Película. El Despertar de la Fuerza (The Force Awakens) – JJ Abrams, 2015

Diez años después de la última entrega de las precuelas de Star Wars, “La Venganza de los Sith”, tenemos en las salas otra entrega de la saga. Esta vez no es Lucas quien llena las salas, sino Disney. En esta ocasión, millones de fans corren a los cines con la esperanza de que el nuevo director, JJ Abrams, haya rescatado la nueva película del pozo aburrido y acartonado en donde Lucas mantuvo los primeros tres episodios. Comparto aquí mi punto de vista sobre “El Despertar de la Fuerza”.

Episode 7 - poster

Luke Skywalker ha desaparecido, nadie tiene idea de dónde está. Al parecer, se impuso un autoexilio después de que uno de sus estudiantes para convertirse en Jedi, Kylo Ren, se pasó al lado oscuro.

Ahora Kylo Ren es aprendiz del Gran Lider Snoke, un personaje misterioso que es la cabeza de “La Nueva Orden”, un grupo rebelde que pretende destruir a la Nueva República y traer de vuelta el gobierno del Imperio Galáctico.

Pero “La Nueva Orden” no la tiene fácil, pues dentro del gobierno republicano existe “La Resistencia”, un grupo de militares que no permitirán que las cosas vuelvan a estar como en tiempos del Imperio Galáctico.

La cosa es que Luke Skywalker representa un peligro para la nueva orden y el crecimiento del poder del Lado Oscuro, por eso es importante encontrarlo. Un pequeño robot, BB-8, tiene en su memoria un mapa que indica dónde está Luke. Ese mapa está en poder de una solitaria chatarrera que no sabe que tanto el lado oscuro como la Resistencia necesitan cuanto antes el preciado mapa. Y ambos van a hacer lo que esté en su poder para conseguirlo.

Episode 7 - Rey

Soy fan de Star Wars, dejemos eso claro antes de cualquier cosa. Ello significa, por un lado, que puedo perdonarle muchas cosas a esta historia. Pero por el otro, significa que también entré al cine esperando bastante y no me le puse fácil al filme. Ser fan de Star Wars no me lleva a celebrar los primeros tres episodios, como algunos otros colegas, que construyen lamentables argumentos que son malabares para no ver los terribles errores que existen en esos tres primeros y lamentables capítulos.

Empecemos por ahí. Sí, lo sé, es odioso comparar, pero tampoco puedo obviar las comparaciones cuando desde 1999 no he visto una película de Star Wars que me deje del todo satisfecho. Y en este sentido, celebro que J.J. Abrams, director de “El Despertar de la Fuerza”, se haya separado por completo de la técnica usada en los Episodios I, II y III. Se acabó el uso (y abuso) de la pantalla verde (o azul) para crear escenarios completos; ya los actores no tienen que reaccionar a cosas o seres que no están ahí y que serán un falsísimo efecto visual colocado en postproducción.

Esto no sólo le da profundidad espacial a la película (los actores se mueven a lo largo y ancho de locaciones reales y no de finitos escenarios pintados de un solo color), sino que ayuda a los actores a responder con mayor realidad a los hechos que se desarrollan a su alrededor. Entiendo que un actor debe fingir ser quien no es, pero tener que imaginar absolutamente todo y reaccionar a ello tampoco está lindo, menos cuando no hay certeza de a qué se está reaccionando, dado que el director no ha terminado de decidir bien a bien qué diablos es en realidad.

Aquí el BB-8 está ahí, las explosiones están ahí, los pasillos cerrados de las naves están ahí, los actores se mueven en espacios reales e interactuan con seres que están ahí. Claro que hay agregados de efectos visuales, pero el director supo volver sobre los pasos de la trilogía original y construir todo lo que era posible construir y disfrazar a todo aquél que soportara una botarga antes de atascar la pantalla con innumerables personajes creados a computadora.

Episode 7 - JJ Abrams

J.J. Abrams, el director

Las actuaciones son creíbles y los diálogos honestos. Esto hay que aplaudirlo no sólo a los actores, que tienen obvia responsabilidad en ello, sino también a los guionistas, que escribieron diálogos que se pueden decir sin sonar a robot descompuesto y, desde luego, al director, que supo dirigir a sus actores de formas en que George Lucas no lo logró en los primeros tres episodios (ver lo que hicieron Lucas y Aronofsky con la misma Natalie Portman muestra hasta qué punto un director puede sacar –o enterrar– lo mejor de un actor).

