Película. “Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas” (Valerian and the City of a Thousand Planets) – Luc Besson, 2017.

Hace unos días vi el trailer de la última película de Luc Besson, “Valerian y la ciudad de los mil planetas”. Me pareció visualmente impactante. Luego, leí que es el proyecto soñado del director, la película que quería dirigir desde que era un adolescente. Siempre me ha gustado cuando un director finalmente logra su película de ensueño, así que esta historia tenía todo para tenerme interesado. Ayer finalmente pude verla y aquí lo que pienso.

Valerian - Poster

Alpha es una estación espacial que, aunque surgió en la Tierra, está ahora formada por miles de otras estaciones que pertenecen a especies extraterrestres muy diversas. Todas las estaciones, interconectadas, forman una ciudad que mantiene razas de mil planetas. Gracias a la interconectividad y la comunicación entre ellas, es una especie de centro para la cultura, la tecnología y el aprendizaje.

Sin embargo, en su centro hay una “zona roja” que es mortal. No hay naves que hayan salido de ahí y cada compañía de soldados que ha sido enviada a investigar desaparece sin dejar rastro. El problema es que la “zona roja” cada vez crece más y amenaza con destruir la base Alpha. Esto es… hasta que una raza desconocida (o al menos inexistente en las bases de datos) interrumpe una importante reunión militar para secuestrar al Comandante Filitt.

Los agentes Valerian y Laureline tienen la misión de rescatar al comandante secuestrado y descubrir qué está pasando en todo este embrollo. Para ello, tendrán que internarse en la zona roja y arriesgar su vida para resolver uno de los más grandes misterios de la Base Alpha… Al parecer, hay intereses ocultos y no todo es lo que parece. ¿Serán capaces de descubrir qué hay al centro de la zona infectada y devolver la paz a la base?

Valerian - Héroes

Primero que nada, hay que poner sobre la mesa lo obvio: ésta es una película que se ve hermosa. Es una combinación entre “Avatar” y “La Guerra de las Galaxias”, la película es visualmente impactante. Los efectos especiales ya llegaron a niveles en donde la creación de mundos es perfectamente posible sin que haya nada que limite la imaginación de los cineastas. Si de ver una película hermosa se trata, entonces “Valerian” es de lo mejor que he visto en los últimos años.

El problema es que ver películas que se ven hermosas no alcanza. Nunca ha alcanzado. En 2010, cuando James Cameron nos entregó “Avatar”, desde luego que nos presentó un espectáculo visual invaluable, pero la historia en sí era simplona, predecible de más y con un mensaje tan obvio y simplificado que daba asco. Recientemente critiqué a “Dunkerque” por ser técnicamente maravillosa y si bien no es el bodrio insufrible que es “Avatar”, también se queda esperando que sólo la belleza de la imagen sea suficiente. Nolan a partir de la creación de imágenes en la realidad y Cameron a partir del uso de imágenes creadas por computadora, los dos pusieron el acento en lo técnico y no en lo temático, ni en el guion, desarrollo de personajes, etcétera.

Pues “Valerian” les dice: con permiso, que si a alguien le importa muy poquito el guion y la historia con tal de mostrar imágenes guapísimas es a mí. ¡Que cosa! Esta película comete casi todos los pecados de narrativa que existen en el universo. Los personajes apestan, las vueltas de tuerca son predecibles y se ven venir desde el inicio de la película, los diálogos son forzados, el casting es horrendo. Vaya, que en poco tiempo la belleza de la imagen se olvida porque no hay otra cosa y cuando la historia no nos atrapa, no importa que se desarrolle en el más hermoso de los escenarios. Pero veamos todos estos elementos uno por uno, ¿vale?

Valerian - Villano

Luc Besson se decidió a hacer “Valerian” cuando vio “Avatar”, pues se dio cuenta que la tecnología ya era capaz de contar la historia de su comic favorito, el comic francés “Valerian y Laureline” que se comenzó a publicar a finales de los años sesenta. Bueno, pues hay toda una línea narrativa que cuenta exactamente lo mismo que “Avatar” con personajes que son casi idénticos a los de James Cameron en diseño y contenido (una especie “indígena” que tiene un vínculo perfecto con la naturaleza, que es sabia a pesar de su desconocimiento sobre ciencia y/o tecnología y que, además, son azules). Vaya, no hay ni la intención de hacerlos un poco diferentes…

Pero eso no es mi mayor problema. Después de la escena en la que nos presentan a estos personajes avatarianos, acompañamos a Valerian y Laureline a su primera misión. Aquí vemos una dolorosa secuencia de cinco minutos de los diálogos expositivos más tristes que he visto desde hace mucho. Valerian comienza a describirse a sí mismo de la manera más obvia y lamentable posible. El director no pudo presentarnos al personaje a través de sus acciones, sino que lo pone a hablar sobre sí mismo para que estemos bien enterados. Resulta que Valerian es un soldado intrépido, valiente, guapo, mujeriego y el más eficiente de la galaxia. Una vez que nos dicen todo esto, cortamos a una secuencia en donde lo vemos ser torpe, desorganizado, dependiente e ineficiente.

