Película. “Ana y Bruno” – Carlos Carrera, 2018.

Tenía muchas ganas de ver esta película por varias razones. La primera, porque he trabajado con Carlos Carrera y me parece un gran ser humano y un director apasionado. La segunda, porque sé el trabajo que le costó a todo el equipo de esta historia sacar adelante la película después de años de desarrollo y búsqueda de apoyo hasta debajo de las piedras. La tercera, porque es la película animada más cara en la historia del cine mexicano y quería ver el resultado de esa inversión.

AyB - Poster

Todo comienza cuando el padre de Ana las deja a ella ya a su madre en una institución que parece como una casa de descanso. Se nota que el padre no está feliz de dejar ahí a su familia, pero no tiene mucha opción. No pasa mucho antes de que nos demos cuenta que el lugar es, en realidad, un hospital psiquiátrico en donde la madre de Ana será tratada debido a que tiene constantes alucinaciones con un monstruo de fuego y humo que la persigue y amenaza con matarlas a ella y a la niña.

Ana se da cuenta que lo único que puede hacer por su madre es volver a su pueblo a buscar a su papá y convencerlo de que esa institución no es el mejor lugar para su mamá, pues está a merced de un psiquiatra infame y un montón de enfermeras y enfermeros crueles. ¿Pero cómo se va a escapar? Pues con la ayuda de Bruno y otros tantos seres que son alucinaciones de los enfermos del hospital psiquiátrico, todos ellos representaciones de sus problemas mentales más graves.

Ana y Bruno, junto a un montón de personajes pintorescos, escapan del hospital para buscar al padre de Ana. En el camino, conocerán a un simpático perro y a un niño ciego bastante ocurrente. Mientras tanto, de vuelta en el hospital, su madre se ve amenazada por el monstruo de fuego que quiere consumirla y los médicos que quieren freír su cerebro con un cruel tratamiento de electrochoques. El tiempo no se detiene, si Ana no se apresura, será demasiado tarde.

AyB - Personajes

Lo primero que se ve en esta película es el estilo de Carlos Carrera. Un solo cuadro nos deja clarísimo que la película es suya. Las caras, los ojos, los gestos, el ambiente y los fondos son todos reminiscentes de “El Héroe”, aquella película de animación tradicional que ganó la Palma de Oro en Cannes hace casi veinticinco años. Es la animación de Carlos Carrera, que también se puede ver en sus storyboards, aunque las películas no sean animadas. Entonces, de entrada, felicito a Carrera por poner su estilo por encima de las convenciones visuales del género, muy bien por mantenerse como autor.

Lo segundo es el costo de la película. La animación es preciosa. En algunos momentos sí se llega a ver como “Una Película de Huevos”, pero mayormente tiene un trabajo bastante bien realizado. La criatura de fuego y humo está espectacular. Los movimientos están muy bien y la animación errática sólo existe en un personaje que, por su naturaleza, se tiene que mover de forma errática y mecánica. Las voces son de primera, con un Héctor Bonilla que desde luego resalta por su capacidad actoral, y un Silverio Palacios que está de aplausos por su entrega y su energía. Así que en lo audio-visual, bien, sin nada negativo que decir por ahí.

El tema más álgido de esta película está en su historia, en la forma en que es llevada y en su desarrollo. Ojo, podría parecer que estoy a punto de quejarme cuando que, en realidad, lo que quiero es aplaudirla, pero también cuestionarla (y cuestionarme) un poquito mientras estoy en ello. La historia lidia con las enfermedades mentales y los crueles tratamientos de los años cincuenta. Estoy feliz con ello, pues el cine animado cada vez más se vuelve más simplón y superficial y lanzarse a hacer una historia con esta temática no es fácil, es evidencia de mucha valentía por parte de Carrera y su equipo.

AyB - Con Mamá

La película también nos habla de la muerte en un momento bastante fuerte y álgido que me hizo sentir un nudo en la garganta como el cine animado dejó de hacerlo desde hace mucho tiempo. Y aquí está el meollo del asunto. Muchos críticos de cine y espectadores dicen que la película no es para niños. Al hablar de muerte, de locura, de enfermedades mentales, de alucinación… pareciera que el cine animado no es su mejor expresión y el público infantil no es a quien quisiéramos del otro lado de la pantalla. Por otro lado, yo soy el primero que lloriquea amargamente cuando el cine animado evita temáticas dolorosas por proteger demasiado a los niños, lo que hace que las nuevas generaciones nunca se hayan enfrentado a muertes como la madre de Bambi o a un Simba metiéndose debajo de la garra de su padre muerto.

