Película. It (Eso) – Andrés Muschietti, 2017.

Hace muchos años vi la miniserie de “Eso”, famosa por la interpretación de Tim Curry. Luego leí la novela, que me encantó desde la primera hasta la última página. Ahora llega al cine la versión cinematográfica de esta historia y yo, prejuicioso como soy, me acerqué a ella con desconfianza, pues si un libro de ese tamaño no quedó bien en miniserie, dudaba mucho que quedara bien en una sola película de poco más de dos horas.

Eso - poster

Derry es un pueblo de Estados Unidos en donde niños y jóvenes desaparecen de forma constante. Todo indica que cada 27 años dichas desapariciones son precedidas por un hecho terrible. Luego, todo vuelve a la normalidad, hasta que se vuelve a cumplir el ciclo.

En 1988 desaparece Georgie, el hermano de Bill, el niño que protagoniza esta historia y que se obsesiona con encontrar a su hermano, pues no sabe que fue asesinado por “Eso”, un ente que toma la forma de un payaso para aterrorizar y asesinar a los niños del pueblo.

Un año después, “Eso” vuelve y las desapariciones comienzan. Bill y su grupo de amigos, llamados “los perdedores”, son perseguidos, uno a uno, por el payaso maldito, que los asusta hasta el tuétano usando lo que más miedo le da a cada uno de ellos. Sin embargo, “los perdedores” no quieren dejarse y comienzan a planear la forma de acabar con “Eso” de una vez por todas.

Eso - Payaso

Mi opinión sobre la película debe tener tres caminos: mi punto de vista sobre esta versión como tal; mi punto de vista sobre esta versión comparada con la miniserie de 1990; y mi punto de vista sobre la película comparada con la novela de Stephen King.

Empecemos por lo primero, pensemos que “Eso” no tiene una adaptación previa ni es una novela de terror famosa. ¿Qué tal está como película? Mi respuesta es: normal inclinada hacia olvidable. Está llena de los lugares comunes a los que el cine de terror de los últimos diez años nos tiene acostumbrados mientras que ignora y desaprovecha todas las oportunidades que se le presentan para sobresalir entre sus pares.

¿Lugares comunes? Sí. La película sólo asusta por medio de jump scares, ya sean aquellos en donde la cámara te distrae de un lado para que no veas el otro por donde viene el susto o aquellos en donde un sonido fortísimo satura la sala de cine durante un segundo. Personajes que juran y perjuran que se van a mantener juntos, pero por razones idiotas se separan; personajes que saben que la voz que los llama es malvada, pero de todos modos la siguen; puertas que se cierran solas y se atascan; protagonistas que son salvados en el último momento sin razón alguna; el payaso que se come a unos de una mordida, pero se empieza a comer a otros lo suficientemente lento para que sean salvados… meh.

¿Los efectos especiales de 2017 ayudan? Sí y no. Por un lado, el gran presupuesto y la tecnología actual logran que algunas escenas estén muy bien logradas. Por el otro, nos asusta de formas digitales que ya hemos visto antes. Cuando “Eso” se acerca hacia la cámara en esta especie de movimiento errático con cortes rápidos… ya lo vimos en otras. Mucho y desde hace muchos años. El cine de terror como “Eso” no es una película de asesinatos tipo Slasher, así que ver cómo al payaso le salen dientes y se come a los niños no debería ser la base del miedo.

Eso - Bicicletas

La película se siente apresurada, lo cual evita el desarrollo de personajes, que se convierten en estereotipos horribles. Eddie no habla más que de enfermedades, es lo único que es y que hace; Stanley es el cliché del judío hecho y derecho, su religión es todo lo que lo hace quien es; Ben no deja de ser el gordito nerd; Beverly es la niña y el director se encarga de recordarlo todo el tiempo, cuadro por cuadro… lo único que es, es ser mujer y verse bonita.

Sin embargo, no puedo dejar de aplaudir que, dentro de las limitantes del guion, los niños actores son muy buenos. “Eso” es una historia que depende enteramente de que nos creamos las interpretaciones y ninguno de ellos queda mal. Muy bien por el casting de todos estos chavos que, aunque desconocidos la mayoría de ellos, hacen un trabajo sobresaliente.

