Película. Rogue One – Gareth Edwards, 2016.

Un año después de “El Despertar de la Fuerza” llega a los cines la primera película de “Star Wars” que no forma parte de la línea normal de episodios de la saga. Dirigida por Gareth Edwards, que apenas tenía tres películas en su haber y después de un montón de reshoots, cambios en el guion, cambios al final y correcciones posteriores al rechazo por parte de los estudios Disney, la cosa me puso bastante nervioso. ¿Qué tal quedó finalmente “Rogue One”?

rogue-one-poster

Galen Erso es el científico que diseñó y construyó la Estrella de la Muerte, una estación espacial con la capacidad de destruir planetas enteros. Su jefe, el director Krennic, está encantado de que el imperio galáctico tenga, gracias a él, un arma perfecta para mantener a la galaxia en orden a través del miedo y las amenazas.

Pero no contaban con que la hija de Galen, Jyn Erso, se ha unido a un grupo de rebeldes que desean acabar con el mandato del imperio en la galaxia. Con ayuda de Cassian Andor, un capitán rebelde, el robot K-2SO y un puñado de luchadores por la justicia, buscarán a Galen para que les ayude a encontrar la forma de destruir la Estrella de la Muerte.

Al menos que lleves con la cabeza abajo de una piedra durante los últimos cuarenta años, sabes qué es “La Estrella de la Muerte”, sabes qué es el Imperio Galáctico, quiénes son los rebeldes y que la lucha entre ellos fue la base de la primera película de Star Wars por allá de 1977. Si no tienes idea de lo que estoy hablando entonces haz una de dos cosas: o corres a ver “Rogue One” antes de seguir leyendo esto, o ves los episodios IV, V y VI de Star Wars.

rogue-one-jyn-erso

“Rogue One” sucede exactamente antes del Episodio IV: “Una Nueva Esperanza”, la primera película de Star Wars de la historia. Y no puedo sino aplaudir la maldita película, es buenísima. Buenísima como película de La Guerra de las Galaxias, buenísima como película de ciencia ficción, buenísima como película de guerra. Si eres fan de Star Wars te va a gustar y vas a encontrar muchos gestos escondidos a entregas anteriores. Si no eres fan, de todos modos la película se sostiene por sí misma. No tienes que haber visto las otras para entenderle o disfrutarla… es más, con ésta puedes iniciarte en el mundo de Star Wars y no pasa nada.

Los efectos son muy buenos (el director tiene una larga carrera en el mundo de los efectos visuales y la animación), no hay nada que se vea falso o fuera de lugar. En ningún momento pescamos que algo esté encimado. Incluso hay personajes humanos completos creados por computadora que se ven maravillosamente bien y que sabemos que están hechos a computadora por razones que no puedo mencionar a estas alturas del texto.

Esta es la primera película de Star Wars en donde sentimos realmente que la galaxia está atravesando por una guerra civil. Ya sé, me van a decir: “se llama Star WARS, es obvio que se trata de guerra”. De acuerdo, pero en los primeros tres episodios nunca sentimos que hubiera una guerra a gran escala (de hecho las precuelas fallaron terriblemente en intentar siquiera mostrar la devastación de la guerra) y en la trilogía original estábamos demasiado metidos en las historias humanas para ver la sangre y el sufrimiento que las rodeaba.

rogue-one-gareth-edwards

Gareth Edwards, el director

Además, por primera vez nos muestran una historia más objetiva, en donde no todos los miembros del imperio galáctico son malvados malvados y donde no todos los rebeldes son buenos buenos. Aquí hay tonalidades de grises y, como en cualquier guerra, aún el lado de la justicia es capaz de cometer actos atroces en pro de su objetivo. Aquí, personajes como el del capitan Andor es capaz de hacer cosas que en entregas anteriores esperaríamos sólo de “los malos”.

Además de eso, la película tiene comentarios a los peligros de la guerra y sus consecuencias en el mundo actual. No sorprende ver que en un planeta desértico hay un montón de rebeldes fundamentalistas que cometen actos terroristas con tal de sacar del planeta al gobierno del imperio; o que los ataques de la Estrella de la Muerte se desplieguen visualmente del mismo modo que las exposiones de una bomba atómica. Y todo ello en una película de la Guerra de las Galaxias.

