Psicología. La Autoestima (Parte I)

Está muy de moda hablar de “Autoestima” y muchas personas se sienten tristes o deprimidas porque tienen baja la autoestima. Difícilmente nos hemos detenido a pensar qué es la autoestima, porque es de esos términos que usamos todo el tiempo pero a los que no les prestamos mucha atención porque podrían parecer obvios.

Autoestima 007

La autoestima no tiene que ver con querernos necesariamente (como su nombre lo indicaría), sino que se relaciona con la forma en la que nos vemos a nosotros mismos. Cuando decimos que tenemos “baja autoestima” en realidad lo que estamos diciendo es que tenemos una percepción negativa de nosotros mismos. Va más allá de no tenernos estima, tiene que ver con guardar sentimientos negativos hacia nosotros mismos. Y es importante subrayar esto, pues aún si tuviéramos baja estima por nosotros mismos (baja autoestima), estaríamos hablando de una pequeña estima. Pero una auto-percepción negativa se aleja de la estima. Cuidado, puede ser que en realidad alberguemos sentimientos muy negativos hacia nosotros mismos.

Esto es bastante problemático, porque una vez que nosotros estamos convencidos de que somos esto o aquello (coloca aquí adjetivos negativos hacia tu propia persona), no sólo estamos perdiendo a nuestro mejor aliado (nosotros mismos) sino que además miraremos el mundo a través de esos anteojos. Así es, nos la pasaremos pensando que todos nos ven como nosotros nos vemos, y hasta el mínimo gesto del vecino nos comprobará todas las cosas horribles que nos decimos de nosotros mismos.

Y es obvio que si somos nosotros los que nos la vivimos proyectando nuestra propia auto-percepción negativa hacia afuera, todo se va a tornar negro de un momento a otro. ¿Ese trabajo que le entregarás a tu jefe y que en realidad está perfecto? Pues lo vas a ver horrendo. Y se lo vas a entregar con vergüenza, porque desde tu punto de vista está horrendo. Y entonces tu jefe hará una de dos cosas: o harás tan buen trabajo con tu actitud insegura que hasta él le agarrará desconfianza… o te dirá lo bueno que es (para que tú salgas de su oficina preguntándote cómo puede ser tan tonto para no ver lo feo que en realidad está la cosa esa que hiciste).

Autoestima 003

La realidad poco nos importa cuando tenemos una mala opinión de nosotros mismos. Aunque toda la gente que te rodea te diga que eres la persona más brillante del mundo, renegarás de tales opiniones y te mantendrás insistente. Al menos, claro, que alguien te diga algo malo de ti mismo. ¡Ah, a ese sí le crees! Cuando nuestra autoestima está lastimada la opinión negativa de uno tiene para nosotros mucha mayor autoridad que la opinión positiva de doscientos.

Ahora bien, muchas personas con problemas de autoestima pueden decirme: esos doscientos me quieren, son mis amigos, mi familia, mi pareja, ¡es obvio que me van a decir cosas bonitas de mí mismo, aunque no las sientan! Y en parte es una queja válida, porque ciertamente habrá personas que nos hablen de manera totalmente honesta mientras que otras no querrán hacernos sentir mal, o preferirán no meterse en problemas, o incluso se sentirán muy incómodos hablando de nuestras imperfecciones.

Y sí, digo imperfecciones porque no siempre la mala auto-percepción de nosotros mismos es equivocada. Sé que esto es políticamente incorrecto decirlo, sobre todo en una época en la que se nos ofrecen cursos y conferencias de positivismo en donde nos aseguran que somos valiosos, que somos excelentes, que debemos tener muy buena autoestima sólo por existir. Pero esto es falso. Es de esas cosas superficiales que nos dicen como si pudieran cambiar nuestra vida, como si fueran convincentes. Año con año, muchísima gente asiste a conferencias de autoestima, a cursos de autoestima, lee libros de autoestima, ve programas televisivos sobre autoestima. Por un lado hay un genuino interés en aumentar el amor hacia nosotros mismos, por el otro hay un deseo de que esto pueda suceder rápido, sin esfuerzos, sin un verdadero análisis de nosotros mismos.

Autoestima 004

¿Y cuál es el resultado? Pues que no funciona. La gente sale de esas conferencias alegre, sonriente, dando de brincos, pensando que pueden lograr todo lo que se proponga, asegurándose a sí mismas que son excelentes. Pero esa sensación se terminará pronto y la mala idea de nosotros mismos volverá a instalarse. Entonces sentiremos que perdimos nuestro tiempo y nuestro dinero. ¡Pues claro! La autoestima es algo personal y subjetivo. La razón por la que nos amamos o nos odiamos es privada, sólo nosotros la conocemos y no es igual a la de la persona de al lado. Sin embargo pensamos que los consejos genéricos de alguien van a ayudarnos… ¡a pesar de que le está dando el mismo consejo a los otros quinientos que comparten con nosotros la conferencia!

Sí, nos hacen cantar, nos hacen ver que hoy ha amanecido, nos piden que repitamos mantras como “soy un triunfador”, “soy quien soy” y ese tipo de cosas. Pero las razones profundas de porque estamos enojados con nosotros mismos ni siquiera se tocan, sencillamente porque es imposible a través de ese modo de trabajar. Lo que me tiene triste sobre mí mismo no es igual a lo que tiene triste al de al lado sobre sí mismo, o a los cinco de adelante. Para resumir: la reconstrucción de la autoestima es un trabajo individual, si buscamos alcanzarlo en bola nunca vamos a llegar a nada, por más que nos anuncien efectividad garantizada.

Mañana voy a colocar una segunda parte de este texto. Mientras tanto me despido, no sin antes desearles que esta noche tengan un sueño reparador y constructivo.

Anuncios

Un pensamiento en “Psicología. La Autoestima (Parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s