Película. X-Men: Apocalipsis (X-Men: Apocalypse) – Bryan Singer, 2016

En el año 2000 llegó a los cines “X-Men”, una película que buscaba entregar una adaptación al cine del famoso cómic sobre mutantes que luchan no sólo para salvar al mundo de otros mutantes, sino contra el rechazo de una sociedad que los discrimina. Desde entonces se han producido ocho películas más entre secuelas, precuelas y spin-offs. Ahora tenemos “Apocalipsis” y dejo aquí mi punto de vista.

Apocalipsis - Poster

La película comienza en el antiguo Egipto cuando uno de los mutantes más antiguos, Apocalipsis, pretende cambiarse de cuerpo y absorber los poderes del mutante al que se va a mudar. Un montón de egipcios enojados quieren acabar con él y destruyen el templo en el que se lleva a cabo el ritual, dejando al malvado atrapado durante siglos.

Ya en los ochenta, el templo destruido es hallado y Apocalipsis resurge de entre los escombros. Al encontrarse con el mundo moderno, concluye que la humanidad se ha corrompido, hay que destruir a todos y empezar de cero. Pero no puede hacerlo solo, así que se hace de cuatro mutantes (los cuatro jinetes del Apocalipsis) para que lo apoyen en su misión: Magneto, Psylocke, Storm y Angel.

Como es obvio, los mutantes buenos de Charles Xavier no ven con buenos ojos la destrucción que Apocalipsis pretende y se lanzan a detenerlo. Su triunfo es necesario para la supervivencia de la humanidad. Pero Apocalipsis es el mutante más poderoso de la historia, reúne en sí mismo los poderes de decenas de mutantes, además está acompañado de aliados poderosos. Sólo los fuertes sobrevivirán.

Apocalipsis - Personajes

Ya me cansé un poco de los X-Men. Y no me lo tomen a mal, no estoy cansado porque no me guste el cine de super héroes, ni porque sea irreal y todas esas cosas que pondría sobre la mesa un payaso. Estoy cansado porque desde “X-Men: First Class”, los cineastas están haciendo un desorden con la línea temporal que empeora y empeora. Presumen cosas que luego no logran cumplir y nos enseñan lo mismo una y otra vez. Pero vamos por partes.

Primero, el asunto de la línea temporal. Sé que muchos detestan “X-Men: Last Stand”, la tercera película de la saga. Mataron a personajes importantes, hicieron a un lado otros y tal. Se supone que es tan terrible que una de las varias razones por las que existe “X-Men: Days of Future Past” es nada más para tener un argumento más o menos creíble para olvidar la tercera entrega como si no hubiese exitido. Pero de todos modos, en el mundo fílmico de los X-Men, la tercera película existe.

Sale “X-Men: First Class” y revienta mucho de lo que nos mostró la trilogía original, incluyendo que Xavier se queda paralítico mucho antes de tiempo. Sale “Días del Futuro Pasado” y nos encontramos que Magneto hizo un montón de cosas horribles que en el futuro (X-Men) ni se mencionan. A ver, el tipo es acusado de matar al presidente Kennedy pero eso nadie lo recuerda en las primeras tres películas. Y sobre todo… Magneto hace cosas mucho más impresionantes en su juventud que en su vejez. Sus poderes no aumentaron, se redujeron con el tiempo.

Ya sé, ya sé, los efectos especiales del 2000 no podían mostrarnos al Magneto tan poderoso que nos muestran los efectos especiales del 2016, pero caramba, respetemos tantito la continuidad de la historia, hasta el casco del villano es más moderno en los años setenta que en el siglo XXI, eso sin contar todos los mutantes que aparecen y desaparecen entre películas como por arte de magia; o la forma en la que cambian roles, como Beast, que es un científico en los años setenta para ser político y embajador en el 2006; o la forma en que sus poderes aparecen o desaparecen a conveniencia de la película que lo requiere, sin que importe un bledo qué pasó en la anterior.

Apocalipsis - En el avión

Luego dije que estaba cansado de que prometan cosas que luego no logran cumplir. Desde que terminó “Días del futuro pasado” nos presumían que ya venía “Apocalipsis”, que ya venía y que ese personaje es malo como una ciruela podrida y poderoso como nadie. Luego empezamos a ver imágenes del tipo, azul y con un gesto monstruoso. Y el poster de la cinta: “Sólo los fuertes sobrevivirán”… Y al final sobrevive todo el mundo. El único muerto importante de la película es Havoc y no lo mata Apocalypse, se muere por un disparo mal calculado.