Ahora vayamos a cómo queda esta versión si la comparamos con la de 1990. Los efectos especiales son mucho mejores, eso es obvio. Pero, además, esta versión no se ve mermada por las limitaciones de la televisión de aquellos años. Los creadores de la serie más de una vez declararon que tuvieron que adaptar muchísimas escenas para que se adecuaran a los reglamentos y las prohibiciones de la pantalla chica, lo que deslavó la historia y redujo sus posibilidades de ser terrorífica.

En momentos, esto ayuda a la película y en momentos la afecta. La versión de cine decide enseñarlo todo, ser obvia, mientras que la serie televisiva, por sus mismas limitaciones, no lo enseña todo, es más escueta, deja cosas a la imaginación. Esto lleva a momentos mucho más terroríficos por el contenido que queda implícito. En la película, impactan los dientes de “Eso” la primera vez. Ya al final, cuando su cara se abre por completo y se convierte en un amasijo de dientes y luces la verdad es que no damos un centavo por ello.

Eso - Perdedores

No sobra hablar de Tim Curry. El hombre, además de ser buen actor, hizo de Pennywise el payaso un personaje clásico. No sólo le dio rostro, sino que lo hizo suyo. A ver, una cosa es clara: la serie de los noventa no envejece bien. Quienes la vimos de niños la recordamos terrible y, al volverla a ver, la encontramos sosa, boba y sin nada que realmente asuste. Sin embargo, lo único que siempre sobrevive es lo mucho que Tim Curry se divirtió con su personaje y lo bien desarrollado que está.

Aquí no. El Pennywise de Bill Skarsgard es un espectro que aparece, asusta y se va. Aparece, asusta y se va. Los únicos diálogos que tiene son asquerosamente expositivos. Cada que habla lo hace para explicar por qué es malo y cómo funciona su maldad. Asco. El Pennywise de Tim Curry no nos decía que se fortalecía con el miedo de los niños, nos lo mostraba. Se divertía. Se reía. Hacía chistes mientras todos a su alrededor lloraban y gritaban. Este Pennywise tiene una risa malévola que al escucharla no sabemos si quiere espantar o si se está divirtiendo. Curry se veía terrorífico sin mover una pestaña, Skarsgard se esfuerza por verse terrorífico.

El problema básico, creo, está en el diseño del personaje. El payaso de Tim Curry estaba diseñado para verse como un payaso. El de Skarsgard está diseñado para dar miedo con su simple presencia. Lo que era escalofriante del Pennywise del pasado era el misterio y la falta de certeza: era un payaso, sí, y se veía normal, pero había algo que no encajaba. En cambio, este payaso es literal y directamente horrible, todo su maquillaje asusta. No hay un ser terrible escondido detrás de una imagen inocente. Hay un ser terrible en un payaso terrible que hasta escupe y  babea. Aquí se pierde, creo, la esencia de lo que “Eso” realmente es.

Y con esto paso al tercer punto: la adaptación de la novela. Me he quedado con el ojo cuadrado al leer o escuchar a críticos hablar de lo respetuosa que es esta película al espíritu de la novela, hasta el burro de Stephen King la aplaudió por ello. ¿De verdad? Creo que una de las cosas que más me fastidió los ojos es lo mucho que sentí que la adaptación no entendió el material de origen.

A ver… algo que es muy bueno de la novela es que todos los niños (excepto Richie) tienen padres horribles. Aquí sólo vemos dos padres horribles: el de Beverly y el de Henry Bowers el bully número uno del pueblo. La mamá de Eddie más o menos. El problema es que nos los ponen como psicópatas, mientras que la novela es clara: los problemas personales de los padres, cuando no se enfrentan, destruyen la vida de sus hijos, que heredan las mismas relaciones en su edad adulta. Los padres en la novela no son villanos psicópatas, son personas trastornadas por sus propios traumas. La película no muestra nada de eso, al contrario, nos los pone tan malos que sus hijos terminan matándolos antes de que los créditos corran.

