Película. “El Habitante” – Guillermo Amoedo, 2018.

Es curioso, desde que vi el póster de esta película –mientras conducía por una concurrida avenida–, pensé que era extranjera. Fue hasta que inició que me di cuenta de que era mexicana. Eso habla muy bien del diseño del póster y de otros elementos gráficos. Luego de haber visto “El Heredero del Mal”, estaba listo para que me volvieran a asustar con historias de Satanás, así que aquí vamos…

Habitante - Poster

El Papa ha muerto. El mundo entero llora su partido. Mientras esto sucede en Roma, en la Ciudad de México tres hermanas, Camila, Anita y María, entran a casa de un senador a robarse un dinero. Camila necesita una cantidad justa si no quiere que la maten, así que le dan el pitazo de que el dinero está en esa enorme mansión. Aunque al inicio pretenden que el robo sea silencioso, las cosas no salen tan bien como lo planeaban y terminan amenazando al senador y su esposa a punta de pistola.

Esto es hasta que escuchan ruidos extraños provenientes del sótano. Camila cree que es alguien que puede echarles a perder el robo, así que baja y se encuentra con la hija del senador, amarrada a una cama. Se nota que su salud está muy desmejorada, se está quedando calva, tiene heridas en las encías, costras en los labios y muchos moretones por todo el cuerpo. Camila cree que el senador es un enfermo por tener a su hija en esas condiciones y promete llevársela. Los padres de la niña le ruegan que no lo haga, pues su hija está poseída y necesita la ayuda del mejor exorcista del mundo, el Cardenal Natale.

Antes de que Natale llegue, la liberación de la niña supone un montón de cosas horrendas, a saber, que las tres hermanas comienzan a tener visiones de su pasado y su realidad. Crecieron con un padre profundamente religioso que las golpeó y las violó mientras escuchaba música religiosa y rezaba entre dientes, así que la relación de las hermanas con la fe católica no es la mejor del mundo. Mientras la niña las mira con cruel interés, les comunica verdades insoportables, pues “la verdad es capaz de lograr cosas, sobre la mentira nada puede construirse”.

Habitante - Asesina

Primero vayamos a lo bueno de esta película: se ve y se escucha hermosa. Sí, ya sé, me pueden decir que nunca hablo de eso en estos textos, pero el cine mexicano no es uno atascado de efectos especiales y, cuando lo es, resultan poco convincentes. Esta película tiene efectos especiales muy bien logrados. En la mayoría de las ocasiones son muy escuetos, no buscan ser presuntuosos, pero logran perfecto lo que buscan. Lo mismo sucede con el sonido y la forma en la que le dan uso. La música es muy buena, una canción de contenido bonito sobre Dios es usada de un mil formas bastante inquietantes.

Otra cosa muy buena: las actuaciones. Todos hacen lo mejor que pueden con el guion. María Evoli, Vanesa Restrepo, Gaby de la Garza y Natasha Cubria hacen muy buenos trabajos. El reparto masculino le echa menos ganas y cae constantemente en los clichés del género. Fernando Becerril todo lo hace igual siempre y su Cardenal Natale no es la excepción. Flavio Medina, como el senador, de verdad lo intenta, pero los diálogos lo tienen encerrado en “no lo hagan” y “¿qué chingados quieren?” hasta el cansancio y con eso no hay quien pueda trabajar.

Ahora, cuando dije: “todos hacen lo que pueden con el guion” puede parecer a que estoy haciendo referencia directa a que el guion es malo. No. Bueno, sí. A ver… no es que sea todo malo, de hecho tiene cosas muy buenas y otras que son huecos tan grandes que se les va completito el camión que viene mezclando el concreto. De estos huecos, hay algunos que no entran ni con calzador y otros que sencillamente no entiendo como para qué.

Habitante - Poseida

Así que, de vuelta, vamos primero con las cosas buenas de esta historia. Primero que nada, pretende que el terror sea psicológico. Aunque lo acompaña de imágenes horribles, de uno que otro susto sorpresa (sobre todo al inicio) y de una lentitud en el desarrollo que está para suicidarse (¿de verdad los personajes tienen que caminar a 0.05 kilómetros por hora hasta cuando algo les urge?), la película está más interesada en decirnos cómo lo que nos destruye por dentro es nuestro pasado, las vivencias traumáticas no superadas, la culpa y el deseo de destrucción.

María y Camila fueron destrozadas por su padre durante su infancia. Aprendieron a ver en los crucifijos la base de ese maltrato y en las oraciones el mantra que las acompañaba sin cesar durante el sufrimiento. Cuando una de ellas finalmente se atrevió a responder contra el tipejo, terminó ocho años en la cárcel… lo cual tampoco le ayudó a alcanzar la felicidad más pronto. Aunque no lo explican, podemos concluir que de la cárcel sacó a sus nuevos amigos, aquellos a los que debe pagarles el dinero que pretendía robar de casa del senador.

