Película. “La Liga de la Justicia” (Justice League) – Zach Snyder, 2017

A diferencia de Marvel, que ha logrado grandes éxitos con las versiones cinematográficas de sus personajes, DC ha tenido puros tropiezos. Fuera de “La Mujer Maravilla” todas las demás películas de la franquicia han sido odiadas por la crítica y los espectadores por igual. Hace varios días llegó los cines “Justice League”, que es la respuesta de DC a “Los Avengers” de Marvel. ¿Qué tal les fue?

JL - Poster

Luego de la muerte de Superman, Batman está buscando unir a otros héroes para enfrentar los peligros que amenazan al planeta tierra. Con su fortuna, Bruce Wayne viaja por el mundo para reclutar a Acuaman, Flash y Cyborg. Aunque algunos de ellos le hacen difícil el asunto, al final terminan uniéndose.

¿Quién es su primer gran enemigo? Steppenwolf, un ser monstruoso que quiere robar tres “Cajas Madre” para destruir la tierra, como lo intentó hace muchísimos años sin lograrlo (ya que fue vencido por ejércitos de linternas, amazonas y atlantes). Las tres cajas están en diferentes lugares del planeta. Los atlantes guardan una, las amazonas otra y los seres humanos otra.

Antes de que cante el gallo, Steppenwolf logra hacerse con dos de las tres cajas. Dependerá de la Liga de la Justicia detenerlo para evitar que el poder de las tres cajas unidas destruya a la humanidad. Steppenwolf viene acompañado de un ejército de Parademonios que no harán fácil el trabajo, menos cuando los héroes no pueden comunicarse eficientemente entre sí, menos con la ausencia de Superman, el único capaz de unirlos.

La película me generó la misma reacción que muchas de DC-Comics excepto “La Mujer Maravilla”. Por un lado, tiene momentos increíbles y épicos. Por el otro, es un desastre en muchos sentidos. Guion, personajes, efectos especiales… El problema es que lo bueno es muy bueno y lo malo es muy malo. Pero vamos a ello. Primero lo malo.

Los efectos especiales van de realistas a espantosos. El villano, Steppenwolf, nunca deja de verse falso, una cosa animada horrible que, para acabarla de fastidiar, no necesitaba estar construida en CGI. ¿Por qué ahora todo es a computadora? Este villano bien pudo ser un actor alto bien vestido y maquillado, no hay nada en el personaje que llevara a la necesidad de hacerlo completamente a computadora. Pero ahí está, hecho a computadora y de la peor forma posible. Nunca le creemos nada.

Pero su imagen no es lo peor, sino que se adecua a lo que yo llamo el “fenómeno de villano Marvel”. Es un monstruo humanoide pálido que dice ser muy poderoso, que una escena retrospectiva presume como más destructivo que el mismísimo Apocalipsis… pero cuando llega el Clímax de la historia, es vencido por los héroes sin mucho problema.

Ya que mencioné que el villano de esta película se parece demasiado a otros tantos de Marvel, tengo que decir que me parece que ese es uno de los grandes problemas del universo cinematográfico de DC… parece que quieren parecerse a Marvel. No consiguen tener su propia personalidad. En momentos buscan ser originales y en momentos uno puede casi escuchar a los creadores hablar a través de la imagen, discutir cómo deben parecerse más a Marvel, cómo deben aplicar aquello que a Marvel sí le salió.

Si a eso le sumamos que esta película tuvo dos directores, pues la cosa empeora. Por un lado, Zack Snyder, quien se ha encargado de “construir” las películas más importantes de este universo, es oscuro, serio y le gustan los superhéroes depresivos y llenos de problemas personales. Pro el otro, Joss Whedon es el constructor de las películas más representativas de Marvel, no se mete mucho en problemas personales de los súper héroes, le gustan los chistes y los momentos graciosos. La película se siente parchada por todos lados.

Volviendo un poco a las imágenes por computadora, insisto, en ocasiones se ven muy bien, en ocasiones se ven del asco. El bigote de Superman ya incluso se hizo un tema de conversación en redes sociales y medios tradicionales por igual. El actor que hace de Superman (Henry Cavill) traía un bigote que no podía rasurarse por obligación contractual, así que se lo eliminaron digitalmente y se ve falso como moneda de tres centavos.

En mis años mozos, las películas de héroes eran famosas por tener villanos interesantes. Uno iba al cine a ver “Batman” para disfrutar del Guasón o el Pingüino. Ahora los malos están deslavados como si se los hubieran dado a un homeópata. Así que, uno supondría, lo interesante son los protagonistas. Aquí Steppenwolf es un villano terrible, así que los buenos deben ser la cosa bonita, ¿no?

