Película. “Deadpool 2” – David Leitch, 2018.

Después del horrible Deadpool de “X Men Origins: Wolverine”, el personaje volvió en 2016 con una historia hilarante que nos lo mostraba tal como lo encontramos en los cómics. La película fue un éxito y este fin de semana llegó a las salas de cine su secuela. ¿Es tan buena como la primera?

Deadpool - Poster

Wade Wilson se la pasa persiguiendo y matando maleantes a diestra y siniestra, hasta que uno de sus enemigos lo ataca en su casa y mata a su novia Vanessa. Luego de vengarse del asesino, Wade intenta suicidarse, pero su poder lo hace imposible. Coloso, el X-Men, lo lleva a la Escuela de Charles Xavier para Jóvenes Talentosos, con la intención de convertirlo en parte del grupo de héroes.

Junto a los X-Men, Deadpool conoce a un niño con sobrepeso llamado Rusell. El niño está furioso con los enfermeros del hospital de mutantes donde creció, a quienes planea incinerar con sus poderes de fuego. Luego de que Deadpool asesina a varios de los enfermeros, Rusell y él son llevados a una prisión para mutantes. Ahí, les colocan un collar metálico que neutraliza sus poderes. Rusell deja de disparar fuego y Wade comienza a morir del cáncer que tiene su cuerpo invadido.

Un hombre misterioso que llegó del futuro, Cable, ataca la prisión para asesinar a Rusell. Al principio, Deadpool no tiene interés en ayudarlo, pero ve a Vanessa en el más allá y ella le dice que su corazón está en el lugar incorrecto. Deadpool lo interpreta como que su responsabilidad es salvar al niño. De aquí en adelante, la historia se convierte en una aventura en la que Deadpool hará todo lo posible para salvar a Rusell de las garras de ese peligroso viajero en el tiempo.

Deadpool - Los de siempre

La película continúa con lo que hace a Deadpool tan especial tanto en el cómic como en la primera película: el personaje rompe la cuarta pared, el tipo sabe que es un personaje de ficción y que su historia es una película con un guion y actores representando a sus pares. Esto nos lleva a situaciones muy graciosas en donde Deadpool se queja de lo flojos que son los guionistas y hasta se nos queda viendo para subrayar herramientas literarias (como el foreshadowing).

Yo me reí durante sus dos horas de duración. La película va en contra de un montón de cánones del cine de súper héroes. Deadpool crea un equipo de mutantes que no se mantiene vivo ni quince minutos, mientras esperamos (por las convenciones y los avances) que fueran el equipo del protagonista toda la aventura. Lo simpático es que este equipo está formado por actores famosos e importantes, así que nunca me pasó por la mente que los despacharan tan pronto y, eso en sí mismo, me pareció muy gracioso. A diferencia de otras películas que hacen lo inesperado sólo para levantarse el cuello porque hicieron “algo inesperado”, ésta lo hace para criticar las convenciones de género y echarnos a reír un rato.

De cualquier modo, a pesar de que la película es graciosa todo el tiempo, sabe en qué momento debe ser seria. Vaya, el guion es tan “Deadpool” (no puedo definirlo de otro modo) que puede pasar del chiste a la seriedad total en un segundo sin mayor problema. Y comprendemos lo chistoso en el chiste y nuestra mente se adapta perfecto al momento serio que le sigue. Ryan Reynolds nos hace morir de la risa un segundo y luego suelta un mensaje importante entre lágrimas y funciona, ¿por qué? Porque eso es Deadpool.

Deadpool - Buenos

Esta cinta está atascada de referencias a otras películas nuevas y viejas por igual. Desde Deadpool haciendo el famoso paso de Jenniffer Beals en “Flashdance” hasta referirse a Cable como “Thanos” (el actor que hace de Cable es quien le da voz al villano de “Infinity War”). Pero también vuelve a burlarse de “X-Men origins: Wolverine” en más de una ocasión y hace referencias visuales, temáticas e incluso musicales a “Logan”.

Los cameos no se dejan esperar. Tenemos, como siempre, a Stan Lee en una de sus presencias menos obvias, pero también podemos ver a Alan Tudyk y los protagonistas de “X-Men Días del Futuro Pasado” (luego de que en la primera parte Deadpool se quejara de que no había otros X-Men en su base de operaciones). Por ahí me dijeron que aparece un Matt Damon muy maquillado, pero no lo pude ver por ningún lado. Y entre los miembros del nuevo equipo X-Force están Terry Crews, Bill Skarsgard y Brad Pitt. Muchos de estos cameos nos arrancan una carcajada.

Quizá una de las cosas que más graciosas fue Domino una “mutante” que sólo tiene buena suerte. La forma en la que escapa de la muerte una y otra vez es increíble porque se debe, sin duda alguna, a la suerte. Mientras todo estalla a su alrededor y nada le sucede, Deadpool se comporta de una forma completamente graciosa y Cable dramático y serio. Uno se pregunta si los personajes están en el mismo lugar porque no pueden tener tonos tan disímiles… sin embargo así es, los tienen… y en ningún momento incomoda, al menos, claro, que seas un amargado.

Deadpool - David Leitch

David Leitch, el director

Dentro de mis quejas a la película están los personajes animados por computadora. Luego del maravilloso Thanos de “Infinity War”, ver la fea e irreal animación de Juggernaut me pareció lamentable… aunque cabe la posibilidad de que haya sido intencional, pues el mismo Deadpool anuncia, antes de la lucha entre Juggernaut y Coloso: “Aquí viene una gran y ruidosa pelea animada por computadora”. Eso sí, este Juggernaut se acerca mucho más al del cómic y deja atrás al intento realista de “X-Men: La Batalla Final”.

Al final, la película nos quiere dar un mensaje simplificado que me parece muy alejado del núcleo sarcástico y políticamente incorrecto de Deadpool. Un personaje que ya se metió con el feminismo, que se mofa de la equidad, que tiene en la boca las palabras más poco populares del universo… al final está convencido de darnos una clase de bondad y de que todos merecemos sentirnos amados. No queda mal, está bonito y todo, pero yo esperaba una “deadpooleada” al final de esa historia, al vuelta de tuerca en la que manda todo eso al caño y se mantiene con ese realismo cínico que lo resalta.

Una de las cosas que más me gustó, sin duda, es la actuación de Ryan Reynolds. Se nota que ADORA al personaje. Es de los pocos actores que tiene el traje en su casa y se lo pone de vez en cuando para salir a la calle. Pero más allá de eso, no sólo goza estar en la piel de Deadpool, sino que es uno de los guionistas. Conoce tan bien al personaje y está tan enamorado de él que se entrega por completo. Es claro cuando un actor ama a su super héroe, si no me creen, comparen al Iron Man de Robert Downey o el Deadpool de Ryan Reynolds con el Flash de Ezra Miller o el tristísimo Batman de George Clooney.

No puedo terminar este texto sin decir que me doblé de la risa en las escenas post-créditos. Deadpool arregla todos los grandes errores del pasado del cine en donde han aparecido él y Ryan Reynolds. Está tan bueno que ya hizo enojar a un par de productores y Warner Brothers está, al parecer, enfadado con él en extremo. Por favor quédense a las escenas post-créditos, valen muchísimo la pena, sobre todo si han seguido las películas de Ryan Reynolds en el mundo de los cómics.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s