Película. “Mundo Jurásico: El Reino Caído” (Jurassic World: Fallen Kingdom) – J.A. Bayona, 2018.

Lo he dicho ya dos veces: “dejen de hacer Jurassic Park”. Pero a pesar de mis insistentes súplicas a Universal Pictures y las mil cartas que he enviado a Steven Spielberg, mientras estas cosas sigan ganando millones las van a seguir haciendo. Ahora nos llega ya la quinta película de una saga que debió tener una o, a lo mucho, dos. ¿Ésta vale más la pena que las anteriores?

JPFK - Poster

Antes de los hechos de “Jurassic Park”, John Hammond tenía un socio: Benjamin Lockwood. Juntos idearon aquello de traer dinosaurios de vuelta a la vida, pero se pelearon poco después de que la hija de Lockwood muriera. Fiel al legado de Hammond, Lockwood quiere usar toda su fortuna para rescatar a los dinosaurios que quedaron en “Jurassic World”, el parque de diversiones de la cuarta entrega que, luego del caos que armó el Indominus Rex, quedó cerrado al público.

¿Rescatarlos de qué? Pues resulta que el volcán de la Isla Nublar se ha vuelto a activar y está a punto de hundir a todos esos animales en lava y cenizas. Lockwood quiere sacarlos de ahí y llevarlos a otra isla en donde, sin que los humanos metan las narices, puedan continuar con su vida en paz y tranquilidad. Para ello, Lockwood le pide a Mills, su hombre de confianza, que se encargue de llevar la gesta a buen término. Mills, a su vez, contrata a Claire (la chica protagonista de la película anterior) para que lo ayude a salvar a la mayor cantidad de especies posible, dado que es la que mejor conoce el parque.

Claire, a su vez, recluta a Owen, aquél entrenador de velociraptores de la película anterior, pues es el único capaz de capturar viva a Blue, la velociraptora inteligentísima a la que logró amaestrar casi como a un perro. Pero, ¡Oh sorpresa! Cuando llegan a la isla se encuentran con un montón de militares crueles y desgraciados que dejan claro que quizá Mills no está siguiendo al pie de la letra las instrucciones de Lockwood y que hay más en toda esa expedición de lo que parece a simple vista.

JPFK - Claire and Owen

Una de mis grandes quejas con “Mundo Jurásico” era que la premisa se me hacía idiota: hay que crear un nuevo dinosaurio que sorprenda a la gente porque ya no quieren ver a los mismos viejos dinosaurios, lo que se comprobaba en un parque que tenía cada vez menos visitantes. Digo que la premisa es idiota porque, en primera, si así fuera, los zoológicos dejarían de tener visitantes muy pronto porque no han tenido especies nuevas como desde hace 400 años. Eso sin contar que el guion nos dice que los visitantes se reducen al mismo tiempo que vemos el parque atascado, los barcos atascados, los monorieles atascados y los juegos con filas gigantescas. No parecía para nada un parque en crisis.

Pero bueno, va, inventemos un nuevo dinosaurio. Lo que hizo genial a la novela de “Jurassic Park” (y a la película) fue que a Michael Cricthon se le ocurrió una forma científicamente posible de traer un dinosaurio a la vida (no, en realidad no se puede, pero sonaba posible en el papel y eso es una de las cosas que convirtió la historia en la novela y película más populares en mucho tiempo). Pero eso ya no importa, ¡al diablo! Inventemos un nuevo dinosaurio y que “Jurassic Park” deje de ser una película con bases científicas para convertirse en un nuevo Godzilla con monstruos sacados de la manfa.

Pues bueno, “Fallen Kingdom” repite la fórmula. Ahora crean el Indo-Raptor. Una especie de Indominus Rex que es más pequeña y obedece instrucciones. Básicamente Mills quiere vendérsela al ejército (sí, continúan con esa ridícula e idiota línea narrativa de la película anterior) como arma invencible. Una escopeta con mira laser que suelta un pitido es todo lo que este dinosaurio necesita para saber quién es su víctima y lanzarse al ataque. O sea que ya obedece… Pero mandan a Owen a la isla para rescatar a Blue y usar su ADN en una segunda versión del Indo-Raptor para que obedezca… No entiendo… ¡Ya obedece! Se ve que obedece sin chistar, coño, ¿para qué necesitan el ADN de un dinosaurio obediente para que obedezca si ya obedece!