Zack Snyder y Joss Whedon, los directores

Pues bueno, a ver… La Mujer Maravilla es un pálido fantasma de lo que vimos en su película. De nuevo nos muestran lo mismo (mismos movimientos, misma forma de desviar los tiros). ¡Ya lo vimos! Ya tuvimos una película completa de eso… ¿Qué más? Ah, pues conflictos personales superficiales que la hacen cuestionarse durísimo su rol en el mundo durante veinte minutos (como si no llevara cincuenta años en ello), para luego resolverlo como si nada.

Batman… él es interesante, Nolan logró construir una trilogía basada en Bruce Wayne y Batman como personaje. Aquí lo deshacen. Yo soy de los que fui fan del Batman de Affleck en “Batman v Superman”. Aquí Batman es una pálida y lamentable sombra de lo que ha sido el personaje desde tiempos de Tim Burton. A pesar de los esfuerzos de Affleck, el guion lo desnuda de todo lo que hace que Batman sea Batman.

Acuaman y Flash son la misma cosa en dos extremos diferentes. Los dos están ahí para ser graciosos. Acuaman para ser gracioso por ser macho y fuerte; Flash para ser gracioso por bobo y desadaptado. Acuaman tiene momentos construidos para verse “cool” y terminar con una punchline, nada más. Flash no puede estar en cámara sin decir una idiotez o ser chistoso. ¿Ese es el Flash del cómic? ¿Es así de burdo y bestia? Creo que Ezra Miller es uno de los mejores actores de su generación, pero el guion no lo deja pasar de comedy relief.

¿Cyborg? Me da igual. Siempre me ha parecido un personaje tan interesante como pan mojado en agua. Aquí intentan hacerlo llamativo con un conflicto personal que hubiera sido genial (incluso profundo) en su propia película, pero aquí va y viene como un asunto rápido del que hay que deshacerse rápido para iniciar con la acción. Ese es un gran problema de esta película. De todos los héroes, tres de ellos son presentados en una película que necesita mostrar sus orígenes lo más rápido posible. Con ello, se pierde el vínculo con ellos y, a decir verdad, el interés de la audiencia.

No me vinculo con Flash porque conozca sus conflictos, dado que se tomaron dos segundos en medio mostrarlos, me vinculo porque es torpe y simpático. No me vinculo con Acuaman dado que… quien sabe, algo pasa con él. No. Me vinculo porque es guapo, masculino, gracioso y cool. Los problemas personales de Cyborg no me interesan, más bien me cansa que el tipo pase de furioso-frustrado a héroe-feliz porque no tenemos el tiempo suficiente para desarrollar ese arco.

Curiosamente, Superman fue el único que me dejó contento. Creo que esta es la primera vez que el personaje de Cavill se comporta como el verdadero Superman, el que siempre hemos querido ver en este universo. Eso si ignoramos su “bigote” de mentiras lo suficiente para no asquearnos.

Ahora lo bueno: Primero que nada, hay momentos entre los héroes que son muy divertidos, algunos, y entrañables, otros. No logra alcanzar a Marvel en los vínculos interesantes entre sus protagonistas (de nuevo, porque no le da tiempo), pero la relación entre los personajes es mucho mejor que las escenas de acción y de pelea. Sin duda, son las partes que más me gustaron de la película.

Lo segundo es la música. Para ser una colección de películas tan pésimamente planeada (este Flash no es el mismo que el de la serie televisiva, a quién se le ocurre), la música es respetuosa de otras versiones de los mismos personajes. Me dio gusto escuchar el tema de “Batman” de la versión de Tim Burton aquí y allá en las escenas importantes de Batman. Se me hizo un detalle muy lindo, aunque entiendo que no cualquiera es capaz de pescarlo.

Me gustó mucho lo que la película promete. Nos promete a Linterna Verde, nos promete más películas de la Liga de la Justicia en el futuro, nos promete al grupo de villanos que se unen y hacen una antítesis de la Liga de los súper héroes (el segundo cortito después de créditos está muy bueno). La pregunta es… ¿podrán cumplir lo que prometen? Con un Ben Affleck que ya quiere abandonar a Batman y una Gal Gadot que ya se está poniendo sus moños, junto con los pésimos resultados en taquilla de todas estas películas, el asunto se ve complicado.

La película me divirtió, pero nada más. Sí me decepcionó lo que le hicieron a Batman. Sí me molestó la superficialización de personajes como Flash, Acuamán o el Comisionado Gordon. Me chocó que parece una película de bajo presupuesto (una ciudad en peligro supone estar llena de gente que NUNCA vemos, sólo nos muestran a una sola familia que parece vivir sola en la ciudad que se cae a pedazos) y CGI barato. Me molestó que no se comprometan a la visión oscura original por copiar la comedia a la que cada vez más y más se inclina Marvel.

Ya qué digo. Aquí es un buen lugar para terminar, así que mejor me despido y les deseo buena suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s