Película. “Cuando Ellas Quieren” (Book Club) – Bill Holderman, 2018.

Vi el trailer de esta película varias veces en el cine y una ocasión en Internet. Me atrapó al instante. Primero, por la presencia de esas cuatro grandiosas actrices en pantalla y, segundo, porque me gustan mucho las historias de amor que salen de lo común, en este caso, hablando no del amor joven al que estamos acostumbrados, sino del amor en la tercera edad, en la vitalidad que hay en esos años y la forma en que, aún en el ocaso, los seres humanos aún podemos encontrar esperanza, ilusión y deseos de vivir. ¿Está tan buena como el trailer prometía?

Book - Portada

Vivian es una empresaria dueña de hoteles que tiene siempre todo bajo control, le gusta el sexo pero odia el amor porque siente que la vulnera. Diana es una viuda que ya no gozaba su matrimonio mucho antes de que su esposo muriera, y tiene dos hijas que la tratan como una ancianita inútil. Sharon es una jueza federal divorciada que tiene que lidiar con que su ex-marido se case con una jovencita cuarenta años menor que él, literalmente la cambiaron por un modelo nuevo. Carol es una chef con un matrimonio exitoso que se ha enfriado desde que su marido se jubiño un par de meses atrás.

Juntas, formaron desde los años de su juventud un club de libros. A cada una de ellas le toca escoger un libro que todas han de leer y luego se reunen a comentarlo entre vino y risas. Luego de curenta años, les toca “Las Cincuenta Sombras de Grey” de E. L. James, que Vivian escoge intencionalmente por sus escenas de sexo explícito y, como su mala fama asegura: ser un libro capaz de calentar a las señoras que tienen una vida sexual frustrante.

Leer el libro las pone en contacto con un tema que las cuatro habrían querido olvidar: el sexo. Vivian quiere enamorarse del hombre que le pidió matrimonio en su juventud, pero le da miedo; Carol quiere que su esposo vuelva a tener sexo con ella sin importar qué tenga que hacer para conseguirlo; Diana quiere quitarse de encima a sus hijas controladoras e iniciar una relación con un piloto unos años menor que ella; Sharon quiere volver a internarse en las relaciones de pareja y la sexualidad para finalmente superar su divorcio y la forma en que su esposo logró reahcer su vida sin ella.

Book - Amigas

¿Suena padrísimo? Sí, pero no lo es. La película sufre de un triste síndrome muy común en nuestros días, el del trailer que nos cuenta la película íntegra y, en el peor de los casos, hasta nos transmite todas las partes que valen la pena de la cinta completa. Cada buen chiste, cada diálogo interesante, cada momento llamativo… todo está en el trailer. De haber sabido me hubiera ahorrado la película si el trailer me lo dijo absolutamente todo y de manera más corta y con música que terminó siendo más eficiente.

Pero déjenme volver un poco sobre mis pasos y ser más específico sobre mi amargada queja. La película nos lleva por todos los lugares comunes del cine de amor en general y el cine de amor de la tercera edad en particular. Las quejas sobre que “ya no tienen edad para eso”, el cuerpo flácido, la gordura, los cuerpos delgados que resultan de cirugías plásticas sobre las que se hacen bromas, las citas románticas con hombres que dejan mucho que desear… Y lo peor es que cada una de las historias tiene varios conflictos que no tienen pies ni cabeza y resoluciones que son más fáciles que hervir el agua.

Por ejemplo, la historia de Vivian es la de una mujer que se  la pasa de cita en cita con el que fue el amor de su juventud. Entre una cita y otra se queja de su existencia y del amor, la forma en que nos hace perder la cabeza y todo eso, se echa grandes monólogos sobre cómo es exitosa y no necesita más en la vida. Al final, decide resolverlo y no lo logra, pero el guion le echa una manita y la salva de la forma forzada a la que el cine de amor norteamericano nos tiene acostumbrados.

Book - Andy Garcia

El conflicto de Carol es OBVIO. Uno como espectador se lleva la mano a la frente doscientas veces porque no es posible que una mujer que lleva casada cuarenta años con ese fulano no pueda ni siquiera sospechar lo que le está pasando. Vaya, la tía no tiene ni medio gramo de comunicación con su marido y él, que se supone que tiene en ella a su mejor amiga y confidente, es incapaz de decirle lo que le sucede. Mientras tanto, yo me preguntaba por qué ninguno de los dos abría la boca y veía al guionista, frente al teclado, intentando estirar ese conflicto forzado durante páginas y páginas. Igual que con Vivian, el problema de Carol se soluciona con dos diálogos que pudieron llevarse a cabo desde el minuto cinco y sin darnos una razón por la cual no se tuvo.

El conflicto de Sharon es el menos trabajado, se ve que es quizá el personaje que menos le gustó a los creadores, porque sencillamente se le da menos tiempo y su desarrollo es el menos interesante. Todo lo que es chistoso de la historia de Sharon está en el trailer, como ya lo dije, así que ahí no hay sorpresas. El personaje tiene lo que deberían ser momentos de crisis dramática, pero el director no logra comunicarlos como tal. Al final, apoya a todas sus amigas a resolver sus problemas y funciona como personaje espejo en un montón de escenas, pero su historia cierra con un final de pereza quer no tiene ni siquiera un catalizador.