La película entiende que es un producto de 2015, que ya no puede depender de maravillosos efectos especiales como lo hicieron los episodios IV, V y VI para atrapar a las audiencias sencillamente porque ya vemos maravillosos efectos visuales en todas las películas.  Ahora necesitamos no sólo una buena historia sino que haya un valor agregado en esas imágenes tan preciosas que estamos acostumbrados a ver. Pero no puedo decir esto sin dejar de subrayar que lo visual es maravilloso, es una película preciosa desde el punto de vista visual. Las batallas son emocionantes, realistas y se ven preciosas.

Entonces, de entrada, la película se alejó de todo lo que pudiera oler a los primeros tres episodios de la serie, desde el abuso de la pantalla verde hasta  personajes y lugares para interactuar, pasando por diálogos más inteligentes y una dirección de actores más eficiente sin dejarle de poner atención a lo visual y lo espectacular que se espera de una película comercial que busca, antes que cualquier otra cosa, la ganancia económica.

Episode 7 - tie

Aquí llega la parte en la que voy a hablar específicamente del contenido de la película, así que si no la has visto NO SIGAS LEYENDO, porque te puedo echar a perder la experiencia.

Vamos por partes. Lo primero que supe (a pesar de querer evitar los spoilers a toda costa) es que la película es una copia del Episodio IV. Luego de verla me doy cuenta porque lo dicen. En “Una Nueva Esperanza” un androide guardaba los planes para destruir la estación espacial. Había que cuidar al robot y llevarlo con La Alianza Rebelde para poder destruir la Estrella de la Muerte. Al final, gracias a esos datos, los buenos ganaban después de, con sus naves espaciales, volar en pedazos un arma que podía destruir planetas.

En “El Despertar de la Fuerza” un androide guarda el mapa para llegar a Luke Skywalker. Hay que cuidar al robot y llevarlo con la “Resistencia” para ganarles en su búsqueda del famoso Jedi. Al final, los buenos ganan después de, con sus naves espaciales, volar en pedazos un arma que puede destruir planetas.

¿Pero por qué nadie se quejó del Episodio VI? En “El Regreso del Jedi” un mafioso guardaba el cuerpo de Han Solo congelado, había que rescatarlo y llevarlo de vuelta con la Alianza Rebelde. Al final, los buenos ganan después de, con sus naves espaciales, volar en pedazos un arma que puede destruir planetas. ¿Suena familiar?

Ah, la cosa no es quedarnos en la superficie, claro que todas se parecen. Nada más de ver el super planeta de “La Nueva Orden” nos damos cuenta que es la Estrella de la Muerte versión 3.0. Pero no podemos, creo yo, quedarnos clavados en la sustancia. Si eres de los que dice que son la misma película, bravo bestia, se te fue todo lo demás que hay debajo de la superficie.

Episode 7 - Xwing

¿Qué es lo que hay debajo de la superficie? Justo ahí está la cosa. Empecemos por el villano: Kylo Ren. En realidad el fulano es Ben Solo, hijo de Han Solo y Leia Organa. Él fue el alumno de Luke que se volvió del lado oscuro y se puso a cometer las fechorías que no sólo alejaron a su maestro, sino que quebraron el matrimonio de sus padres. Hay quienes dicen que es un Vader mal hecho vuelto a intentar, pero no estoy de acuerdo (yo creo que el Vader mal hecho vuelto a intentar fue Grivious del Episodio III, al que hasta los problemas para respirar le dejaron).

Veamos a todos los malvados que hemos visto en esta saga. Todos están seguros. Snoke, el Emperador, Maul, Dooku, Vader. Todos son malos hasta el tuétano de origen. Que Vader se volviera bueno al final fue una sorpresa, pues para todos era el bastardo más malvado de la Galaxia. Sin embargo, Kylo Ren es un tipo que quiere ser malo pero no puede. Y sabe que no puede. Las señales de su debilidad están en todos lados, desde su espada que no termina de funcionar (es la única de la saga que tiene como cortos circuitos en la hoja láser); su inclinación a dos amos diferentes (aprende de Snoke pero le reza a Vader); su necesidad de ponerse una máscara no porque la necesite para vivir sino porque la necesita para esconderse, para que no le lean lo que él sabe que proyecta: la culpa se lo está comiendo.

