Serie. The OA – Brit Marling y Zal Batmanglij, 2016.

Netflix ya es parte de nuestra cultura. Aunque la empresa surgió en 1997, su producción en grande comenzó en 2013 y desde entonces nos ha otorgado algunas de las mejores series de televisión producidas en los últimos años. Recientemente, “The OA” llegó a su sistema de televisión por Internet. Aunque no sabía mucho de ella, me llegaron correos insistentes de Netflix recomendándola y leí muchos recomendaciones de amigos, así que me la eche, literalmente, de dos sentadas en un fin de semana.

oa-poster

“The OA” (no tiene nombre en español aunque una traducción textual sería “El AO”) nos atrapa desde el primer momento: un niño graba con su celular a una mujer que, sin dudarlo, se arroja desde un puente. La mujer resulta ser Praire Johnson, una chica ciega que lleva siete años desaparecida. Lo curioso es que, primero, no muere del salto, a pesar de que los médicos dicen que debió haberse matado y, segundo, que puede ver perfectamente bien.

Sus padres la llevan a casa. Por consejo de los profesionales que la atendieron luego de saltar del puente, no deben permitirle usar Internet ni salir de casa. Sin embargo, Praire tiene una historia que contar y necesita a cinco personas que escuchen su historia y estén dispuestos a seguirla en una gesta de rescate. ¿Cuál? Tardan en decirlo, pues la misión se irá revelando a medida que ella cuenta lo que sucedió en esos siete años que estuvo desaparecida.

Lo que sigue es una serie de ocho episodios que  mezcla un montón de temas y géneros diferentes: drama, suspenso, misterio, ciencia ficción, se habla de psicología, de metafísica, de acoso escolar, de sueños olvidados, de nostalgia, de maltrato juvenil y del incansable espíritu humano.

oa-ciega

Esta serie es de esas que uno se encuentra con gusto. ¿Por qué? Porque no le apuesta a lo seguro, sino que experimenta. Mezcla géneros sin importarle qué tan adecuado o no esto resulta. A los más apretados podrá parecerles una serie exagerada, pero me parece que durante la gran mayoría de su desarrollo es honesta y respetuosa con la coherencia interna del hilo que la sostiene. Los creadores, Zal Batmanglij y Brit Marling (quien es la protagonista) escribieron una historia que se nota que los apasiona; se dejaron llevar por el desarrollo de sus personajes, sin cuestionar hacia dónde los llevaría la corriente.

La serie tiene muchas vueltas de tuerca que, en su enorme mayoría, funcionan bien. Los escritores no hacen trampa, pues buena parte de estos giros estaban ahí en nuestra cara mucho antes de que sucedieran y, si volvemos sobre la serie, podemos darles un seguimiento claro. Y si leen que uso frases que incluyen “en su enorme mayoría” o “buena parte” es porque me parece que el capítulo final va en contra de lo bien estructurada que está la historia hasta el episodio siete. Pero más sobre eso al final, por ahora quiero hablar de las cosas buenas.

El tema de la vida después de la muerte es uno que ha sido tratado infinidad de veces en el cine y la televisión, desde las versiones que tienen una inclinación más científica como la infumable “Línea Mortal” de Schumagger hasta las de inclinación más espiritual como “Más Allá de los Sueños” de Vincent Ward. “The OA” busca una mezcla de las dos a través de su antagonista, el doctor Hunter Percy, un tipo obsesionado con demostrar que existe vida después de la muerte y que no utiliza los medios más éticos del mundo para realizar su investigación.

oa-prisiones

La serie no busca respuestas fáciles a este tema. No todos los que regresan de la muerte lo hacen de la misma forma ni ven lo mismo. Pero, sobre todo, la película no nos entrega respuestas moralistas fáciles. No se apega a dar enseñanzas de bondad. Nos habla de sacrificio, sí, de amistad, de entrega. De que haber muerto y regresar le da a algunos una mayor capacidad de comprensión y escucha… pero no a otros. Somos seres humanos y todos respondemos diferente a distintos estímulos, pero la vida después de la muerte no está para resolver dilemas ni mejorar nuestra vida (al contrario, puede incluso hacerla más complicada).

