorgarle a la bebé sus dones, Maléfica se presenta (como en la primera versión de Disney) y lanza su maldición. Pero no es la misma, en la original amenaza a Aurora con la muerte. No con un sueño de muerte, sino con la muerte. Era la última hada buena quien intentaba reducir la maldición y lograba que fuera de sueño eterno hasta ser despertada con el primer beso de amor. Aquí, el director de “Maléfica” nos pone a una villana que no quiere matar a Aurora, que la quiere dormir. Pero como no suena tan maloso, le llaman “un sueño de muerte”. ¿Qué diablos es un sueño de muerte? Ah, pues una barata negociación entre una Maléfica realmente mala que va a matar a Aurora y esta versión deslavada de Maléfica que la pone a dormir pero con palabras más oscuras, para que parezca que es bien mala.

¿Y la tercera hada? Pues no hace absolutamente nada porque ya la maldición no va a matar a nadie. De hecho ninguna de las hadas hace mucho, porque en esta película están de adorno. Son tres personajes odiosos por idiotas. Las otras hadas eran inocentes y desconocían el mundo no-mágico, pero eran poderosas, sabias, inteligentes. Aquí son tres bestias imbéciles que intentan ser elementos cómicos pero sólo dan pena ajena. No son graciosas, no vienen al caso en la historia, si se quitan no cambia nada. Es un desperdicio dramático, punto. Lamentable lo que la nueva historia hace con estos tres personajes.

Robert Stomberg, el director

Robert Stomberg, el director

¿Recuerdan el bosque de espinos alrededor del castillo de Estéfano, colocado por Maléfica para que Felipe no pueda llegar a besar a Aurora? Ah, pues aquí es un bosque de espinas de acero que Estefano construye para que Maléfica no pueda pasar, ya que el acero la quema. Y ya en eso me voy a interrumpir un poco, porque el acero la quema y, aun así, hay escenas en donde está en contacto directo con el acero y no pasa nada. Incluso le dejan caer una malla de acero completita y la vemos gritar pero no se quema (quitando una quemada aquí y allá añadida en post producción que se esfuma en cuanto la vemos). Mientras Estéfano construye sus espinas de metal, también Maléfica construye sus propios espinos naturales alrededor de todo el Páramo. Supongo que el director sentía la necesidad de poner los espinos, siendo éstos tan importantes en la historia original. Y erró por completo en su acercamiento a ellos, tanto en su importancia en la historia, como en lo que éstos logran (los construyen durante media película pero Maléfica se los brinca sin el MENOR conflicto) y, más importante, lo que éstos significan en la narrativa simbólica de “La Bella Durmiente”.

En la historia original, luego de la maldición, las hadas esconden a Aurora para que Maléfica no pueda encontrarla. En esta versión, Maléfica sabe el paradero de Aurora desde el principio. Y más que eso, ayuda secretamente a las hadas a cuidar a la bebé. Porque ya dejamos establecido que las hadas son profundamente imbéciles. Ellas se van a dormir mientras la princesa llora amargamente y no hacen nada. Maléfica es quien le lleva agua. ¿De verdad Disney? Esto no es un cuento de hadas, ni siquiera es una versión alterna de un cuento de hadas, ni una modernización de un cuento de hadas. No. Es la idiotización profunda de la historia, de los personajes y de los símbolos. Maléfica quiere vengarse del Rey Estéfano, ¿por qué no sólo deja morir de hambre a la princesa? No hay NADA, absolutamente NADA en el guion que me convenza de porque diablos Maléfica salvó a la princesa las doscientas veces que la salva a lo largo de la película. Claro, más adelante se encariña con ella. ¿Pero al inicio? No tiene ningún sentido.