El actor que lo interpreta, Dane DeHaan, es un buen actor, pero el papel no le queda. Sencillamente no me creo que ese rubio flaquito de mirada intensa sea el militar más eficiente, valiente y guapo de los mil planetas. Y su relación con Laureline es horrenda. Los personajes no tienen química y toda la película ella tiene razones para no amarlo… y sin embargo termina amándolo porque… no sé… hombre, mujer… los dos dentro del mismo encuadre… se tienen que enamorar, ¿no? Cara Delavigne le echa muchísimas ganas a la película, pero el guion no le da a la mujer mucho que hacer y sus esfuerzos caen en campo infértil.

Valerian - Pearls

La película está tan llena de diálogos explicativos en todos lados que cansa y harta muy rápido. Se la pasan diciéndonos lo que tenemos que saber de la manera más ineficiente posible durante, al menos, la primera hora de película. Luego, en el clímax, el villano explica todo su malvado plan a gritos como el ladrón recién desenmascarado por Scooby Doo. ¡Película, enséñame las cosas, deja de decírmelas y si me las tienes que decir al menos no lo hagas tan obvio!

Además, la película es mucho más larga de lo necesario. Los primeros minutos nos explican el origen terrícola de la estación Alpha. ¿Lo necesitábamos? No. Quizá el director quiso ser fiel al cómic y por eso está eso ahí… Entre muchas otras cosas. Déjenme explicarme. Todo parece indicar que Besson pensaba que no iba a hacer una segunda parte (“Valerian” es cine independiente, de hecho, la película francesa de cine independiente más cara de la historia) y ello se ve en el hecho de que intenta atascar poco más de dos horas de película con todos los detalles posibles. Esto hace que la película canse no sólo por todos los detalles y detalles y detalles sino porque algunos de éstos no tienen cabida en la historia, pero de todos modos nos los mete con calzador.  La aventura incluso tiene paréntesis odiosos que interrumpen el flujo de la narración para de repente tratarse de una misión de lado que, al parecer, sólo quiere mostrar más detalles del mundo del cómic.

Uno de estos paréntesis que gasta tiempo valiosísismo a lo inútil es un pole dance de Rihanna que no tiene, al parecer, otro objetivo que mostrar lo buena que está la cantante y presumir que en una canción de tres minutos puede lograr seiscientos cambios de vestuario. Pero no es nuevo si ya vimos que el guion hace todo lo posible por tener a Cara Delavigne, de la forma más forzada posible, en traje de baño y vestidos pegados al cuerpo. Las mujeres en esta película están para verse buenas, claramente.

Valerian - Bailarina

Quienes me vengan leyendo saben lo mal que me ponen las contradicciones internas. Esta película está plagada de ellas. Los personajes no tienen un carácter definido ni principios que los representen, pues éstos cambian sin razón cuando la historia lo necesita. Valerian, que es el militar que se salta las reglas y no respeta a la autoridad, de repente dice ser un “soldado que obedece órdenes” cuando el guion cree que necesitamos un minuto más de conflicto inútil. Valerian y Laureline se enojan y se contentan de la nada. Ambos pueden ver morir a algunos personajes sin sentir nada, pero lloran la muerte de otros sin razón. Son militares duros a veces y suaves como pan otras veces. Toda la escena de Rihanna bailando es el inicio de una sub-aventura en donde Valerian busca evitar entrar al palacio de determinada raza pues “si un humano entra ahí se puede crear un conflicto diplomático terrible” pero quince minutos después Valerian asesina al emperador de esa raza como si nada… ¿y el maldito conflicto diplomático terrible? Ah, no vayas a entrar ahí siendo humano porque las consecuencias son funestas, pero ya si estás adentro masacra a media corte y no pasa nada.

Vaya, que me podría seguir quejando durante páginas y páginas de la inconsistencia de los personajes, lo sobrado de algunas secuencias, la falta de pasión por narrar una historia. Todo lo que esta película ofrece es visual, punto. Y en eso la aplaudo mucho, incluso tiene ideas temáticas-visuales que son una maravilla, secuencias de aplaudirse si estuviéramos jugando un juego de video. Pero no estamos frente a una consola con un control en las manos, estamos en el cine y queremos que nos cuenten una maldita historia bien construida. Y a juzgar por los resultados de la taquilla internacional, esto es lo que quería el mundo entero. La película ha resultado un fracaso que posiblemente no recupere su millonaria inversión. El impresionante elemento visual no está convenciendo a muchos.

Valerian - Luc Besson

Luc Besson, el director

No parece una película de un director como Besson, que no es nuevo en el negocio y además es responsable de películas como “El Profesional” y “El Quinto Elemento”. Los problemas de narrativa son claros y básicos, no algo que debería pasarle a un cineasta con su experiencia. Si consideramos que es su historia soñada, aquella que quería dirigir desde que era un adolescente, pues la cosa empeora todavía más, ¿por qué narrar tan bien tantas historias que no lo tenían tan emocionado, pero éste, su sueño, le salió tan mal por tantos lados?

Ya mejor ni hablo de la banda sonora tan olvidable de Basil Poledouris, la forma obvia de revelar “misterios”, las promesas no cumplidas, la relación romántica forzada entre una pareja de actores con cero química, la presencia de grandes actores en cameos torpes, no sé. Por su mundo tan detallado e interesante quería que “Valerian: La Ciudad de los Mil Planetas” me gustara. Estoy seguro que va a tener una base de fans que la van a amar y quizá en Francia la amen (sobre todo los fans del cómic). Véanla si les gusta el cine de acción y/o de ciencia ficción o bien si les encanta que el cine sea visualmente hermoso y “entretenido” sin más.

¡Buena suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s