Ahora sí, a hablar de lo horrible: “The OA” cayó en lo que yo llamo “El Problema Lost”. Recordarán quienes leen que en 2004 se estrenó una serie llamada “Lost”. Algunos la resumían como “el misterio hecho serie”. No sólo ganó millones y se le considera una de las series de televisión más importantes de la historia, sino que además se ganó al instante millones de fanáticos que la seguían con atención, haciendo teorías sobre sus misterios e intentando develar sus secretos. La última temporada, sin embargo, decepcionó a más de uno, pues la serie dejó sin responder montones y montones de misterios que puso sobre la mesa con bombo y platillo para luego, sencillamente, olvidar con cinismo. La sexta temporada está llena de episodios de relleno y toda una línea de “flashsideways” (término popularizado por esa serie) que no responden a nada de lo planteado y buscan un final muy sentimental como si sólo los personajes hubieran sido la base de la serie.

Pues algo similar pasa en “The OA” en su episodio final. Durante toda la serie nos cuentan, en el presente, la historia de como Praire narra a sus cinco seguidores lo que sucedió. En el pasado, nos cuenta cómo ella estuvo presa con otras cuatro personas mientras el doctor Hunter les hacía experimentos. En el episodio final, se buscan vueltas de tuerca forzadas pero, igual que Lost, nos dejan sin respuesta en absolutamente todos los temas que nos tenían interesados. ¿Qué pasó con los prisioneros? Nadie sabe. ¿Qué pasó con los movimientos? Nadie sabe. ¿Por qué los seguidores de Praire tenían que dejar la puerta abierta? Es un misterio. ¿Realmente los movimientos abrían puertas a otras dimensiones? Ve tú a saber. ¿Sucedió realmente el secuestro o eran puras fantasías de Praire? No está claro.

Brit Marling y Zal Batmanglij, los creadores

Brit Marling y Zal Batmanglij, los creadores

Y, como en todo, ya hay doscientos fanáticos llenando el Internet de interpretaciones forzadas que no aceptan un “no estuvo bien” sino que dicen: “mmmm… como tuvo que estar bien, algo me quieren decir que no estoy pudiendo ver”. Empiezan entonces las proyecciones y los vínculos con cada sombra o cada pajarito que sale en la esquina de una escena y que “significa tal” o “es un símbolo de tal” para no quedarnos con un final que sencillamente se medio vincula temáticamente con lo de antes pero sencillamente no le da seguimiento a una historia… como si nos regalaran un libro al que le falta el último capítulo.

Si esta serie tiene una segunda temporada, quizá ahí nos resuelvan todas nuestras dudas y entonces yo me callo la boca. Pero si no, madre mía, ¿para qué prometerle tanto al espectador si no piensas cumplir? ¿Para qué poner personajes en donde no tienen razón de estar para que medio confundas a los espectadores y los lances a hacer teorías para que la cosa “cuadre”? ¿Por qué abres líneas temáticas que no van a llegar a ningún lado y de las que te vas a deshacer como evidencia de atentado presidencial? Por qué nos pones evidencia de que las cosas pasan para darnos a entender que no pasaron. ¿O para que nos das a entender que pasaron si no lo vas a resolver?

Había tantas formas de terminar la serie dándole continuidad a los sentimientos de los personajes, a los temas, a los análisis y a los cuestionamientos… En lugar de eso, los creadores prefirieron un final que se desvincula de todo por completo, que mete a una serie novedosa un tema ya visto y cansado, que además no aporta ni dice nada de ese tema visto y cansado, que genera errores de continuidad brutales… Bueno, ya no quiero decir nada. Veanla, disfruten de siete episodios, vivan entusiasmo, tristeza, emoción y luego… luego vean el octavo.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s