Aquí el guionista se disparó en el pie, ya que en la novela los niños nunca enfrentan sus terrores verdaderos (la relación con sus padres) y por eso todos ellos, cuando crecen, repiten los patrones que aprendieron de niños. Aquí, los niños enfrentan sus miedos y los superan, por lo que no sé de qué manga se van a sacar que de adultos sigan cargando problemas “no resueltos” que en esta película ya quedaron resueltos. Beverly matando a su papá, Mike matando ovejas, Eddie aceptando que sus medicamentos son placebos… no sólo los personajes superan sus problemas de un plumazo, sino que, siendo así, su futuro va a ser muy diferente a lo que la historia requiere.

It - Payaso asustador

El payaso de 1990 en sí mismo no asustaba. Era sólo un payaso

Porque un tema importantísimo de la novela que es pisoteado en la versión de cine es la inocencia infantil. El club de los perdedores está formado por niños que sufren todos los días por culpa de padres abusivos. Sin embargo, lo único que los saca adelante es su imaginación y su inocencia infantil. ¿La vemos? Nunca. ¿Las fantasías de Bill imaginando que su bicicleta es un caballo? Cero. ¿El fanatismo de Ben hacia la ingeniería? Ni media. ¿Los sueños de Richie de ser comediante, imitando voces y personajes? No… tiene punchlines divertidísimas, pero nada más. ¿El amor de Stan por las aves? Ni por asomo.

Pero se pone peor. El encuentro final con Pennywise en la novela (y la adaptación de 1990) es por medio de la imaginación. El payaso es vencido cuando los niños IMAGINAN cosas. Un broncodilatador que es imaginado como ácido de batería le quema la piel; medallas de plata lanzadas con una resortera rompen su cráneo (porque con la plata se vence a los hombres lobo). En este clímax lo matan a golpes, con armas, lanzas y cadenas, como pandilleros de callejón. ¿Y estas armas representan la inocencia? Todo lo contrario, Mike incluso usa la pistola con la que asesina ovejas, el símbolo primordial de su pérdida de bondad y de esperanza.

Esto es otro disparo en el pie porque, SPOILERS, quien vence al final a Pennywise es el único de la pandilla que, en su edad adulta, aún retiene una imaginación infantil.

Entonces, ¿respeta maravillosamente el material original? Ni en drogas. Además, los guionistas tienen guiños para los fans del libro que no agregan nada a la película pero que son un “¿ven? Leímos el libro”. Por favor… haces primeros planos insistentes de la bicicleta que dice “Silver” (detalle que sólo se entiende si leíste la novela) pero eliminas la imaginación como herramienta contra el miedo y adelantas cosas que era importante que pasaran después (como el autor del poema). Hombre, gracias guionistas, por demostrar que leyeron el libro y darles a los fans esos guiños tan monos, que cosa tan amable.

Eso - Andy Muschietti

Andy Muschietti, el director

Todo me empezó a sonar mal desde el escándalo del cambio de director. Hace años, antes de que comenzara la filmación, fue muy sonado en Internet que el director original, Cary Fukunaga, tuvo problemas con el estudio ya que no le permitieron seguir adelante con una película de terror poco convencional, que iba a tener su base en los conflictos personales de los niños. Le pidieron que se adecuara a los convencionalismos del género de terror y prefirió dejar el proyecto. Al parecer, con tanto sustito barato, el director nuevo, Andy Muschietti, se apegó perfecto a los deseos del estudio.

Salgo de la sala para encontrarme amigos que “no pudieron dormir” por el horror que les dio la película, críticos que la consideraron maravillosa, espectadores a quienes les pareció “terrorífica”. Analistas que aplaudieron la adaptación. Es decir… nos queda cine de miedo poco creativo y de sustito barato por muchos años. El éxito de ésta, tristemente, va a marcar el camino por el que se construirá la segunda parte. ¿Y el cine de terror que es novedoso, que busca nuevas formas de asustar, que es profundamente inquietante? Meh, ¿qué más da? ¿Quién quiere hacer otro “Resplandor” u otro “Exorcista” si Pennywise puede salir de una esquina de la pantalla y hacer saltar a la audiencia?

¡Buena Suerte!

Anuncios

Un pensamiento en “Película. It (Eso) – Andrés Muschietti, 2017.

  1. Linette

    Excelente reseña, como siempre, justo esperaba leer los tres puntos de vista, al contrario de la película, tú no me has decepcionado.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s