Psicología. Las Mentiras del Psicoanálisis – respondido

Hace poco me encontré un video de YouTube llamado “Las Mentiras del Psicoanálisis”, puesto en línea por un canal llamado “Píldoras de Psicología”. Si quieren ver el video pueden hacer click aquí. El canal tiene desactivados los comentarios de los visitantes, lo cual me parece siempre llamativo, pues ¿qué creador de contenido no quiere ponerse en contacto con sus espectadores? Como no pude contestar al video allá, lo haré aquí.

Pildoras - Portada

Pues bueno, empecemos. Lo primero que hace el conductor del programa, Alberto Soler, es decir que Freud y su diván es lo primero que nos viene a la cabeza cuando se habla de psicología. Lo dice como algo injusto, pues a su decir “comparar la psicología con el psicoanálisis es como comparar la medicina con las sangijuelas”. Triste analogía la del señor. En realidad, Freud es considerado el padre de la psicología moderna porque fue quien, por primera vez, sistematizó un estudio de la mente, los afectos y la conducta, lo que sigue haciendo la psicología hasta nuestros días. Así que, aunque al fulanito le moleste –y como lo dice el psicoterapeuta Irving Yalom en su libro “El Don de la Terapia”– fue Freud el primero que creó una consulta clínica profesional para tratar los problemas afectivos, algo que hasta entonces era inexistente pero que, desde entonces, no ha parado.

A partir de este momento hace un montón de aseveraciónes que es importante responder, así que, disculpándome primero por el largo texto, iré numerando lo que él va diciendo y responderé a todo ello puntualmente:

1.- Freud era cocainómano, obsesionado con el sexo, profundamente misógino y atribuía al ser mujer los problemas que las mujeres tenían. Vamos por partes. El señor juzga el pasado con los estándares del presente. En tiempos de Freud no se conocía la cocaína como hoy. De hecho, Freud se considera uno de sus descubridores y, en ese tiempo, ni estaba del todo estudiada, por un lado, ni se usaba como droga recreativa, por el otro. Aquél que escuche esto fuera de contexto juraría que Freud era un drogadicto cualquiera que se inventaba sus teorías mientras estaba en un pasón de cocaína. No es así en lo absoluto.

Píldoras - Freud

¿Obsesionado con el sexo? No más que cualquier ser humano normal. ¿O vamos a negar que todas las civilizaciones a lo largo de todas las épocas han estado y están obsesionadas con el sexo? No, sin duda. Empero, se puede decir que “el psicoanálisis” está obsesionado con el sexo a partir de esta crítica, aunque el señor no lo dice de ese modo. No se puede negar que muchas teorías de Freud tienen su asidero en la sexualidad (no todas, pues sería caricaturizar su teoría o peor, desconocerla), pero eso no significa que el psicoanálisis en general (sí, aquél que va más allá de Freud, pues a muchos críticos del psicoanálisis se les olvida que Freud no es el único psicoanalista de la historia) sea enteramente sexual.

Finalmente sobre su misoginia se puede decir lo mismo. Más que misógino, era hijo de su tiempo, en donde las mujeres tenían menos derechos que en nuestros días y en donde la misma sociedad no les permitía roles más allá que los que “correspondían a su género”. Si Freud era misógino, lo era también la sociedad de su tiempo, no es un desatino que aplique sólo a él. Sin embargo, volvemos a lo mismo: esto es una crítica a Freud, pero el video se llama “mentiras del psicoanálisis” y ello resulta, por decir lo menos, engañoso. No dudo que haya psicoanalistas misóginos, racistas, homofóbicos y todo lo que se guste, pero una cosa es el psicoanalista (incluyendo a Freud) y otra cosa es el psicoanálisis, que nunca pide ni exige tales posiciones. Además, una cosa es el psicoanálisis de 1900, otra cosa es el de 1980 y otra cosa es el de 2018. Este video parece comunicar, de forma indirecta (aunque varias veces a lo largo de sus cinco minutos y medio), que el psicoanálisis de Freud es el que se practica hoy en día; tan burdo como decir que la teoría de la gravedad no pasa de los postulados básicos de Newton. O peor, criticar los postulados de la física a partir del comportamiento de Newton que, en su mayoría, distaba de ser científico.

