Película. “Tiempo Compartido” – Sebastián Hoffman, 2018.

Desde que vi el avance de esta película me llamó mucho la atención. Me parecía una historia de suspenso, pero de esas que son fuera de lo común. Prometía a un Luis Gerardo Méndez diferente, explorando otras facetas. Prometía incomodidad en el espectador y una historia extraña que esconde bajo la superficie mucho más de lo que parece. Aquí mi punto de vista sobre “Tiempo Compartido”.

Tiempo Compartido - Poster

Pedro, Eva y su hijo llegan a un gran hotel de Acapulco a pasar unas vacaciones de ensueño en una villa privada con su propia alberca, cocina, pecera y toda la cosa. No es una habitación común de uno de los hoteles del grupo Everfields, es una de sus mejores villas. Pedro, que no es de posición económica acomodada, logró pagar la habitación usando una especie de descuento.

El problema es que no llevan ni media hora en su villa cuando llega otra familia que también pagó usando el mismo descuento. Pedro está furioso, el hotel sobrevendió la villa y ahora quiere que ambas familias compartan el espacio. Abel, el padre de la segunda familia, está feliz al respecto, pero Pedro no acepta tener que compartir el espacio. El hotel no se hace responsable bajo el argumento de que sobrevender la villa fue resultado de su éxito. Eva y el niño, que se llevan muy bien con la otra familia, tampoco hallan problema en compartir el espacio.

Pedro no soporta a Abel ni a su familia, no quiere que su hijo juegue con sus hijos o que su esposa esté cerca de ellos. Mientras Eva y el niño más se vinculan con la segunda familia, Pedro comienza a estresarse más y más. Para él, la experiencia Everfields está resultando una pesadilla. Pero también para Andrés, un empleado del hotel que necesita tomar medicamentos psiquiátricos para soportar la monótona vida en la enorme lavandería mientras que su esposa hace buenas migas con el dueño del hotel y sube poco a poco hasta la cima. Pedro y Andrés están a poco de un colapso emocional que la “experiencia Everfields” no cura, sino ocasiona.

Tiempo Compartido - Companche

Primero que nada, aplaudo a todos los creadores, desde el director y el guionista (Julio Chávezmontes) hasta el fotógrafo (Matías Penachino), el diseñador de producción (Claudio Ramírez) y el músico (Giorgio Giampá). ¿Por qué? Por la atmósfera de la película. Los colores, los diálogos, la escenografía y la música que pone los pelos de punta crean un ambiente que todo el tiempo lo saca a uno de quicio sin que sepamos con certeza qué es lo que está pasando. Aunque el hotel es como cualquier otro de cinco estrellas, hay algo que no funciona. Digo “algo” porque no es fácil poner el dedo sobre qué es.

Todos los actores lo hacen muy bien, aunque creo que el poder actoral está en Andrés Almeida como Abel. Es un tipo agradable, amigable y, sin embargo, es insoportable para Pedro. Su familia es pasivo-agresiva, metiche, superficial y desagradable, pero ni Eva ni su hijo pueden verlo, sólo está claro para pedro y para la audiencia. El tipo le dice “Companche” a Pedro como si fueran amigos de toda la vida y cada que suelta la palabrita a mí (junto al protagonista) se nos ponían los pelos de punta.

También felicito a Miguel Rodarte. Bravo por el director y la forma con la que trabajó con este hombre. Antes de esta película, Rodarte era el Tigre de Santa Julia y todo lo hacía igual, estaba encasillado en personajes superficiales sin chiste. Honestamente, hasta ahora lo considero un buen actor. El tipo camina por los pasillos del hotel como si estuviera trabajando con ganas cuando que en su mirada se lee desesperación, desesperanza y una profunda tristeza. Lo mismo se puede decir de su esposa, Gloria (Montserrat Marañón), que esconde detrás de la sonrisa y del traje sastre de empleada perfecta un dolor profundo y una impotencia flagrante.

