Película. “Luis y los Marcianos” (Luis & The Aliens) – Christoph y Wolfgang Lauenstein, 2018.

Estaba en una ciudad lejana y en el cine no había otra cosa que una nueva película animada cuyo avance cinematográfico había aparecido en “Hotel Transilvania 3”. Recuerdo que el trailer me pareció un poco soso, con un solo detalle que me hizo sonreir. De todos modos, no había ninguna otra cosa, así que me metí a ver esta película animada a la que no le tenía mucha esperanza.

Luis y los Marcianos - Poster

Luis Sonntag es hijo de Armin, un ufólogo que está obsesionado con encontrar vida extraterrestre desde que, durante su infancia, un alienígena desgraciado lo persiguió y le sacó un susto del tamaño del mundo. Desde entonces nunca nadie le ha creído, así que tomó como objetivo de vida encontrar evidencia de la vida en otro planeta. Además, creó armas para detener a los extraterrestres una vez que ellos volvieran a la tierra.

El problema es que esta obsesión con su trabajo ha dejado muy solo a su hijo Luis, que es víctima de acoso escolar, sufre de timidez extrema y tiene que hacerse responsable de una casa que su padre tiene totalmente abandonada (ya que se la pasa trabajando en las madrugadas y duerme vestido en la sala todo el día). Las autoridades escolares se dan cuenta de esto y amenazan con meter a Luis en una especie de internado para niños solitarios si su padre no se pone las pilas.

Mientras todo esto pasa, tres extraterrestres que vienen pasando por la tierra en un crucero intergaláctico bajan a nuestro planeta para comprar un producto de telemercadeo que les va a solucionar toda su existencia… o al menos eso decía la chica que lo vendía. Pronto, los extraterrestres se encuentran con Luis y, como se hacen amigos, el niño debe protegerlos de su padre (que seguro querrá matarlos) y de todos los extraños de su calle que no tienen idea de la existencia de vida en otros planetas.

Luis y los Marcianos - Abandono

Esta película es alemana y fue dirigida por los dos muy talentosos animadores que ganaron el Óscar en 1990 por la película “Balance”… lo digo porque no sé qué pasó… quizá los años les comieron las neuronas, porque no hay forma de explicar que de un cortometraje animado ganador del premio de la Academia terminaran haciendo este pedazo de cochinada de película. Es obvia, es aburrida, sus chistes son sosos, el argumento no tiene sentido… Vaya, falla en todos los lugares en donde puede fallar una película.

Armin Sonntag vive obsesionado con su trabajo, pero no desde que murió su esposa, sino desde niño, desde que fue perseguido por el alien horrendo. Luego estudió la licenciatura, al menos una maestría y un doctorado (como él mismo lo dice). Primero que nada… ¿doctorado en ufología? Bueno, no importa, no me voy a atorar aquí. La cosa es que el tipo lleva la vida entera obsesionado. ¿Eso afectó su matrimonio? No lo sé. Nunca nos dicen nada. No dicen cómo murió la madre de Luis y si eso afectó a su padre o al niño de alguna forma. De hecho, puedo claramente ver a los guionistas pensando: “pero si el padre es un irresponsable, la madre lo cuidaría… Hay que dejarlo sin mamá.”

¿Hay alguna consecuencia al respecto? Nada. La ausencia de la madre era una necesidad para que el guion pudiera caminar como camina. ¿Y para qué queremos que el padre de Luis sea un desatendido? Porque la visita de los marcianos no es suficiente, es importante tener toda una línea argumental del director de escuela persiguiéndolo por toda la ciudad para meterlo a un internado para niños solitarios. Internado que es dirigido por una mujer malvada malvadísima que reúne lágrimas en una especie de pluma que mide el nivel de soledad de los niños.