Y no hay mejor ejemplo de esto que cuando dice: “un diagnóstico muy frecuente en el psicoanálisis es el de la histeria”. Ciertamente era MUY frecuente en tiempos de Freud, pero se hace cada vez menos presente. En la actualidad, con la ansiedad y la depresión como las grandes plagas psicológicas del siglo XXI, con los fuertes problemas caracterológicos, la esquizofrenia e incluso el cada vez más amplio malestar conocido como trastorno limítrofe de la personalidad, ¿qué psicoanalista de hoy anda repartiendo diagnósticos de histeria de manera “frecuente”? Dice también que la histeria es un diagnóstico dado a las mujeres, como si no hubiera hombres que sufrieran de histeria y dice, también que–

2.- Freud y sus colegas masturbaban a las mujeres hasta que llegaban al orgasmo y en ese momento decían que habían tenido una explosión catártica. Esto es una mentira flagrante. Freud consideraba que la masturbación femenina era uno de los síntomas de la histeria, e incluso que la masturbación causaba un puñado de males físicos (y por eso la desaconsejaba). ¿Cómo Freud administraría como tratamiento lo que él pensaba que era un síntoma? Sí, estaba equivocado por colocar la masturbación como síntoma (y en muchas otras cosas sobre los genitales femeninos y el comportamiento sexual de la mujer), pero de eso a que masturbaba a sus pacientes… bueno, ya vimos que “Píldoras de Psicología” está dispuesto a inventarse cualquier cosa sobre el psicoanálisis no sé ni bien para qué. Pero sigamos…

Píldoras - Mira padentro

3.- Culpaban a las madres de la esquizofrenia de sus hijos, cuando está sobradamente demostrado el componente genético de la esquizofrenia. ¿Cómo pretende “Píldoras de Psicología” que se supiera en tiempos de Freud el origen genético de este padecimiento? Actualmente, el psicoanálisis considera estos elementos genéticos e incluso muchos psicoanalistas son, además, neurólogos o psiquiatras. El “Neuroanálisis” o la combinación entre neurología y psicoanálisis, tiene cada vez más estudiosos y profesionales que lo esgrimen. Pero de nuevo, “Pildoras de Psicología” quiere que consideremos el psicoanálisis de principios del siglo XX como si éste abarcara toda la teoría y práctica psicoanalítica de la historia, incluyendo el actual. Si el video se llamara “Errores de Freud”, o “Mentiras del Psicoanálisis durante sus orígenes” pues sería menos engañoso… y digo menos porque no es lo mismo no tener ni el conocimiento ni la tecnología adecuadas para hacer una afirmación atinada sobre el funcionamiento de la mente, que mentir al respecto.

Ah, por cierto, el mismo Alberto Soler dice que la esquizofrenia tiene un fuerte componente genético. Componente. No niega la existencia de un componente ambiental / familiar. Por ende, el psicoanálisis no estuvo errado al decir que ese padecimiento puede ser iniciado, desarrollado o fortalecido por elementos externos como la madre, por mencionar alguno. ¿Qué elementos podía saber Freud a principios del siglo XX? ¿Los genéticos, tantísimos años antes del mapeo del genoma? ¿O los ambientales, descritos por sus pacientes y desarrollándose ante sus ojos? No es una “mentira del psicoanálisis”, es conocimiento incompleto que, en aquél entonces, no tenía forma de estar completo. Sigamos…

4.- Aparte de misógino también era homófobo, consideraba la homosexualidad como una enfermedad y, de hecho, muchas sociedades psicoanalíticas siguen impidiendo el ejercicio del psicoanálisis a los homosexuales. Primero contesto lo último: no dudo que haya sociedades psicoanalíticas que prohiban la práctica a homosexuales, pero yo no conozco ninguna. Tengo colegas homosexuales y muchos de los analistas más brillantes que conozco lo son. Volvemos a lo mismo, no es una “mentira del psicoanálisis” es una “postura de algunas sociedades psicoanalíticas”, que no es lo mismo.

Píldoras - Mirarte

Sobre la homosexualidad como una enfermedad, esto ha cambiado con los años. Hay psicoanalistas que siguen considerando la homosexualidad como una desviación, otros no lo consideran como tal. Y aún cuando se considera como una desviación, esto no significa que sea una enfermedad, pues no es un asunto que deba traerse al consultorio al menos que haga sufrir al paciente. Además, cuando se dice que es una desviación no tenemos por qué levantar clamores al cielo, pues todos estamos desviados, la salud mental absoluta no existe. Las obsesiones son desviaciones, las compulsiones, los fetiches… vaya, un montonal de cosas son desviaciones, algunas de ellas incluso sanas en el sentido en que permiten un buen funcionamiento del sujeto. Nadie se ofende cuando le se le llama desviación a un acto compulsivo pero se le llama desviación a la homosexualidad y todo el mundo se quiere romper las vestiduras. E insisto, no todos los psiconalistas consideran que la homosexualidad sea una desviacion, de todas maneras.