El Diablo dice una frase que me pareció lo mejor escrito de toda la película. En un momento en que Tamara (la niña poseída) les está diciendo a las hermanas algo para echarlas a pelear, una de ellas grita que son puras mentiras, a lo que el maligno responde que no, que las mentiras no construyen nada, en cambio la verdad sí. Es muy cierto y bravo por ello. A diferencia del Demonio de “El Exorcista”, que mezcla mentiras con verdades para confundir, el de esta película usa la verdad porque ésta duele, lastima, y hasta puede matarnos. Una realidad de la existencia humana es que la verdad es la que guarda el dolor más grande y se puede conocer el carácter de un ser humano a partir de qué tanta verdad aguanta. El Diablo mata con la herramienta más divina posible: la honestidad.

Habitante - Guillermo Amoedo

Guillermo Amoedo, el director

En “El Habitante”, la niña poseída (o Satanás, como quiera verse) destruye a sus víctimas tanto como su pasado lo permite, tanto como ellos son capaces de soportar sus actos, sus sentimientos y sus pensamientos. Con eso tenían. Con eso pudieron construir una película de verdadero terror psicológico que nos enseñara a los espectadores que lo que es verdaderamente temible en esta vida son nuestros propios sentimientos y que lo que no nos mata, definitivamente no nos hace más fuertes. Pero no, como que no se sintieron seguros e hicieron uso de otras cosas innecesarias, como sombras terroríficas que aparecen y desaparecen, o a Tamara saltando al cuello de personajes para matarlos de asfixia.

No. A ver… No, por favor. ¿Quién es la sombra terrorífica? En UNA parte de la película es un recuerdo de María. Pero durante todo el inicio no es más que una herramienta cutre. Una sombra que aparece y desaparece para causar susto y ansiedad y ni lo logra del todo, pues en la sala en que yo me encontraba nadie dio ni medio salto. Siento que los creativos estaban tan preocupados de que su película no fuese lo suficientemente de miedo, que cayeron en los lugares comunes del cine de posesiones diabólicas. Pero cuando no caen en esto, la forma en que el Diablo juega con el corazón de los personajes me parece muy bueno y me hubiera encantado que le sacaran mucho más jugo.

¿Pero por qué el Diablo hace esto? ¿Por qué poseyó a la niña? Aquí viene una pereza de argumento, la línea argumental forzada y llena de huecos de la que hablaba al principio. Así que, si no la has visto, detente, porque te VOY A LLENAR DE SPOILERS.

Cuando inicia la historia la niña ya lleva varios años de haber sido poseída y más de un sacerdote maestro en las artes del exorcismo la ha visitado. ¿Pero por qué está poseída? Ah, porque los papás invocaron al diablo. Años atrás, Tamara estaba muy enferma y por más que sus padres rezaban y rezaban, ella no se curaba. Así que tuvieron la brillante idea de invocar a espíritus malignos para que la salvaran. Ya luego, cuando el caldo les salió más caro que las albóndigas, empezaron a llamar exorcistas.

Habitante - Pistola

El último de estos exorcistas les recomendó llamar al Cardenal Pedro Natale (que se traduce como Navidad… que sutiles). La cosa es que el Papa se acaba de morir y los cardenales deben estar en Roma, por lo que al Cardenal tuvieron que hacerlo venir de alguna forma que no dejan clara en un diálogo, pero queda claro que fue a través de una palanca (alguien que era amigo mutuo del cardenal y el senador). OJO: sin esta palanca el cardenal no hubiera venido a México justo en el interregno papal. Es más, Natale dice que ayuda a la niña hoy y sólo hoy ya que mañana se tiene que regresar a Roma.

¿Pero en qué termina la película? En que Natale, el Cardenal mexicano, es elegido el nuevo Papa. La cosa es que no es él, sino Satanás. Cuando el Diablo sale del cuerpo de Tamara invade al cardenal, de forma que el maligno se ha convertido en cabeza de la Iglesia Católica… de ahí a que se anuncie la muerte del Papa al inicio del filme. ¡Coño, era totalmente inncesario! Esa vueltita de tuerca horrenda está fuera de lugar, la película pudo ser de miedo sin esta última gran maquinación maligna.

A ver… Satanás es tan inteligente y tan maquiavélico que urgió el plan más torpe y suertudo sobre la faz de la tierra para quedarse con el trono de San Pedro. Primero, se espero a que dos papás desesperados lo invocaran para poder invadir el alma de su hija; luego tuvo la suerte de que ningún exorcista pudiera expulsarlo… y no sólo eso, se esperó tres años aguantando exorcismos. Finalmente, el último de los exorcistas recomeinda a Natale… OJO, no el Diablo en voz de Tamara, sino el último de los sacerdotes que intentó liberarla. Luego de eso se muere el Papa justo unos días antes de que Natale viniera a México… ¿Y vino porque quiso? NO. Vino por la palanca de un amigo del senador. Finalmente, con el cardenal poseído, ¡misión cumplida!