Tiempo Compartido - Andrés

Porque ese es uno de los puntos centrales de la película: este tipo de hoteles de tiempo compartido que se venden como el non plus ultra de las experiencias vacacionales son una máscara, una falsa fachada como las de películas del oeste. En las entrañas de este paraíso existe la necesidad de tapar todo con capas y capas de azúcar que pretenden esconder la realidad humana del dolor, de la muerte, de la enfermedad. El discurso es una mentira que vende lo que a leguas no puede cumplir. ¿Cuál es la realidad detrás de la venta de idealizaciones y mentiras? Albercas atestadas que se anuncian vacías; entretenimiento nocturno de calidad que termina siendo lamentable; bajos precios que terminan yéndose hasta el techo; desayunos suculentos que resultan con ingredientes baratos y de poca calidad; acceso sencillo que en realidad llega después de horas y horas de hacer fila…

Pedro y Andrés son capaces de ver detrás de la máscara sin engañarse a sí mismos, no como otros personajes ni se asoman u otros que sí, pero se mienten al respecto. El hotel es una representación de la vida en donde nos llenamos de cuentos entre nosotros para no ver la realidad. Nos engañamos como los grandes complejos turísticos nos engañan. Andrés y Gloria intentan luchar contra una terrible pérdida. Él lo hace por medio de medicamentos psiquiátricos, ella por medio de comprarse el cuentito del hotel perfecto y cuadrarse con la empresa para recibir las dádivas corporativas. Pedro, por otro lado, quiere esconder sus problemas matrimoniales y la reciente depresión de su esposa con vacaciones. Everflields le promete una salud que es incapaz de cumplir.

¿Suena a que la película está interesante? Sí, lo está, pero no puedo dejar de decir que deja muchos aspectos sin desarrollar, hace muchas cosas que luego no llevan a nada, no se cumple del todo lo que se promete. Por ejemplo, Andrés alucina un flamingo que se le aparece en los pasillos del hotel y que se esfuma en cuanto toma sus medicamentos. Luego Pedro tiene la misma alucinación, especialmente después de tomar la medicina que le mandó el doctor… exactamente la misma, el flamingo con cara de malos amigos. ¿Entonces están drogando a Pedro para que alucine? No sé. ¿Puede el flamingo ser una representación de la desesperación o la impotencia? No lo sé, porque otros personajes caen en la misma angustia y nunca lo ven. Entonces si bien es un elemento llamativo e interesante, creo que no es un símbolo que quede del todo claro y me parece que no le ponen la atención que merece.

Tiempo Compartido - Sebastián Hoffman

Sebastián Hoffman, el director

También tenemos a Abel con información del pasado de Pedro que no sabemos de dónde vino. Podemos suponer que se lo contó Eva, pero no sabemos en qué momento y, por la naturaleza de la película, nos dejan con la idea de que hay una intención oculta ahí que nunca se desarrolla. Lo mismo cuando Andrés le declara a Pedro que el hotel los investigó desde antes… ¿para qué? ¿Para venderles un tiempo compartido o con otras intenciones? Insisto, el tono misterioso y secretivo del argumento da para pensar en muchas otras posibilidades que nunca se desarrollan. La película, entonces, es buena, interesante y sale de lo común (lo cual se agradece en estos tiempos del cine mexicano), pero siento que se perdieron en su propio desarrollo y al final no supieron responder del todo a los temas sobre la mano (o quizá se quedaron en el piso de la sala de edición).

Vayan a ver “Tiempo Compartido”, una crítica muy escueta de la cultura actual, del mundo de las vacaciones idealizadas y nuestra necesidad de buscar el valor de la existencia en los lugares equivocados. Todo esto con diversos niveles de lectura, desde el más obvio y directo hasta uno mucho más profundo y aderezado con tintes de misterio y de motivaciones ocultas que distan mucho de ser bien intencionadas.

¡Buena suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s