5.- El Inconsciente no existe, o no existe tal y como lo planteaba Freud, como esa especie de ente oculto que tenemos por ahí dentro y que está conspirando en nuestra contra. Bueno, pero este tío no tiene idea de lo que habla, que se ponga a estudiar antes de hacer sus “píldoras de psicología”. No, a ver, Freud nunca dijo que el inconsciente conspira en nuestra contra, tampoco dijo que era un ente oculto. Las características positivas y constructivas del inconsciente son muchas, no hay maldad conspirativa. Y no es un ente oculto, es parte del funcionamiento del sistema mental y evidencia de su existencia hay y mucha, él mismo dice “sí existe información que guarda el cerebro y que es ajena a la consciencia”. ¡Ah, pues ahí está! El inconsciente es memoria alejada de la consciencia, son procesos alejados de la consciencia, son expresiones de contenidos mentales alejados de la consciencia. O sea que son lo mismo que el psicoanálisis propone. El muchacho pone de ejemplo la forma “inconsciente” en la que manejamos. En realidad la capacidad de manejar el auto sin ponerle 100% de la atención a lo que venimos haciendo entraría más en el campo de un “automatismo preconsciente”, pero ya ni como para qué explicárselo.

6.- Los postulados básicos de la teoría psicoanalítica, como la existencia del Ello, del Yo, el Superyó, la etapa fálica, la anal y todas esas cosas, nunca han llegado a demostrarse realmente que existieran o que tengan algún tipo de relevancia clínica. Primero que nada, el psicoanálisis no dice que el Ello, Yo y Superyó existan dentro de la mente, son INSTANCIAS TEÓRICAS de estudio de los procesos mentales.  Y si se niega de estas instancias, entonces no podríamos comprender elementos como la autoestima, la consciencia moral y los sentimientos de culpa (que parten de los procesos agrupados teóricamente como el Superyó, por poner un ejemplo, aunque el Yo y el Ello tienen un uso similar). A eso hay que agregar que hay psicoanalistas que no trabajan con la hipótesis estructural, es decir, no la consideran necesaria. Otros, a partir de los descubrimientos de la Neurología, no consideran el Ello de la misma forma en que lo hizo Freud. Otros trabajan con los tres registros de Lacan (real, simbólico e imaginario). Vaya, no es que la teoría esté errada, es que a lo largo de la historia se le han hecho ajustes, por un lado, y que son herramientas de trabajo teórico-técnico, por el otro. Nunca un psicoanalista diría que hace falta extirpar el Superyó porque no existe como una estructura física, pero sí existe (sin lugar a dudas) como una unión de procesos psicológcos de la mente, de naturaleza consciente e inconsciente.

Pildoras - No tienes escapatoria

Sobre las etapas, es lo mismo. Freud propuso algunas, luego otros psicoanalistas como Melanie Klein o René Spitz propusieron otras. También son etapas que dividen el desarrollo del niño. ¿Está demostrado que son equivocadas y que no son más que literatura poco necesaria para el consultorio? Pues si el señor “píldoras de psicología” ha tenido hijos, no puede negar que en sus primeros meses de vida el contacto de un infante con el mundo que lo rodea es por medio de los labios y la lengua, incluso antes de salir del cuerpo de su madre ya hay jugueteos con la boca. Las manos no son eficientes en esta etapa para descubrir el mundo ni para intentar salvar la vida o buscar el calor y la protección de la madre, sólo la boca logra esto. Evidencias similares llevaron a los primeros psicoanalistas a poner luego ese mismo contacto en el ano y luego en el área genital. ¿Qué evidencias? Empíricas, claramente, alcanzadas por medio de la observación, la única herramienta que tenían los psicólogos de entonces para proponer teorías del comportamiento y el desarrollo.

El buen señor Soler dice que estas teorías no son útiles a nivel clínico. Empero, si estudiamos las estructuras de la personalidad propuestas, por poner sólo un ejemplo, por Bergeret, veremos que cada rasgo psicopatológico puede vincularse con estas etapas propuestas por los primeros psicoanalistas y que dichos vínculos pueden llevar a conocer mejor al paciente y ahondar en su padecimiento. ¿Son básicas para el tratamiento? No, no lo son, son una herramienta propuesta. ¿Son teorías betustas y dechavetadas que no le sirven a nadie para nada? Tampoco, hay clínicos que las usan para ayudar a sus pacientes significativamente. ¿Se deben usar necesariamente? No. Como tampoco uso todos los desarmadores de mi caja de herramientas, pero puedo usarlos si los necesito y no por no ser los más socorridos debo tirarlos a la basura.

