Película. Okja – Bong Joon-ho, 2017.

Netflix se está convirtiendo en una productora de grandes proyectos. En esta ocasión, me recomendaron por todos lados “Okja”, una película que es anunciada por Internet como “la historia que está llevando a la gente a volverse vegetariana”. Incluso conozco amigos muy cercanos que han dejado de comer carne roja por esta película. ¡Si genera esas reacciones no podía dejar de verla!

Okja - Poster

La Corporación Mirando es una productora de alimentos con fama de cruel y malvada. Su nueva directora, Lucy Mirando, decide producir un puerco gigante modificado genéticamaente. Con ello alimentará al mundo entero. Sin decirle al público, se producen veintitantos puercos gigantes por medio de ingeniería genética, hecho que se oculta para evitar problemas contra la comida transgénica. En un acto mercadológico que más bien parece circo, se envían los puercos con diferentes granjeros de todo el mundo para crecer durante diez años. Al pasar estos años, uno de ellos será coronado como el campeón.

De estos puercos, quizá el más simpático termina en Corea, en las manos de un granjero y su nieta Mija. Mija y Okja (como ella nombra al animal) crecieron juntas y son muy amigas. Como Mija y su abuelo viven en las montañas, la niña y el inmenso animal sólo se tienen el uno al otro (los padres de Mija han muerto y no es la niña más popular del universo). Esto es, hasta que la Corporación Mirando regresa diez años después para llevarse a Okja al concurso (y a convertirse en carne, salchichas y otros productos alimentarios).

Pero cuidado, que Mija no está dispuesta a que se lleven a su mejor amiga, por lo que hará lo imposible por detener a la corporación y llevar a Okja de vuelta a las montañas. En su aventura, se topará con la crueldad corporativa y la pasión de grupos salvadores de animales. Todos quieren lograr algo y ella debe sostenerse de cada uno de ellos por momentos si quiere volver a su hogar con Okja sana y salva.

Okja - Amigos

No descubro el hilo negro al decir que la película es una crítica dura a la industria de los alimentos animales y a la modificación genética de los alimentos. La intención de la historia es mostrar cómo la industria de los alimentos, buscando ganancias solamente, maltrata y asesina a los animales.

Algunas personas que vieron esta película me dijeron que era muy cruel, que específicamente los últimos minutos eran muy feos. No estoy de acuerdo. Al contrario, me parece que el clímax, que se desarrolla en una fábrica de alimentos, está muy decente para lo que buscaba comunicar. Un matadero real es mucho más cruento y horrible. Esta película se alejó de la crueldad de un real matadero, específicamente de los sonidos horrendos, del dolor, de la muerte.

Porque creo que este es mi mayor problema con la película: es facilista. Construye toda una historia sólo para cerrar en el matadero y, llegando ahí, no es lo suficientemente cruel. Ya sé, me van a decir que soy oscuro y malvado, pero por favor, si vas a hacer una película que pretende señalar el dolor, el sufrimiento y la impotencia de un matadero, muéstralo, no te quedes en la orillita.

Algunos me dirán: “oye, pero es extremadamente cruel, sangrienta y horrible esa parte”. A lo que no me quedaría sino pedirles que vean un matadero real. No tienen que ir a uno, afortunadamente, pero en el Internet pueden ver muchos videos del verdadero sufrimiento de las vacas, por ejemplo, cuando son degolladas a la vez que las cuelgan boca abajo. Un espectáculo desolador y muy alejado de lo que logra esta película, mostrándonos como matan a los cerdos gigantes de la forma más rápida posible, sin el mismo dolor que muchas vacas (no cerdos) experimentan en los mataderos reales.

Okja - Ambientalistas

¿Suena a que estoy defendiendo a los mataderos? Sí y no. Por un lado, siempre he dicho que comer es matar. No se puede comer sin terminar con una vida, lo que se elige es a qué vida se mata. Esta película es muy clara sobre lo horrible que es matar vacas y cerdos (representados por Okja), pero no tiene problema con que Mija y su abuelo maten pescados y gallinas para comer todos los días. A eso es a lo que voy. Al final del día lo que comemos o no es tremendamente selectivo; depende de la sociedad y la cultura en la que crecemos. Lo que nos da asco a nosotros se lo comen en China y viceversa. Qué animales son para comer y cuáles no se adhiere a esto mismo.

Sigue pareciendo que defiendo a los mataderos. Pero es que necesitamos comer. Los seres humanos hemos comido animales durante toda nuestra existencia, es parte de nuestro proceso evolutivo. Antes las matábamos nosotros, ahora alguien las mata por nosotros, lo que digo es que si no queremos comer nada que haya estado vivo nos moriremos de hambre. Los mataderos son necesarios, el problema son los procesos a través de los cuales matan a los animales.