JPFK - IndoRaptor

Pero bueno, volvamos al principio. Los mandan a todos a la isla a rescatar dinosaurios y meterlos en jaulas. ¿Dónde he visto ese argumento? ¡Ah, claro! En “Jurassic Park: El Mundo Perdido”. Básicamente el inicio de la película es igualito al de la dos y muchas de sus escenas idénticas (los buenos viendo desde las alturas como los malos maltratan a los dinosaurios, los malos en camiones y con armas del ejército capturando dinosaurios, mensajes sobre el maltrato animal y todo eso). Es la misma cosa, pero peor. ¿Por qué peor?

Porque en la segunda de Spielberg se la pasaban en la isla casi toda la película y hasta el final el Tiranosaurio Rex se les escapaba en San Diego para comerse coches, perritos, caminar por los suburbios y atorarse con los semáforos. Aquí el primer acto de la película es en la isla y todo el resto es en una mansión. Sí, en una mansión que tiene el tamaño suficiente para que Triceratops, Braquiosaurios, el Tiranosaurio y hasta un Carnotauro anden de arriba a abajo. ¿Y qué hacen los dinosaurios en una mansión? Ah, pues que Mills va a subastarlos a espaldas de Lockwood. Leyeron bien, esta pobre franquicia está tan muerta que hay que ser creativos y novedosos… es decir, ¡una subasta de dinosaurios! Y Mills está encantado porque se venden en 20 millones de dólares. En 100 millones de dólares. ¡Carajo! Nada más sacarlos de la isla, crearlos genéticamente, mantenerlos y hasta transportarlos debió costar diez veces eso, pero el tipo se emociona como si estuviera haciendo el negocio de la vida.

Pero esto es Jurassic Park y todo debe salir mal, así que antes de que cante un gallo los dinosaurios se escapan y todos los ricachones (petroleros, financieros, la mafia rusa y otros clichés de vergüenza) se ven atrapados entre dinosaurios alocados. Pero ninguno tan terrible como el Indo-Raptor, que mata por gusto y no va a descansar hasta comerse a todos los seres humanos que encuentre. Bueno, no… a los buenos no. ¿Saben por qué? Porque a los malos se los comen con facilidad pase lo que pase y a los buenos no hay forma de matarlos. Se salvan de todo: ¿volcanes en erupción? Sin problema. ¿Cenizas volcánicas venenosas? No pasa nada. ¿Caídas de barrancos de cientos de metros? Nada nuevo. ¿Morir ahogados atrapados en un vehículo que tiene la puerta cerrada a presión? Con un cuchillito se abre. ¿Estar entre la pared y unos colmillos puntiagudos y hambrientos? No pasa nada, ya llegará un colega, un dinosaurio más grande o un dinosaurio más chico a salvar al héroe justo en el último instante. Está película debería llamarse “Jurassic Workd: El Reino de los Deus Ex Machina”.

JPFK - Niña

Owen (Chris Pratt) es sencillamente inmortal. Termina la película sin un rasguño. Además está sobrado. ¿Le interesa la misión? No. ¿Sigue siendo pareja de Claire? No. ¿Entonces por qué carajos va? Pues porque es Chris Pratt y es guapo y musculoso e inmortal, supongo. Y ella misma, Claire (Bryce Dallas Howard), la que trataba a los dinosaurios con desprecio y a sus sobrinos todavía peor que a los animales, ahora resulta que es la patrona de una campaña independiente que busca salvar a los dinosaurios del volcán. ¿De dónde demonios salió tan amorosa? Y no me digan que después de la primera película cambió porque, después de que casi se la comen más de una vez, debería odiar a los dinosaurios a morir y cagarse de miedo de intentar rescatarlos (la reacción más normal y que tuvieron tanto Alan Grant como Ian Malcolm en las otras secuelas). Ella es otro personaje, pero había que usar a la misma actriz porque… secuela.

