Psicología. Algunas observaciones sobre la pérdida del amor del objeto.

El psicoanálisis, ya desde sus inicios con Freud, hablaba de un temor muy real en muchas personas: el miedo a la pérdida del amor del Objeto, lo que se puede traducir en lenguaje no analítico como “pérdida del amor del ser querido”. No debe confundirse con la “pérdida del ser querido”, un miedo con el que todos podemos vincularnos con mayor facilidad. En este caso, no tememos perder a la persona, sino el amor de la persona.

Amor del objeto 001

Es muy común que muchas madres, con tal de castigar a sus hijos después de que hicieron algo indebido, les digan “ya no te voy a querer”. Para una mente adulta eso son sólo palabras que pueden hacerse a un lado, ignorarse, o incluso descartarse como provenientes de un momento de enojo que no representa los verdaderos sentimientos de la persona. Pero un niño no percibe las palabras de la misma forma, mucho menos un niño que apenas está conociendo el mundo y que ve en sus padres a las personas más importantes del mundo. Durante nuestros primeros años de vida, la relación con nuestros padres configura la realidad.

Pero esto es todavía más grave si consideramos que durante los primeros años de vida sigue en formación la corteza cerebral. Las carreteras neuronales se irán construyendo a partir de las vivencias y los sentimientos que el niño experimente. Las palabras de los padres se convertirán en certezas y, peor aún, en estructuras a través de las cuales entenderá el mundo y todo lo que le rodea hacia el futuro.

Una madre, en un momento de mucha furia, podrá decirle a su hijo “ya no te quiero”, “ya no voy a quererte”, “te has quedado sin madre”, etcétera, pensando que el niño detendrá en ese momento el mal comportamiento y más tarde podrá superar de manera sencilla ese momento y hacer de lado esa afirmación. Pero no sospecha que el niño, quien necesita el amor de sus padres como una certeza constante, ve su realidad hecha pedazos en varios sentidos. Primero que nada, si no es amado por su madre, la soledad que lo rodea se convierte en absoluta. Luego de eso, si la persona que debería amarlo sin condiciones no lo ama, ¿entonces quién podría jamás amarlo?

Amor del objeto 002

Este aprendizaje sobre sí mismo se va directo al inconsciente y se convierte en parte de la personalidad del adulto. ¿Cómo se expresa? Tendremos a una persona que se sentirá constantemente asustado por dejar de ser amado. En ocasiones sus seres queridos podrán darle evidencias más que suficientes para demostrar su amor, pero el sujeto seguirá teniendo miedo constante de perderlo ante el primer error, el primer tropiezo e incluso la expresión de ese amor. De esa forma, la persona puede sentir que si le dice a otro que lo quiere mucho puede aburrirlo y entonces perderá su amor; puede sentir que si no cumple con las expectativas del otro, éste dejará de quererlo.

La pérdida del amor del ser querido es por eso un componente importante de los trastornos obsesivo compulsivos. El sujeto necesita ser todo el tiempo perfecto, hacer todo de la forma adecuada, medir siempre sus comentarios, sus comportamientos, hacer de la mejor forma su trabajo. De otro modo, sus seres queridos pueden decepcionarse y retirarle su amor. Y el problema es que la mente inconsciente hace caso omiso de la realidad, por lo que ya no necesitan ser los padres ni los seres queridos, cualquier figura importante para el sujeto es convertida en un ser amado del que se teme perder el amor.

De ese modo, el sujeto vivirá todo el tiempo con el miedo, por ejemplo, de ser despedido, pues por mejor que haga su trabajo, al primer error cree que causará en su jefe una profunda decepción. El enojo de un ser querido se vuelve difícil de manejar, pues le cuesta trabajo lidiar con los enojos de los demás ya que no termina de comprender que las personas pueden tener enojos y decepciones y aún así seguirlo amando… el sujeto morirá de miedo creyendo que el amor está perdido. Incluso, ante la insistencia de la otra persona de que fue sólo un enojo que no trascendió, el sujeto vivirá con la constante duda de si realmente es amado o en cualquier momento se verá abandonado (de forma literal o afectiva).

Amor del objeto 003

¿Qué se puede hacer? Por un lado, el sujeto deberá buscar la ayuda de un profesional de la salud mental que le ayude a poderse vincular con la realidad de manera más eficiente y darse cuenta que hay personas que lo aman y que no dejarán de amarlo ni se decepcionarán de él ni por pequeños tropiezos ni por grandes errores.

Pero también podemos hacer algo desde el escenario de la paternidad. Hay muchas maneras de enseñarles a nuestros hijos que un comportamiento está equivocado o que algo que dijeron no es correcto. Hoy por hoy hay un montón de profesionales en educación infantil, libros y hasta páginas de Internet que nos enseñan a responder de formas más eficientes. Amenazar a los niños con retirarles nuestro amor nunca es un camino adecuado, pues aunque a nosotros nos parezcan unas cuantas palabras, en realidad sólo ocasionaremos en ellos miedo, rencor y baja autoestima. Insistir con que amamos a nuestros hijos, aún durante un regaño o una corrección, es básico. Si el niño se sabe amado a pesar de sus errores, el adulto se sentirá amado y valioso por igual.

Me despido, pero no sin antes desearles que esta noche tengan un sueño reparador y constructivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s