Película. “Coco” – Lee Unkrich, 2017

Soy fan de Pixar desde hace mucho. Quitando “Cars”, creo que no hay historia de ellos que no me guste. Sin embargo, me preocupaba que se metieran en terrenos como la cultura mexicana y las tradiciones del día de muertos. Además, como a mí esa tradición nunca me ha parecido interesante, no encontraba una razón real para esperar con emoción la última entrega de este estudio.

Coco - Poster

Miguel es un niño que nació en una familia de zapateros que odia la música. Este odio se originó cuando su tatarabuela y su bisabuela fueron abandonadas por su padre, un cantante de música mexicana que las abandonó por irse a tocar música por el mundo y ser amado por el público.

Sin embargo, Miguel ama la música y es, en secreto, fanático del gran mariachi mexicano de la historia: Ernesto de la Cruz. Un día, decidido a seguir los pasos de su ídolo, se inscribe en un concurso de música, pero pierde su guitarra cuando su abuela se entera de que quiere ser músico y se la destruye.

Con sólo unos minutos antes de que inicie el concurso, se roba la guitarra de la tumba de Ernesto de la Cruz. Como es día de muertos en México e intentó robar las pertenencias de un difunto, aparece en la tierra de los muertos. Junto a su perro Dante tendrá que navegar esta tierra extraña para encontrar la forma de volver al mundo de los vivos y, en el camino, reencontrarse con el verdadero pasado de su familia.

Coco - Migración

No sé por dónde comenzar… esta película hace bien demasiadas cosas. Primero que nada, mi susto sobre la cultura mexicana fue completamente injustificado. El guion no sólo respeta profundamente las tradiciones y el folklor mexicano, sino que retrata de una manera muy linda la forma en que funciona una familia tradicional mexicana. Hay un montón de guiños a chistes y tradiciones mexicanas que sólo se entienden si has crecido en México (como el niño que come tamales con amenazas o la pericia con que la abuela maneja la chancla cual esgrimista).

Luego toma la tradición del día de muertos y hace con ella lo que “Monsters, Inc” hizo con el miedo a los monstruos dentro del clóset. Sin faltarle el respeto a la tradición, nos da una visión de cómo funciona el asunto desde el mundo de los muertos. Entonces vemos que los muertos pueden cruzar al mundo de los vivos, pero tienen que pasar migración, hay una oficina de quejas, burocracia, trámites…

Pero, además, todo esto utiliza elementos de la tradición, como que los muertos no puedan pasar al otro lado si su familia no colocó su fotografía en el altar, o que el puente para cruzar esté construido de pétalos de flor de cempazuchitl. Del lado de los muertos, las estructuras son coloridas, llenas de elementos prehispánicos y de día de muertos, con esqueletos brillantes, enormes alebrijes, música de mariachi. La película transmite la alegría de la cultura y las fiestas mexicanas.

Coco - Perro

Pero, además de eso, nos cuentan una historia que me gustó mucho. Me atrapó desde el primer momento. Miguel, el protagonista, es un niño inocente que sólo desea alcanzar su sueño sin lastimar a su familia. En la tradición de “Ratatouille”, Miguel se divide entre ser feliz con su familia, que odia la música, y buscar su sueño, ser un cantante famoso. Le rompe en pedazos no poder tenerlos a ambos, pues, como dice Remy, ambos son una parte de él.

A eso hay que sumarle una aventura emocionante llena de momentos divertidos y personajes entrañables. Sí… arquetípicos la mayoría y estereotípicos algunos, pero es una película animada que busca arrojarle un farol al día de muertos, no estamos lidiando con una película compleja construida sobre la complejidad de las necesidades humanas. Pero sí subraya una de ellas con toda claridad: la necesidad de que nos recuerden.

Somos memoria, dicen los neurólogos. En la película, el valor número uno de los muertos es el amor de su familia y ese amor se expresa a través del recuerdo, incluso más allá de la muerte. Irvin Yalom dijo que todo ser humano muere dos veces: cuando deja de respirar y cuando ha sido olvidado. Aún en vida, muchas personas lo que más temen es que nadie los recuerde, que ya no se piense en ellos. Por eso en esta película el gran dolor, el gran castigo, el gran mal no es la muerte (el 90% de los personajes están muertos), sino el olvido.

Coco - Director Lee Unkrich

Lee Unkrich, el director

Pero el recuerdo… cuando en la historia se presenta el recuerdo… quizá el momento más intenso de la película nos demuestra que no se trata del tiempo, ni de la distancia, sino del amor. Nunca olvidamos a aquellas personas a las que amamos y que nos amaron. “Coco” nos enseña que, aún en el mundo de los muertos, este recuerdo es lo que mantiene “vivos” a los difuntos. Y, en la vida, el amor y el pensamiento del ser querido es lo que nos da la fuerza para seguir adelante.

La música de Michael Giacchino, constante colaborador de Pixar, es la cosa bonita. Llena de ritmos mexicanos e instrumentación con mariachi, es otro éxito de esta casa productora. Las canciones, escritas por Kristen Anderson-López y Robert López (que escribieron las de “Frozen”) son un gran tributo a la música mexicana de mariachi. El tema principal de la película “Recuérdame” se presenta en varias versiones y todas son buenísimas. Eso sí, después de escuchar todas las canciones en español y en inglés esta vez sí me decanto hacia las versiones en español sin la menor duda.

Nada que decir de la animación… Es Pixar, es obvio que la animación es de la mejor calidad. Pero ya que hablamos de animación, ¿se acuerdan del corto de Pixar que siempre acompaña a sus cortometrajes? Bueno, en esta ocasión no hay corto de ellos, sino de Pixar Animation Studios. Y si le digo “cortometraje” es por su duración y no por cómo se siente, porque antes de que “Coco” inicie, todos en el público nos tenemos que soplar la segunda pseudo-secuela de “Frozen” que amontona todas las canciones posibles en sus 20 minutos de duración (que se sienten como 120) y que no son siquiera buenas. Así que, por favor, llegar veinte minutos tarde a ver “Coco” no sólo no es criticable, sino necesario.

Bravo a Pixar por el buen trabajo que es “Coco”, por hacer una linda historia llena de personajes entrañables, buena música, mejores canciones, por llevar al mundo, con respeto y bien adaptada, una de las tradiciones más importantes de nuestro país y, sin duda, por poner a media sala de cine a llorar en varias ocasiones. Corran a ver “Coco”, por favor. Vayan ya, ahora mismo.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Un pensamiento en “Película. “Coco” – Lee Unkrich, 2017

  1. Lulú

    Si! es entrañable muy linda película, yo di vuelta a mi al rededor y muchas personas derramaban lagrimitas. Y concuerdo contigo del corto de Frozen me pareció eterno!.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s