Para acabarla de fastidiar y NO LEAS ESTE PÁRRAFO SI NO QUIERES UN SPOILER, la película abre toda una línea narrativa sobre la clonación humana que es más obvia que el Chavo del Ocho para luego buscar que nos sorprendamos cuando Florinda le pega a Don Ramón. ¿Y lleva a algún lado? A nada. ¿Algo sobre la moralidad de la clonación? Nada. ¿La niña clon entra en crisis al saberse un clon? Nada. ¿Llega a ALGO la maldita cosa? Sí, a que la chamaca deje salir a todos los dinosaurios. Porque sí, lectores y amigos, el cine actual está obsesionado con los derechos de los animalitos oprimidos. Primero “Star Wars” cambiando la guerra galáctica por liberar caballos de carreras y ahora “Jurassic Park” metiéndonos por los ojos con calzador más líneas argumentales de protección de animales.

Ojo, a ver, no me molesta el mensaje de los derechos de los animales, yo voto por ello, ¡pero son dinosaurios, cojones! ¡No dejas salir al mundo a un Carnotauro, a un Albertosaurio, a un Tiranosaurio! ¿A quién se le ocurre? ¿Y hay que aplaudirle a la niña por ser una “heroína” por salvar la vida de animales que van a acabar con la humanidad? Esta película tiene las prioridades más descompuestas que Hermione. ¿Y saben por qué? Porque todo lo que podían contar con la premisa de hombres conviviendo con dinosaurios lo contaron en 1993 Michael Crichton y Steven Spielberg. Ya. Gracias y adiós. Ah, pero luego salió la segunda que le dio un giro: Lo mismo pero sin jaulas. Va, me la compro. Y luego salió la tres que era la dos pero mala. Luego salió la cuatro que era la uno para nostálgicos. Ahora la cinco que es como la dos y la tres y un montón de ideas “novedosas” y “nunca antes vistas”.

JPFK - Bayona

J. A Bayona, el director

Como el cine actual de Hollywood es criticado por nostálgico y repetitivo, pues está intentando dejar de serlo y, en el camino, ni deja de ser nostálgico (sigue copiando a las anteriores) y luego, como para taparle el ojo al macho, hacen cosas “nuevas” que buscan ser contrarias a las anteriores, pero que nada más descomponen líneas narrativas, coherencia interna, arcos de personaje y destruyen todo lo que hay a su paso como un Indo-Raptor… todo en pro de “sorprender” y “voltear nuestras expectativas”. ¡Claro que no me voy a esperar que a los dinosaurios los subasten como en pasarela de modas! Pero no es de aplaudirse. ¿Qué sigue? ¿Que en la sexta entrega mezclen ADN humano con el de los dinosaurios y salga uno que hable y baile tap? Sería muy creativo, nunca antes visto, iría en contra de la nostalgia y las expectativas del público. ¡Dejen de hacer “Jurassic Park” ya, por todo lo que es bueno y bonito en este mundo, coño!

¿Tiene algo bueno? Sí. Los efectos visuales son espectaculares. Hermosos los dinosaurios, ya hubiera querido Spielberg esta tecnología cuando salió la primera parte allá por 1993. Pero esto tampoco me hace sonreír, porque deja claro, por unmillonésima vez, que los efectos deben ser una herramienta del guion y no al revés. “Jurrasic Park 5”, al igual que “Star Wars 8” tienen las imágenes más hermosas y mejor creadas de todas sus sagas para apoyar historias de mierda que siguen carcomiendo los cimientos que en algún punto las hicieron grandes.

Ah, y Jeff Goldblum actúa. Afortunadamente, el director no le dejó hacerla de Jeff Goldblum y no nos entregó “ah, ah, ah…”, palabras repetidas, risitas o discursos tropezados. Este Ian Malcolm está bueno y pone sobre la mesa los únicos diálogos que valen la pena en toda la película. Pensé que la música sería buenísima porque soy fan de Giacchino, pero son los mismos temas de la anterior con algunos otros nuevos que suenan a que deberían ser épicos sin serlo, usados en escenas que ya vimos en “Jurassic Park” (¡sí, es emocionante ver a un braquiosaurio de cerca, pero suerte ganándole a la escena de Sam Neill de hace veinticinco años!) y “El Mundo Perdido” (¡sí, es tristísimo que maltraten a los animales, pero ya lo vi en la dos, en la tres y en la cuatro!). Una escena más del Tiranosaurio Rex posándo para la cámara igual que el final de la uno y voy a vomitar.

Gente, Ahórrense “El Reino Caído”, por amor al universo. Díganle a Universal que dejen en paz en legado de Michael Crichton y dejen de hacer secuelas de esto, el pobre hombre debe estarse revolcando en su tumba.

¡Buena suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s