Película. “Las Travesuras de Petter Rabbit” (Petter Rabbit) – Will Gluck, 2018.

Aunque la película del fin de semana fue “Tomb Raider”, no conseguí boleto, así que tendré que ser paciente y esperar un poco más. Empero, pude ver “Las Travesuras de Petter Rabbit”, que prometía ser la competencia norteamericana de “Paddington 2” y, al decir de algunos críticos, igual de buena. Como “Paddington 2” me pareció extraordinaria, me lancé a ver ésta.

PR - Portada

Petter Rabbit, su primo y sus tres hermanas gemelas viven felices robándose los vegetales del jardín del señor McGregor, un viejo amargado que hace hasta lo imposible por mantener a los animales del bosque lejos de sus hortalizas. Sin embargo, un día el hombre cae muerto de un infarto debido a su vida insana. Todos los animales del bosque creen que serán libres de comer todo lo que quieran y vivir en la mansión McGregor a sus anchas…

Hasta que el heredero del Sr. McGregor, Thomas, llega a tomar posesión de la casa y el huerto. Como nunca conoció al viejo cascarrabias, no le tiene ningún afecto a la casa ni a las tierras circundantes, por lo que quiere venderlas y comprarse una juguetería en Londres. Es un tipo excesivamente limpio, obsesionado con el orden y las buenas costumbres, así que la presencia de animales en la propiedad que quiere vender lo pone con los pelos de punta.

No así su vecina, la hermosa Bea de quien Thomas se enamora poco a poco. El problema es que ella es amiga de todos los animales del bosque y en especial de Petter Rabbit. Ahora, el conejo tendrá que usar toda su astucia para deshacerse de Thomas y reclamar de nuevo la casa y el huerto, pero sin lastimar a Bea. A la vez, Thomas tendrá que planear una forma inteligente de desaparecer a Petter del planeta sin que ella lo culpe por ello.

PR - Ella

Primero que nada tengo que aplaudir la animación. La mezcla de personajes reales con animales insertados por computadora es maravillosa. Incluso la interacción entre personajes de ambos mundos se ve de lo mejor. Hay una secuencia de una pelea cuerpo a cuerpo entre Thomas y Petter en donde el espectador queda completamente convencido, no parece que el conejo no esté ahí en realidad. Bravo por la animación cada vez más realista.

Sin embargo, esto no es nada nuevo. ¿Aplaudible? Desde luego. ¿Mucho mejor que en películas de antaño? Claro, tenía que serlo. Pero ya lo vemos en todos lados. Al inicio mencioné a Paddington… pues esta película no le pide nada a aquella. La mezcla de elementos reales con efectos animados ya no es nada nuevo. Ya no estamos en los tiempos de “Rogger Rabbit” donde era todo un logro, menos en los de “Canción del Sur” o “Mary Poppins”. Aquellas películas fueron novedosas, “Petter Rabbit” no va a quedar ni siquiera nominada por ello.

¿Entonces cuál es el valor que sostiene a una animación maravillosa? La historia. Y “Petter Rabbit” sufre mucho en ese sentido. Sé que todas las historias ya han sido contadas… y no espero que hagan un desarrollo completamente novedoso que rompa paradigmas en una película de niños, obviamente, pero tampoco irse tan a lo seguro con un argumento demasiado común en las películas de este estilo. Y ojo, no me vayan a decir que es para niños, porque hay cine infantil con historias entrañables que no se quedan en la línea fácil ni en los conflictos comunes.

PR - El

Petter Rabbit es el héroe exacto que esperamos de este tipo de películas. Lo hemos visto mil veces más en todas las demás historias creadas para niños. Es valiente y seguro de sí mismo, arriesgado y con cicatrices que no quiere aceptar, que sabemos que va a aceptar al final y ello lo ayudará a crecer y resolver el último problema justo en la parte álgida del climax. Vaya… es Alvin la ardilla, es Stuart Little, tal cual. Los personajes humanos son mucho más interesantes y, aunque ya los hemos visto, son arqutipos más que estereotipos.

Hablando de personajes, Bea es representada por Rose Byrne, que en todas las películas en donde la he visto sala haciéndole de ella misma. Pero Domhnall Gleeson… qué bárbaro, que gran actor. “Harry Potter”, “Cuestión de Tiempo”, “El Despertar de la Fuerza”, “¡Madre!” El tipo es capaz de transformarse sin un solo disfraz. Es, sin duda, uno de los mejores de su generación y creo que incluso ha superado a su padre (Brendan Gleeson). En esta película le pone muchísima pasión y es, quizá, el personaje que sostiene toda la estructura (pasa poco antes de que le robe todo el interés al conejo protagónico).

Pero quizá el mayor problema de esta película es lo lejos que está de su fuente de inspiración. “Petter Rabbit” es el protagonista de varios cuentos escritos por la autora inglesa Beatrix Potter a principios del siglo XX. Los libros estaban ilustrados con imágenes que aparecen en la película a forma de tributo, pintados por el personaje de Bea, narradora de la historia y representante de la verdadera Potter. La cosa es que las historias de Potter no se acercan siquiera al tono, la animación ni la narrativa de esta película.

PR - Will Gluck, director

Will Gluck, el director

En sus cuentos, Potter no sólo comunicaba buenos valores para los niños con historias inocentes y divertidas, sino que además hablaba de la naturaleza y mostraba, a través del amor por los animales, su conocimiento sobre la vida natural y el amor por su profesión (estudiaba los fenómenos naturales). Y eso es lo más extraño… por un lado, la película muestra un gran amor por las historias de esta autora (casi todos los personajes de sus cuentos están presentes, aunque sea sólo como cameos), por el otro, pareciera que ni se molestaron en traducir a cine, de forma respetuosa, el tono y los contenidos de los cuentos originales.

Obvio, como buena película de animación norteamericana, está llena de chistes escatológicos que no encontramos en la fuente original, como los momentos en que un conejo se echa un pedo y se supone que debe resultar graciosísismo. ¿Cuántas películas animadas necesitan los Estados Unidos llenar de chistes de gases y eructos antes de que de verdad dejen de resultarles divertidos? “Petter Rabbit” tenía todo para convertirse en “Paddington” pero prefirieron acercarse más a “La Era del Hielo” y ese tipo de pavadas. Ah, y el gran talento en voces (Sam Neill, Daisy Ridley, Margot Robbie y otros) no la salvan… aunque los productores seguro con ello lo intentaron.

Si no conoces los cuentos originales… o si eres un niño de seis años o menos que sólo necesita de personajes coloridos simpáticos, entonces ve a verla. Si no eres ninguna de las dos cosas, e incluso si eres la primera, pero no la segunda, evítate la pena. Si tienes niños chicos en casa, ve a verla, tiene un par de detalles graciosos. Pero en una sala llena de niños, no escuché una sola risa. Bueno… sí. La mía. Con UN detalle. Punto. Ninguno de los niños estaba entusiasmado. Eso es decir mucho, creo.

¡Buena suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s