Kylo Ren es el primer personaje del lado oscuro de la fuerza que se siente fuerte no por ser quien es sino porque cree que no hay quien pueda enfrentarlo. Su misma inclinación hacia Vader es confusa, dado que Vader terminó arrepintiéndose y volviéndose del lado claro de la Fuerza. Y entonces aquí si entendemos al personaje inseguro y berrinchudo (que el Anakin de las precuelas nunca debió ser), porque no puede ser lo que quiere y está atorado entre dos caminos de culpa, ante dos exigencias contrarias.

Además es el único personaje del lado oscuro que asesina a su padre. Luke, a pesar del dictamen de Yoda y Obi Wan de hacer lo mismo, se negó a hacerlo. Porque matar al padre es un camino del que no se vuelve. El Emperador por eso esperaba ansioso que Luke matara a Anakin. Por primera vez vemos cómo un personaje asesina a su padre esperando, con ello, perder por completo su humanidad, su bondad, el famoso “algo bueno que le queda”.  Dudo mucho que, como Vader, Kylo Ren sea un personaje que pueda volver, me sorprendería mucho ver en él una historia de redención.

Episode 7 - Kylo Ren

Porque además el tipo tiene insatisfacción crónica. Luego de matar a su padre se veía del otro lado del problemón. Pero se encuentra con Rey, una chica que acepta y abraza el llamado de la Fuerza. El tipo no puede entenderlo y se siente traicionado cuando, después de un acto como el suyo, haya alguien que se dejó abrigar por el poder. Rey es, sin duda, el personaje que más me gustó de la película. Es una mujer fuertísima y, a la vez, muy sensible. A ella sí le creo la capacidad de lucha que nunca le creí a Padme Amidala. El guion logra volverse correcto en cuestiones de género sin que se sienta metido con calzador.

La lucha final de espadas me encanta, porque Abrams se alejó de las perfectas coreografías secas del Episodio II y III para darnos una lucha realista en donde los personajes tienen, antes que otra cosa, pánico a morir. Y entonces se lanzan con todo. La pelea no se ve tan hermosa en lo visual, pero está llena de los afectos de los personajes y eso la hace dramática, la llena de contenido. Aquí tenemos personajes con miedos e inseguridades que están peleando por ellos, no para ser un dulce visual para la audiencia.

Creo que con “El Despertar de la Fuerza”, Star Wars se presenta para nuevas generaciones sin olvidarse de aquellos que hemos seguido la saga desde hace tantos años. Regresa lo que nos gustó de las primeras, es una historia nueva que se siente conocida, pero que abre nuevos ángulos desde los que podemos releer el tema del bien y el mal, de la elección sobre el destino, entre otros muchos.

“El Despertar de la Fuerza” abre posibilidades de temas y personajes para los próximos años de las dos siguientes. Nos presenta, entre otras cosas, la humanidad de los Stormtroopers no sólo con Finn, un personaje protagónico, sino con otros guiños extraordinarios. Nos presenta villanos que sobreviven para ver su desarrollo en otros dos filmes, en lugar de desperdiciarlos con muertes absurdas para atascar de nuevos personajes cada entrega. Nos regala metáforas visuales hermosas, como el sol que se apaga durante el climax, a la vez que se apaga la vida de un personaje y la esperanza de tantos otros… la esperanza de vencer, la esperanza de amar, la esperanza de vivir.

A mí me gustó mucho “El Despertar de la Fuerza”. La disfruté como contador de historias, como fan de Star Wars, como espectador, como adulto y como niño. Y espero con ansias la siguiente entrega. Hay mucho más que decir, pero con lo dicho ya he llenado suficiente espacio.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Un pensamiento en “Película. El Despertar de la Fuerza (The Force Awakens) – JJ Abrams, 2015

  1. Mia M Jaramillo

    Sabes? no he visto con detalle las primeras, fui a ver esta por lo que representa para nuestra generación y por la buena compañía. Ahora si estoy segura que necesito verlas todas para no sentirme LA RARA EN EL CINE … 😀

    Siempre se agradece la honestidad y justicia a lo bien logrado. Un abrazo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s