El problema es también la cantidad de seres humanos que somos. Cada vez somos más y no hay comida que alcance. La película se queja mucho de la comida modificada, pero la realidad es que sin ella no habría alimentos para todos. De hecho Norman E. Borlaug fue quien dio los primeros pasos en este sentido con “la revolución verde”. Si todas las frutas y verduras fueran orgánicas, no habría para alimentar ni a la mitad de la población mundial. Si la humanidad sigue creciendo como lo está haciendo, animales como Okja serán el futuro y ni así va a alcanzarnos.

Fuera del debate de lo que comemos, creo que la película también es facilista porque el director, Bong Joon-ho dijo en una entrevista que se esforzó por colocar en pantalla ambos puntos de vista. ¡Ay por favor! Patrañas. Los amigos de Okja y los miembros de la agrupación a favor de la defensa de los animales son seres humanos normales; todos los personajes de la carnicería son caricaturas (una vieja narcisista, un conductor loco de televisión o el cliché exagerado de una asistente con voz de pito). Está película no representa un debate objetivo, nos divide literalmente a “buenos” y “malos”.

Okja - Malvada

También es facilista en su trato de Okja. ¿Por qué? Porque el director hace trampa. Okja se llama super cerdo, pero se ve y actúa como perro. Básicamente para lograr que el espectador se enganche en el conflicto, para lograr que se identifique con el dolor de Mija, tiene que usar no a una vaca, no a un cerdo… a un perro. Un perrote tierno y simpático que nos recuerda a Falcor de “La Historia Sin Fin” pero sin cabello. Me parece si no una trampa, la forma más fácil de hacer las cosas. Pero en occidente no comemos perro, ¿por qué no usó a un animal menos tierno o menos popular?

Porque ojo, que un animal actúe como perro es muy fácil de hacer. Lo vimos con el elefante de “George de la Selva” y la hormiga de “Querida Encogí a los Niños”, entre muchos otros. No, a ver… ¿quieres hablar del dolor de los animales en los mataderos y la crueldad de la industria alimenticia? ¿Por qué no usar puercos o vacas? ¿Por qué no darle voz a ambas partes del conflicto?

En lugar de eso, tenemos a los “buenos” con actores representando de forma realista y dramática a sus personajes mientras que los “malos” tienen a grandes actores (Tylda Swinton y Jake Gyllenhaal) representando a personajes como si fueran dementes, más sobre-actuados que Jim Carrey en sus mejores tiempos.

Porque esa es otra cosa que me brincó mucho de la película. En ocasiones sentí que estaba viendo un drama; corte a una comedia; corte a una parodia; corte a un drama otra vez… escenas dramáticas con música chistosa que saltan a escenas chistosas con música dramática. ¿De qué va esta película? Mientras un actor no suelta nunca el drama, otro no suelta un solo segundo la farsa. ¿Entonces? ¿Qué estoy viendo?

Okja - Director

Bong Joon-ho, el director

Tampoco la encontré novedosa. ¿Una niña que se encariña con un animal que la entiende y que es tierno y está humanizado hasta donde se puede? “Free Willy”, “André”, “K-9”, “Lassie”, “Horse Whisperer”, “Flipper”, “Whale Rider”. ¿Cuántas más? Y todas las escenas son igualitas.

¿Entonces qué tiene esta película que la hace tan recomendada en Internet, atascada de estrellas en Netflix y que ha llevado a muchas personas a dejar la carne (según un artículo que vi en una revista digital, les debo cuál)? Que creo que es digna hija de su tiempo. En una época de odio hacia las corporaciones, de igualdad entre hombres y animales, una época en donde reina lo políticamente correcto, una época en la que de repente dejamos de ser carnívoros.

A ver… amo a los animales, pero también entiendo que me alimento de animales. Y al final de la película Mija lo entiende también, pues regresa a casa con SU puerco mientras ve, no con mucho interés, como todos los demás puercos son llevados al matadero. Y nada nos informa que va a dejar de comer pescado o gallinas muy pronto. Lo que dice la villana al final lo resume todo: No importa que tan crueles seamos en los mataderos, a la gente se le olvida si les ofrecemos comida a precios bajos. El problema no es comer o no animales, es que no cabemos.

Entonces échensela para pasarse un rato agradable. No es una buena crítica del problema; se va por las ramas; manipula de la forma más vil al espectador; no se mete al fondo del problema y todo lo que ofrece ya lo hemos visto mil veces en otras cien películas de amistad con animales. He visto que los críticos la describen como “¡te pone a pensar!” ¿De verdad? No. Te dice qué pensar, he ahí el facilismo.

¡Buena suerte!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s