El malvado de esta película se pasa la mayor parte del tiempo planeando su plan malévolo y, cuando finalmente lo pone en práctica, un puñado de X-Men lo derrota sin mayor problema. Bueno, obviamente después de una lucha de veinte minutos de los X-Men “buenos” contra los “malos”, luego de que Magneto haya cambiado de bando por unmillonésima vez, después de que todos hayan soltado sus poderes más reprimidos sobre el tipo. Pero la película nos presume a un villano invencible que es, en veinte minutos, vencido. ¿Qué pasa con los personajes de Marvel? Que si el invencible Ultrón y acaban con él en veinte minutos, que si el invencible Apocalypse y lo mismo, que si el invencible Malekith pero se acabó el problema cuando le cae una nave encima… Me estoy cansando de villanos desechables que son amenazantes veinte minutos para luego caer como señoritas.

Y hasta en esto hay errores de continuidad. En “X-Men: Last Stand” vimos a Wolverine soportar los poderes brutales de El Fénix hasta poderla matar. Pero Apocalypse, que se regenera igual que Wolverine, no soportó los poderes de El Fénix y estalló en mil pedazos. Además… ¿Jean Grey puede ser El Fénix y dejar de serlo a placer? ¿No se supone que El Fénix es tan incontrolable que el mismo Xavier le “instaló” a Grey un montón de barreras para evitar que esa fuerza destructiva escapara? Ahora nos dicen que El Fénix viene y va y no pasa nada… Caramba es que pónganse de acuerdo.

Apocalipsis - Malvado

Finalmente, siempre he sido de la opinión de que una película como “X-Men” atrae por su mismo nombre, no necesitas llenarla de grandes estrellas para que atraiga al público. Cuando salió la primera, en 2000, Hugh Jackman era un perfecto desconocido, pero todo el mundo llenó los cines para ver a Wolverine. Digo esto porque poner a grandes estrellas en “X-Men” termina siendo contraproducente a la hora de contar las historias.

Cuando se hizo la primera, en 2000, Hale Berry no era LA actriz de la vida, por ende Storm pudo ser el personaje que el guion necesitaba. Para cuando la mujer ganó el Óscar, comenzó a exigir, de modo que “X-Men: Last Stand” tuvo que darle un rol mucho más prominente. En “X-Men: Apocalypse”, Storm es una actriz desconocida, de modo que el personaje se la pasa en el fondo buena parte de la historia. A diferencia de lo que pasa con Mystique. En el 2000, Rebecca Romjin pudo hacerle de Mystique y ser lo que la historia necesitaba de ella (incluido el tenerla azul el 95% del tiempo). Hoy, Mystique es Jennifer Lawrence, lo que garantiza que tiene que ser más importante para que la ganadora del Óscar no sienta que sus talentos están desperdiciados… Curiosamente, un personaje que defiende que un mutante no debe temer ser quien es, se la vive disfrazada 80% de la película… la Mystique que defendía a golpes quedarse azul lleva tres películas sin asomarse.

Una buena historia, sobre todo si está basada en un cómic exitoso y tiene ya una base de fanáticos considerables, no necesita poner en sus protagónicos a actores que se van a poner reinas a exigir más tiempo en pantalla o más importancia en la historia.

Apocalipsis - Bryan Singer

Bryan Singer, el director

¿Que si la película me entretuvo? Sí, claro. Pero si han leído antes mis textos en este sitio saben que creo que cualquier película es entretenida, hay que esforzarse mucho para que el cine comercial norteamericano resulte un bodrio que te haga pasar un mal rato. Por eso creo que tenemos que exigir más que simple entretenimiento, tenemos que pedir entretenimiento bien armado, bien construido.

En el año 2000 ver a dos super héroes luchando era algo novedoso. Ver cómo uno salía volando hacia una columna de concreto era impactante, que los carros se abollaran porque un super héroe caía en ellos era la cosa del momento. ¡Ya no! Después de tantos Avengers, Iron Mans, Capitanes América, Hombres Arañas y Supermanes, ver a personajes volar, golpear columnas de concreto y levantarse sin un rasguño se está volviendo tan repetitivo como “El Chavo del Ocho”. Necesitamos más que eso. Los momentos climáticos del cine de superhéroes deben convertirse en otra cosa. Deben mostrarnos a los personajes, deben profundizar en la escencia de las personas que llevan hacia adelante la historia.

Esto ya estuvo muy largo, así que con esto termino.

¡Buena suerte!

Anuncios

Un pensamiento en “Película. X-Men: Apocalipsis (X-Men: Apocalypse) – Bryan Singer, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s