Si no la has visto, no sigas leyendo, porque a partir de aquí voy a tocar puntos especificos de la película y te puedo echar a perder la experiencia.

rogue-one-vader

Primero que nada, lo que más le aplaudo es que ASÍ se escribe una precuela. Cuando tienes ya escrito lo que va a pasar mañana, escribes los hechos de hoy para que cuadren. Esto podría parecernos una simplonada, algo que es incluso obvio… bueno, hay escritores que parecen no entenderlo (sí, a Lucas deben estarle zumbando los oídos). “Rogue One” logra una continuidad buenísima no sólo con los episodios anteriores, sino con los que siguen. Además, se vincula perfectamente con la serie de televisión de “Clone Wars” y la serie de televisión de “Rebels”, pues tiene personajes y situaciones de ambas.

Para lograr esta continuidad, el director tuvo que arriesgarse a traer de vuelta personajes que TENÍAN que estar para que la cosa tuviera sentido, como Darth Vader, Moff Tarkin y la princesa Leia. En el caso de Leia los efectos especiales se ven un poco forzados, pero Tarkin se ve espectacular, la forma en que “Rogue One” utiliza los efectos visuales es impresionante. Yo nunca lo sentí como un personaje animado, sentí que Peter Cushing estaba ahí parado. No puedo dejar de decir que mucho de esto se debe a la buena actuación de Ben Mendelsohn (Orson Krennic).

En el caso de Vader, bravo. A pesar de que Vader aparece en pantalla menos de diez minutos, tiene uno de los mejores momentos del personaje en toda la saga de películas, series y toda la cosa. Por primera vez vemos al malvado Darth Vader en toda su expresión. Con momentos como estos, el director demuestra que entiende Star Wars, que sabe de qué va la historia, que conoce bien a los personajes y que supo aprovecharlos mucho mejor que su propio creador, lo cual es en cierto sentido lamentable.

rogue-one-cassian

Pero lo que me gustó aún más es que el director, con tan sólo dos imágenes, supo mostrarnos al Vader vulnerable, no únicamente al malvado y poderoso. Me gustaron las escenas en el castillo del planeta volcánico de Mustafar. No sólo nos habla de lo roto que está por dentro cuando lo vemos herido y lastimado metido en el tanque médico, sino que nos enteramos que vive en el mismo planeta en que inició su sufrimiento. Vader es un hombre que se sigue destruyendo por dentro, el epítome del autocastigo. Dos imágenes y se establece a mayor profundidad un personaje. Eso es el cine, caramba.

No puedo terminar sin hablar de dos cosas más. Por un lado, las actuaciones. Bravo a todos los miembros del reparto, están muy bien. Pero como mexicano tengo que aplaudir a Diego Luna. El actor que comenzara su carrera en telenovelas mexicanas infantiles está hoy protagonizando Star Wars. Él mismo dijo en una entrevista que un mexicano en Star Wars era cosa imposible hace algunos años. Su esfuerzo y buen trabajo lo llevaron ahí. Lo apaludo con orgullo, porque demuestra que las fronteras no son un límite para el éxito de quien lucha por sus sueños. Además, es fan de Star Wars, así que para él su presencia en la saga vale tanto como para quienes le seguimos.

La segunda es la música. El autor es Michael Giacchino que, a pesar de que tuvo sólo un mes para componer toda la música debido a que los “reshoots” y cambios ocasionaron que el músico original, Basil Poldouris, tuviera que dejar el trabajo, la música de “Rogue One” es una chulada. El tema principal es una joya que se une a otros grandes temas de la saga. Es buena por sí misma, aunque ocupa pedazos del soundtrack de John Williams muy esporádicamente.

rogue-one-todos

¿Cosas negativas? Una. El pulpo. Al inicio de la película hay un pulpo que sirve a forma de detector de mentiras… totalmente sobrado. Aunque muchos se quejan del personaje de Saw Guerrera, yo no le encontré problema alguno. ¿Sobreactuado? Un poco. Pero no olvidemos que es un rebelde fanático fundamentalista y, como tal, me parece que tiene su lugar en la historia. De verdad quisiera encontrarle otro pero… pero no se lo encuentro.

Si te gusta el cine de guerra, ve a verla. Si te gusta el cine de ciencia ficción, ve a verla. Si te gusta Star Wars no sé por qué no la has visto todavía, ¿estás enfermo? Párate ahora mismo y corre a verla. Si puedes, vela varias veces. Yo, en lo personal, le pido a La Fuerza que la gente de Disney siga llevando a Star Wars por el mismo buen camino que ha andado hasta ahora. Lo único que me molesta es el año que falta para ver “Episodio VIII”.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s