Finalmente, quizá el conflicto que más me molestó fue el de Diane. Es una mujer independiente, capaz y que no necesita de sus hijas. Sin embargo, como dije antes, ellas la tratan como una anciana que se cansa si sube escaleras o que debe vivir con ellas en su ático. ¡Y Diane no les dice nada, nunca! No hay un diálogo de “oigan, desgraciadas, ¡no soy una anciana de noventa y ocho años! Nada. Las hijas sencillamente no pueden ver la realidad de los hechos, el esposo de una de las hijas tampoco, la madre tampoco. Nadie ve nada y todos dejan correr el conflicto como si fuera lo más normal del mundo, no vaya a ser que dos líneas de diálogo dejen al guionista sin nada más que contar.

Book - Slim

Pero es peor, porque la película no nos cuenta qué sucede en una escena en donde las cosas por simple lógica no pudieron pasar como el filme lo muestra. Spoilers en lo que sigue del párrafo: Diane y su novio Andy García están en la alberca, sus hijas llegan con la policía y los encuentran besándose. Corte a Diane guardando sus cosas en una maleta para irse con sus hijas a vivir en su desván, con Andy García preguntándole por qué se va, sin detenerla. A ver… Andy García, un profesional de sesenta años, piloto, un adulto hecho y derecho… deja que dos treintañeras idiotas se lleven a su novia, una mujer independiente y adulta que está ahí por su propio gusto.  ¿Por qué demonios? Y ella, Diane, deja al hombre que ama porque sus hijas se la quieren llevar, así, sin argumento alguno. ¿La estaba maltratando? No. ¿Violando? No. ¿Entonces por qué él deja que las hijas se la lleven y ella se deja llevar? Esta escena no tiene el menor de los sentidos. Y los creadores lo saben, por eso la cortan y no nos muestran las discusiones que llevaron a una conclusión tan sin sentido.

Un poco más de spoilers: Al final de la película, Diane hace lo que debió haber hecho cuando sus hijas llegaron y los encontraron en la alberca (o lo que debió decirles desde el principio): “¡Hijas, no soy una anciana, quiero ser feliz, todavía puedo amar, este hombre me ama, me calienta y me encanta así que permiso, me voy con él y dejen de joder!” ¿Y acaso el guionista hace un esfuerzo? ¿Acaso las hijas continuan el conflicto con argumentos como “eres viuda reciente”, “te va a engañar”, “te va a lastimar”, “ya estás vieja”? ¡No! Las dos ponen carita de gato tierno, la dejan ir y le desean buena suerte. ¡Pero qué pereza de guion! ¡Esta película es un cortometraje, por Dios!

Bueno, ¿pero al menos toca el tema del amor en la tercera edad? De forma muy superficial, con dos o tres dialoguitos que serían muy buenos si vinieran seguidos o precedidos por una historia mejor construida o personajes que se portaran con lógica y no como títeres de un guion que busca respuestas fáciles y no logra dar con conflictos que requieran personajes idiotas para seguir caminando. ¡Sí, las mujeres de la tercera edad pueden amar! Y sí, también se ilusionan como adolescentes, también tienen deseos, sueños, también quieren recuperar el tiempo perdido.

Book - Bill Holderman

Bill Holderman, el director

Claro que hay vida después de la muerte de la pareja; hay vida después de un divorcio; hay vida después del retiro, hay vida después de que a una persona la cambian por otra. Hay nuevas esperanzas y momentos oscuros. Y hay deseo sexual, amor y sueños. Pero la película apenas toca esto, prefiere irse por las bromas de pastelazo y peor, bromas de pastelazo que no sólo hemos visto mil veces en otras películas, sino que, insisto con necedad y furia, que vimos en el trailer. Todas, vimos absolutamente todas las bromas, no hay una que no cupiera en esos dos maravillosos minutos que prometen lo que no terminan de cumplir.

Y, como si fuera poco, el guion intenta convencernos de que cuatro mujeres cultas y brillantes, exitosas e independientes, se excitan y emocionan con tres de las novelas peor escritas de los últimos años. “Las Cincuenta Sombras de Grey” y sus dos secuelas hacen sudar y enrojecer a cuatro mujeres que llevan leyendo un libro a la semana durante cuarenta años. ¿Saben la cantidad de literatura increíble que han de haber tenido entre sus manos? Ah, pero de nuevo, el camino fácil… las novelas de E.L. James. Y sí, la autora de “Grey” tiene un cameo en la película, con lo que deja claro que el guionista y/o director de esta película la tiene en alta estima. Y, por la pobreza de esta historia en general, se nota… se nota mucho.

¡Qué desperdicio de talento, coño, y qué desperdicio de líneas argumentales y personajes que pudieron habernos entregado una película entrañable, divertida, dramática, una película con el tipo de humor analítico sobre la condición humana, un humor negro sobre la vejez y sus vicisitudes! Pero no, supongo que eso será otro día con más tiempito.

¡Buena suerte!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s