Película. “Los Extraños: Cacería Nocturna” (The Strangers: Prey at night) – Johannes Roberts, 2018

Aunque el cine de terror suele decepcionarme, sigo dándole oportunidades de ponerme en una situación difícil desde el punto de vista psicológico. Obviamente pocas lo logran, pero yo no pierdo la fe, así que me metí a ver esta película con un prejuicio enorme, pues la juzgué desde el póster como una slasher movie atascada de los peores clichés del género. ¿Le atiné o salí realmente sorprendido?

Strangers - Poster

Mike y Cindy son una pareja moderna que tiene dos hijos: Luke es deportista, centrado y afectuoso, mientras Kinsey es una rebelde sin causa que se la pasa lloriqueando y quejándose de todo y de nada. Debido a problemas que nunca explican del todo, Mike y Cindy deciden mandar a Kinsey a un internado. Pero antes de que su hija se vaya a vivir a otra ciudad, deciden pasar un rato juntos.

¿Dónde? En un parque de remolques administrado por los tíos de Cindy. En verano es un lugar popular que se atasca, pero en el momento en que se desarrolla la película está vacío, así que será una forma maravillosa de unir a la familia antes de que cada quien se vaya por su lado. Por culpa de Kinsey la familia sale tarde de casa, así que llega de noche al parque de remolques. Encuentran una nota de los tíos en donde les dejan las llaves en el mostrador de la administración y les dicen “nos vemos mañana”.

Lo que la familia no sabe es que los tíos han sido asesinados por tres extraños con máscaras: dos de ellos (mujeres) llevan máscaras de muecas mientras que el otro se cubre el rostro con una especie de costal. Pronto, la familia será víctima de estos sanguinarios asesinos, que ya habían hecho de las suyas en una película anterior llamada simplemente “Los Extraños” y estrenada en 2008. Ahora, diez años después, la pesadilla regresa y estos desgraciados no se detendrána ante nada en su búsqueda de dolor y sangre.

Strangers - Asesino

Pues fui más atinado que el Oráculo de Delfos, porque esta película es exactamente todo lo que esperamos de ella con tan sólo ver el póster. Es una slasher movie de lo más básico y simplón que existe. Tres fulanos disfrazados con máscaras persiguen a los miembros de la familia uno por uno. Como se espera en cualquier película de terror, es la hija rebelde la que más oportunidades tiene de sobrevivir. Toda la película se desarrolla en la oscuridad y los sustos de brinquito están ahí justo en donde deben estar, es decir, uno los ve venir desde que abre de un empujón la puerta del cine.

¿Alguno me hizo saltar? No… los sustos de saltito no me hicieron saltar, lo cual hace que sean ineficientes hasta en su nombre. Los anuncian con bombo y platillo de tal forma que cuando llegan no podría importarnos menos. La película es tan entretenida que de los quince que estábamos en la sala, terminamos cuatro, todos los demás se salieron. ¿Por fuerte? No. Por aburrida. Porque sabemos qué va a suceder paso a paso.

“Oye”, podrían decirme, “pero en otros textos aseguras que en todas las películas sabemos qué va a pasar y sólo las vemos para saber cómo va a pasar”. Eso es cierto, pero aquí no queremos saber cómo va a pasar por una razón muy sencilla. ¡Ya sabemos cómo va a pasar! Literalmente, todo lo que los personajes hacen lo hemos visto en doscientas treinta y dos películas de terrror. Las cosas “novedosas” las hemos visto mil veces. Las cosas convencionalistas, pues caray, por algo son convenciones (los asesinos precisos que fallan cuando se trata del protagonista; las heridas profundas que sangran y sangran sin matar al herido; los villanos que parecen muertos pero se levantan para un último susto; los buenos que parecen muertos pero se levantan de todos modos; personajes que son capaces de caminar o no caminar dependiendo la necesidad del guion y sin importar la profundidad de la herida, etcétera).

Strangers - Johannes Roberts, el director

Johannes Roberts, el director

Para acabarla de fastidiar, tiene un final abierto de esos que no están para poner la primera piedra de una secuela, que no son claros sobre lo que quieren decir, pero que tampoco son concluyentes. Entonces es como un querer decir algo que sabemos que no puede ser, pero que igual y es, pero puede ser una confusión, o un trauma, pero quizá es una amenaza… ¡ah, pero qué pereza! Y detrás de todo ello, unos fulanos que no saben cómo terminar su película con el último intento de sustito completamente poco funcional e innecesario.

¿Pero tiene algo bueno? Pues tengo que felicitar a los actores. Los cuatro hacen un esfuerzo mayúsculo para convencernos. Son muy buenos en lo que hacen y se toman la historia muy en serio. Sin embargo, el guion no los ayuda mucho, porque por más que se esfuercen, llega un punto en que “¡déjennos en paz!” es una reacción que sencillamente deja de funcionar. También tendría que aplaudir el uso de la música y el sonido en una escena, pero aunque funciona, tampoco es como que haya sido idea de este equipo de cineastas, pues se ha visto en otros lados y varias veces. De hecho, para un uso del sonido mucho más interesante en una película de horror reciente, “Un Lugar en Silencio” hace un mucho mejor trabajo.

Termino afirmando lo que es obvio: brinquensela. Por favor, no pierdan esa hora y media con esta película. Si te gustan las historias de terror, ésta no asusta. Si te gustan las películas slasher, pues quizá te llame la atención, pero dista mucho de ser la mejor de su estilo en muchísimos sentidos. Vaya, que de verdad no encuentro qué recomendar de esta película, la considero una pérdida de tiempo hecha y derecha.

¡Buena Suerte!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s