Qué Satanás tan suertudo, insisto. Si los papás no lo hubieran invocado se le cae el plan. Si el último sacerdote no hubiera recomendado a un papable, se le cae el plan. Si la hija enferma no era de un senador con palancas, se le cae el plan. Si el Papa no se muere días antes de todo el teatro, se le cae el plan. Si el cónclave no elige a Natale (que en ningún momento es mencionado como favorito ni se toca absolutamente el tema), se le cae el plan. ¡Vaya, que para ser Satanás urgió el plan más ineficiente del mundo!

Habitante - Cardenañ

¿Y todo para qué? ¡Para quedarse con la cabeza de la Iglesia Católica! ¿Y la Iglesia tiene poder? Al parecer no, porque no pueden un montón de sacerdotes exorcizar a la niña con el nuevo rito y Natale tampoco puede lograr el exorcismo con el ritual antiguo, que es mucho más poderoso y eficiente para espantar demonios como si de Peter Venkman se tratara… o al menos así nos lo cuentan.

Es un ritual poderoso y mala leche, tanto que sólo Natale, el gran cardenal, puede llevarlo a cabo. Por eso lo trajeron desde Roma, porque sólo él, con su gran conocimiento, es capaz de… No, esperen… es que en una parte del climax el cardenal cae debilitado y le pide a María que lo haga.  ¡María, una mexicana común y corriente que no parece haber estudiado nada asociado con religiones! Cuando ella (con toda razón) le dice al cardenal que no puede hacerlo porque no sabe cómo, éste le dice que sí, que cualquiera puede, pues él es sólo un vehículo de Dios. ¡Coño! ¿Y si cualquiera puede ser un jodido vehículo por qué no te quedaste en Roma y le dijiste a los papás por Skype cómo hacer el ritual?

Pero ahí no termina todo. Natale le entrega a María el libro con el ritual y le pide que lea con fe, que se crea lo que está leyendo a la vez que le enseña la cruz a la niña poseída. María así lo hace… lee con toda la fe del mundo, lee con convicción, lee con pasión. ¡En latín! Y ya sé, me van a decir: “su papá las ponía a orar en latín”. Sí… una cosa es aprenderte oraciones en latín y otra cosa muy diferente es saber leer latín. Antes del Concilio Vaticano II las misas eran en latín y todos los católicos sabían más o menos de qué iba la cosa, pero saberte de memoria lo que dice una oración o incluso toda la misa completa no te hace experto en leer un ritual antiguo (de más de doce siglos, dice el cardenal) como si fuera el Libro Vaquero. Cojones, con una escena del papá golpeándola mientras la forzaba a aprender latín o algo… Y eso sin considerar que María, de más o menos 30 años, era niña a finales de los noventa, ¿por qué su papá era fan del latín cuando que el rito tridentino llevaba ya años y años sin aplicarse? Sí, podemos asumir mil cosas, ¡pero no quiero asumirlas, quiero que nos las cuenten!

Habitante - Malvadísima

Eso sí, rescato de todo este clímax que el poder de María llegó a ella, en parte, por la fuerza del perdón. En un viaje espiritual al pasado, María perdona a su padre y esto le da la fuerza para llevar a cabo el exorcismo. Pero esa idea tan buena no se perdona (sí, fue intencional). Primero, por el asunto de leer en latín y, segundo, porque la escena en donde perdona a su padre está más aguada que pan sopeado en limonada. En realidad debió ser dura, conflictiva, la expresión de un esfuerzo real del espíritu. Pero no. Le dice “te perdono” como si fuera cosa de mandar un emoji al más allá. Una oportunidad perdida.

Entonces, ¿la recomiendo? Pues sí y no. La película tiene momentos que prometen una profundidad que no termina de alcanzarse por el miedo a ser un filme más inteligente (y menos asustador) que el promedio. Sí, triste pero verdadero, al cine mexicano le asusta ser inteligente. Al sentir su historia demasiado sencilla, los creativos se sintieron en la necesidad de hacerla más compleja y, con ello, la llenaron de más huecos que el Sargento Riggs en un campo de tiro y le dieron una “trascendencia” totalmente innecesaria. ¿Más trascendente que la lucha interna con el pasado y la culpa de nuestras acciones? Joder, qué brújula tan descompuesta.

¡Buena Suerte!

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Película. “El Habitante” – Guillermo Amoedo, 2018.

  1. Anónimo

    Es vdd esta entre azul y buenas noches : Reconozco señor que soy culpable, se que fuy un pecadoar imperdonable, hoy te pido señor me vuelvas bueno….

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s