Luis y los Marcianos - Marcianos

Los tres marcianos, que están en la tierra sólo para comprar un tapete de masajes, pueden convertirse en quien ellos quieran, sólo necesitan un cabello de esa persona (o animal). Entonces tenemos que soplarnos más de tres cuartas partes de película con los marcianos convertidos en otros personajes e inmizcuidos en situaciones “graciosas”. Tan graciosas que no hubo un solo niño en la sala que soltara la menor de las sonrisas. Porque ojo, los marcianos no se convierten en copias literales de las personas, sino en copias horrendas, con dientes feos y ojos saltones. Pero nadie se da cuenta.

El director y la dueña del internado vienen a ver al papá de Luis, así que uno de los marcianos se convierte en él para poder engañar a la autoridad mientras el padre verdadero duerme en el sillón de su casa, completamente desinteresado en los problemas de Luis. Entonces… ¿qué puedo decir? El sólo pensar en la cochinada de argumento de esta película me deja perdido, porque también hay que “desarrollar” la relación de Luis con una niña-reportera de su escuela que está interesada en él sin que nunca sepamos el porqué, y el comportamiento de una familia obsesionada con la limpieza cuya presencia en la historia nunca llega a nada.

Como es de esperar, al final todo se resuelve de forma mágica y maravillosa. La dueña del internado resulta (de forma conveniente en extremo) ser un extraterrestre de la misma especie que persiguió a Armin cuando era niño. Pero termina vencida, lo que le da a todos harta alegría y pone al padre de Luis en la cima profesional en el mundo de la ufología… ah, pero eso sí, ya aprendió que dejó abandonado a su hijo mucho tiempo y no lo volverá a hacer, de ese momento en adelante será el mejor padre del mundo. Una conclusión forzada, pues el padre no vive ningún arco que lo lleve a tener ese aprendizaje.

Luis y los Marcianos - Directores

Christoph y Wolfgang Lauenstein, los directores

Los vecinos obsesivos con la limpieza y el orden, también de la nada, se vuelven amiguísimos de los Sonntag y su hijo, que era el acosador número uno de Luis, también se convierte en su gran amigo. Los marcianos logran regresar a tiempo a su nave para gozar del producto de telemercadeo. El director recibe a Luis de vuelta en la escuela y deja de molestarlo por ser un niño solitario y abandonado. Que molesto es cuando un guion “debe” terminar de una forma y los guionistas lo llevan hacia allá sin que ello tenga ningún sentido.

Y ya sé, me van a decir “no seas tan exigente con una película para niños”. Mi respuesta es la misma de siempre: es para niños, no para idiotas. No podemos permitirnos esos argumentos, porque por eso hemos pasado de que los niños leyeran cuentos de Andersen a que los niños necesiten de historias estúpidas “porque son niños”. No, al contrario. Si seguimos dándole a los niños este tipo de cuentos, les enseñamos que todo es feliz, que todo es fácil, que siempre las cosas terminan bien, que no hay sufrimiento ni dolor en el mundo. Ah, pero luego nos quejamos de que las nuevas generaciones se quejen de todo y cada palabra fuera de lugar hiera sus sentimientos.

Les recuerdo que “El Rey León” también es para niños y Simba ve a su padre morir ante sus ojos, cree que es su culpa y huye de su pasado, dejándose llevar por una vida de excesos hasta que el pasado viene a cobrarle factura y lo obliga a enfrentarse no sólo a su tío asesino, sino a su propio dolor y su propia culpa. Es una película de niños, por cierto. Y ni hablar de “Intensa-Mente”, también para niños; “Wall-E”, también para niños, “Enredados”, también para niños… Insisto, que sea para niños no significa que tengamos que obviar la complejidad, el dolor, la verdad, la injusticia… aunque al final las cosas terminen en finales felices, como en todos los ejemplos mencionados en este párrafo.

Luis y los Marcianos - Climax

Evítenla, por amor al universo, evítenla como bañarse en agua sucia. Es mala, los personajes no son interesantes, los chistes no son buenos (ni para los niños), el argumento es un convencionalismo tras otro y la animación está muy lejos de los estándares actuales. Si quieren, lleven a sus hijos menores de cuatro años para que se entretengan con los colores brillantes, aunque el marciano-dragón del final quizá les saque un susto, así que quizá ni a esos niños les funcione.

¡Buena suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s