Luego, resulta que es Maléfica quien intenta detener la maldición, incluso intenta que Aurora no se pinche el dedo. Pero no llega a tiempo. Así que lleva al príncipe Felipe a que bese a la Bella Durmiente. ¿Y aquella gran secuencia del príncipe huyendo, del bosque de espinos y del terrible dragón? Nada de eso. Maléfica cruza el bosque de espinos de acero de Estéfano sin ningún problema, con el príncipe Felipe volando detrás de ella, dormido. Y cuando llegan a Aurora, el tipo la besa y obviamente no la despierta, porque no es un beso de verdadero amor.

MALEFICENT

¿Quién despierta a Aurora entonces? ¡Maléfica! La gran villana de Disney besa a Aurora en la frente y, como la ama en realidad, la princesa despierta. “No hay amor más grande” dice el cuervo para que la audiencia entienda, no vaya a ser que se nos escape el hecho que ya los cuentos de hadas modernos, desde “Frozen” no necesitan de un hombre para que la mujer salga adelante. Lamentable el intento de modernización feminista. Lo entiendo en “Valiente”, no en “La Bella Durmiente”.

Luego de eso, Estéfano y sus guardias se le vienen encima a Maléfica. Para defenderse convierte a su cuervo en dragón. Así es, el gran dragón-Maléfica no existe, es su otro animal convertido. Y no sólo eso, aquél gran dragón amenazante se convierte en un animal que diez soldado tienen encadenado y tumbado en cinco minutos. Todo está perdido. Hasta que… ¿Se acuerdan de las alas de Maléfica? Aurora las descubre en el momento justo y resulta que no sólo están vivas y se mueven solas, sino que salen volando cual armadura de Ironman y se le vuelven a unir a Maléfica quien, ya con alas, lucha contra Estéfano y causa su muerte. Aurora y Maléfica terminan amigas como siempre y tenemos un final muy feliz.

Esta película es una desgracia en muchos niveles. Primero que nada le juega a Dino De Laurentis, contándonos la historia previa de un personaje que era interesante, en buena parte, porque no conocíamos su historia previa. Y, al igual que con Hannibal Lecter, contarnos su pasado destruye la esencia del personaje. También le juega a Gregory McGuire, quien escribió una de las mejores novelas de fantasía para adultos con “Wicked”, que nos cuenta la historia de la malvada bruja del Oeste de “El Mago de Oz” y nos muestra como su “maldad” no eran sino malentendidos. “Maléfica” intenta jugarle a “Wicked”… falla tremendamente.

Porque, además de todo lo que ya he dicho, la película es muy aburrida. ¡No pasa nada! El inicio es muy intenso, pero desde que Aurora nace y hasta que Aurora se despierta con el beso de Maléfica no sucede nada. Maléfica la ve, Maléfica la espía desde lejos, Maléfica juega con ella, Maléfica platica con ella, Maléfica la sigue… La historia no lleva a nada, no pasa nada con interés ni con sentido (¡por qué no la mata!), esperando a que se sumen los segundos y podamos alcanzar un minuto decente para el clímax forzado que se ve obligado a meter con calzador todos los elementos de la película animada pero con vueltas de tuerca desagradables y sin sentido.

Maléfica - Con Alitas

Ya para terminar, sé que algunos de los que lean este texto dirán: “lo que pasa es que te gusta la original y ésta no es la original”. Si y no. Sí porque ciertamente quería ver mucho de la original sin que fuera animada. Y no. porque esta historia no sólo no es una recreación de la original, es una simplificación de todo. De la original, de la fuente de la original, de las leyendas medievales… de todo. De los contenidos, de la mitología. Esta película simplifica el símbolo, hace superficial la historia. Busca “modernizarla” o “feminizarla” y lo que hace es ignorar todo el significado de la historia original. Busca llegar a audiencias que odian a la “princesa pasiva” y, en su camino, nos deja a la heroína igual de pasiva pero con una villana que es tan amenazante para Aurora como pantuflas de peluche.

¡Dejen de hacer precuelas que simplifiquen a los villanos intentando explicarnos su origen para que los comprendamos! Quitando a “Wicked”, estos intentos no funcionan. Bueno, funcionan para las carteras de los grandes estudios… al final del día todo se resume a ello, supongo.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s