7.- El psicoanálisis es ajeno a los avances científicos del último siglo. Esto ya no sé si es pereza de estudiar, ingnorancia o mala leche directa. Hay psicoanalistas, repito, que también son neurólogos y se están haciendo grandes esfuerzos por unir ambas disciplinas en el “Neuroanálisis” que busca (y encuentra, afortunadamente) procesos físicos del cerebro que se adecuan a las observaciones y afirmaciones freudianas. Claro, la ciencia también ha tumbado algunas afirmaciones del psicoanálisis (como que los enfermos de psicosis no pueden soñar), pero eso es parte intrínseca de cualquier disciplina decente: aprender de sus errores y, a partir del nuevo conocimiento, generar teorías nuevas e intentar nuevos caminos. ¿O espera “Píldoras de psicología” que Freud estuviera atinadísimo en todo? Imposible, era médico neurólogo, no un iluminado. Por eso el psicoanálsiis es una práctica, una teoría, una propuesta y no un dogma, aunque algunos la quieren hacer pasar por eso para criticarla sin tomarse la molestia de conocerla.

Píldoras - Los dos

“El Psicoanálisis a la Luz de la Ciencia Moderna” de Juan Auping es uno de los muchos esfuerzos por encontrar los elementos atinados del psicoanálisis y sus propuestas erróneas a partir de los nuevos descubrimientos de la ciencia. Como toda disciplina clínica, se espera que las hipótesis puedan fallar para de este modo crear hipótesis nuevas, estudios nuevos, conocimiento nuevo. Dice el video que “La Interpretación de los Sueños”, escrito en 1900, está completamente superado. Pero el video ignora todos los esfuerzos que se han hecho desde entonces, por psicoanalistas muchos de ellos, por seguir comprendiendo los sueños. Freud no es el único psicoanalista que se refirió a los sueños e intentó explicarlos, hay muchos después de él que tienen sus propios estudios y posturas sobre el tema, algunos de los cuales hacen propuestas posteriores a la invención del electroencefalograma y otros artilugios para el estudio de los procesos cerebrales del soñante.

Y para cerrar con este punto, esfuerzos de mejorar constantemente al psicoanálisis y la comprensión del funcionamiento mental se pueden encontrar en el PDM, que ya tiene su segunda versión. El Manual de Diagnóstico Psicodinámico ha sido adoptado por varios terapeutas y expertos de la salud mental que ni siquiera son psicoanalistas por su claridad y el realismo de su exposición, a diferencia del DSM-5 que, a pesar de ser el texto “oficial” de las enfermedades psiquiátricas, ha sido rechazado por incontable cantidad de psiquiatras y psicoterapeutas por su complejidad innecesaria y la forma en que no se adecua a los padecimienos reales de pacientes reales (eso sin considerar el patologizar absolutamente todo, desde el “jet lag” hasta el “síndrome post-vacacional”).

Que este hombre diga, y cito: “la práctica psicoanalítica sigue siendo totalmente ajena a los innumerables avances que se han producido en las ciencias para la comprensión de lo que sucede en el cerebro durante el sueño”. Con lo dicho arriba contesto a esta flagrante mentira. Al contrario, el psicoanálisis no ha dejado de estudiar el sueño, ningún psicoanalista se quedó de brazos cruzados considerando que los sueños son únicamente lo que Freud decía. Este tío no se tomó cinco minutos para investigar. Vaya, tan sólo una visitadita a Amazon.com le hubiese ayudado a no decir todas estas cosas tan pero tan erradas.

8.- El Psicoanalista siempre tiene la razón. Aquí el video pone el hipotético ejemplo de un paciente con fuertes dolores de cabeza que recibe del psicoanalista la interpretación de que dichos dolores son una fijación sexual con la bisabuela materna (“algo muy psicoanalítico”, añade). El tío no ha leído más que a Freud y no ha leído mucho de Freud. Un psicoanalista actual (como yo) primero le pediría al paciente que se revisara y, después, una vez que han sido descartadas las causas físicas, se procede a estudiar el síntoma psicosomático. Y no, yo nunca he encontrado que un síntoma psicosomático como una fuerte migraña sea el resultado de absolutamente nada sexual. Que forma tan burda de simplificar la práctica analítica, pero qué conveniente para una crítica tan superficial.

Píldoras - Sentimientos

Pero bueno, dice que si el paciente le dice al analista que no está de acuerdo, el analista le dirá que se está reprimiendo, que se está cerrando, que se está resistiendo y que la negación de las palabras del psicoanalista confirma lo correctas que son. “No tienes escapatoria”, dice con una sonrisa. Este asunto de “el analista siempre tiene la razón” es falso. Mis pacientes en ocasiones me corrigen y acepto la corrección. Yo corrijo a mi propio analista. Si la corrección viene al caso, claro que la escuchamos y consideramos. No sólo eso, también aceptamos los errores que cometemos y eso fortalece la alianza terapéutica. Pero, más allá de eso, no sé de qué psicoanálisis habla este hombre, si alguna vez ha ido a análisis o si le tocó un analista horrible y hable como la va en la feria, pero si la intervención terapéutica es la adecuada y se hace de forma correcta, el paciente la acepta  porque conecta con sus propios sentimientos y lo que ha estado trabajando (que obviamente no son sus deseos sexuales hacia ninguna abuelita).

9.- Los pacientes acaban manifestando falsos recuerdos asociados a abusos sexuales o físicos en la infancia que nunca llegaron a ocurrir. Dice que el psicoanálisis se desarrolla en un clima de elevada sugestionalidad en donde el psicoanalista acaba implantando falsos recuerdos en el paciente, que acaba creyendo algunas cosas que nunca ocurrieron. Y el señor no deja de decir que los recuerdos que implantamos son de naturaleza sexual. No dice que sean sexuales únicamente, pero tampoco dice lo contrario. Igual que el resto del video, esto es una necedad, una crítica ajeña al psicoanálisis. Yo creo en el aislamiento afectivo, es decir, que una persona no olvida los hechos, sólo no los asocia al afecto.

Por ejemplo, una paciente me dice que su padre la humilló, pero que no le resultó doloroso, que le dio igual. Empero, otros contenidos de su terapia demuestran que el hecho no le dio igual en lo absoluto. Eso no es instalar un recuerdo falso, es trabajar en sentimientos que se niegan porque son muy dolorosos, sea la negación consciente o inconsciente. ¿Pero inventarnos un hecho y decirle al paciente que sucedió sin que haya sucedido? Ni en chiste. Ahora, no niego que durante años se habló en psicoanálisis de “recuerdos reprimidos” pero, como muchas otras cosas, no se puede criticar la práctica analítica de hoy por la crítica analítica del pasado y el asunto de los recuerdos reprimidos está a debate, algunos analistas no creemos en ello, otro sí y el tema sigue sobre la mesa.

10.- El Psicoanálisis te aleja de poner una solución efectiva a un problema real (igual que el Reiki y las Flores de Bach, dice). Además de ello, agrega que el propio Freud diagnosticó a una paciente con histeria cuando que en realidad tenía cáncer abdominal. Otra vez el señor Soler criticando a Freud como si fuera el único psicoanalista de la historia. Aquí vuelvo a lo que ya había dicho antes y no hace falta agregar más: cualquier padecimiento físico debe recibir atención del médico o de tantos médicos como sea necesario. Una vez que los médicos han descartado causas físicas o bien ellos mismos han diagnosticado un problema psicológico, entonces el psicoanalista deberá trabajar el síntoma. Curiosamente, y quizá no le guste a “Píldoras de Psicología”, yo he tratado a muchos pacientes enviados a mí por médicos que le dicen al paciente: “ve a terapia, que esto es psicológico.”

Píldoras - Freud

Para terminar, Soler dice que el Psicoanálisis está muy bien “como un entretenimiento intelectual para gente acaudalada” y asegura que no ha demostrado ser eficaz para resolver problemas psicológicos. Bueno, a este tío le hace falta leer y estudiar. De hecho, le hace falta estudiar MUCHO. No pasa de criticar a Freud y no se ha tomado ni cinco minutos para investigar la enorme cantidad de casos de mejora del psicoanálisis y su ya hoy probada efectividad del tratamiento una vez termiando el proceso. Porque, muy al dolor de “Las Píldoras”, el psicoanálisis ha demostrado tener una efectividad que se extiende por mayor tiempo que las terapias congnitivo conductuales, aunque éstas presuman terminar más rápido de resolver los problemas.

Ya al final, Soler dice que con este tema le van a llover críticas, pero convenientemente desactiva los comentarios de su canal. Pues claro. Voy a tocar un tema con toda la “autoridad” que me da la ignorancia, llenándolo de mentiras, críticas a destiempo o falacias de hombre de paja para luego quejarme entre sonrisas si la gente me escribe para corregirme. ¡Vaya tipo!

Me despido, pero no sin antes desearles que esta noche tengan un sueño que les resulte reparador y terapéutico.

Anuncios

Un pensamiento en “Psicología. Las Mentiras del Psicoanálisis – respondido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s