Entonces vale, los niños deben enfrentar temas como la muerte, el dolor y todo eso… ¿Pero la locura? No creo que los niños comprendan (como tampoco tantísimos adultos) lo que es la esquizofrenia, el significado de las alucinaciones, el poder del proceso de duelo, la incapacidad de dejar ir y todos esos elementos que tienen a los personajes de “Ana y Bruno” dentro del hospital psiquiátrico. Ya había dicho en otro lugar que, en realidad, las crisis de la mente humana son mucho peores de lo que deja ver “Intensa-Mente” (Inside-Out) con ese final feliz en donde las islas de afectos de Riley se reconstruyen como si nada hubiera sucedido. “Ana y Bruno”, aunque también simplifica la enfermedad psíquica, es mucho más dura con su final, que es honesto ante su premisa. ¿Qué tan honesto? Lo más que se puede ser cuando una cinta trata sobre trastornos graves de la mente y al mismo tiempo es animada, divertida, graciosa y para niños. Todo eso, claro, sin despegarse de la estructura narrativa de la típica aventura en tres actos.

Podrían decirme que eso no es problema: mientras los niños la ven por los personajes divertidos, las ocurrencias y los colores pastel de algunas de las criaturas, los adultos la vemos por su temática más profunda sobre el mal funcionamiento mental. Pero es que hay ocasiones en que las imágenes son temibles y los mensajes de una oscuridad tan obvia, que si los niños las entienden puede ser perturbador y, si no las entienden, de todos modos pueden espantarlos lo necesario para que ellos creen sus propios vínculos de temor. Pero todo esto es especulación, pues hay que ver los resultados de esta historia en los espectadores infantiles.

AyB - Carlos Carrera

Carlos Carrera, el director

Por eso esta película me tiene indeciso en este punto. Por un lado, me parece un tema demasiado complejo que puede asustar a los niños. Por el otro, aplaudo que Carlos Carrera haya puesto en pantalla una película animada más compleja. Ya estoy cansado de que el cine animado que no es Pixar nos entregue aventurillas animadas genéricas. Desde las menos peores, como “Olé, el Viaje de Ferdinand” hasta las verdaderamente vomitivas como “Luis y los Marcianos”, el cine animado produce películas y películas y películas año tras año de las cuales realmente pocas sobresalen.

En la animación mexicana podemos decir algo similar. Amo las imágenes y la forma en que llevan la cultura mexicana a la pantalla películas como “La Leyenda de la Nahuala” o “El Chupacabras”, pero no puedo decir que son buenas películas, que no abusan de los mismos chistes o que en ocasiones parecen en demasía copias de historias similares del cine animado de Estados Unidos. “Nikté” es aburrida y simplona, llena de chistes malos y de un Alex Lora totalmente sobrado. Y, en las peores ocasiones, como “Película de Huevos y un Pollo” no vemos historias, sino viñetas que nos van contando momentos sin una línea narrativa que los una.

¿”Ana y Bruno” crea consciencia sobre los padecimientos mentales? No. Nos dice lo graves que pueden ser, nos hablan sobre la crueldad de los tratamientos psiquiátricos del pasado, pero nadie se va a volver un experto en el tema por verla… ¡porque no es su intención en lo absoluto! Sin embargo, al igual que “Intensa-Mente” nos cuenta una historia partiendo de un tema que es mucho más complejo de lo que se exige actualmente en películas para niños. Es importante notar, no puedo dejar de decirlo, que comparo “Ana y Bruno” con “Intensa-Mente” por su temática centrada en la psique humana, sin compararlas en calidad de animación y guion, campos en donde la película de Pixar sigue siendo, por mucho, más creativa y mejor construida, sin considerar las limitantes económicas y tecnológicas que también las separan.

Con esto termino. Vayan a ver “Ana y Bruno” si quieren pasarse un rato agradable, aunque no esperen ver la historia más creativa del mundo, simplemente una historia común con un núcleo más álgido del que esperamos en el cine animado. Vayan a verla si les gusta la animación de Carlos Carrera o la carrera de este director en particular. Vayan a verla por apoyar la animación mexicana, el cine mexicano, las producciones nacionales. Vayan a verla para que pueda recuperar los más de cien millones que costó y haya más riesgos similares en el futuro… el cine mexicano necesita eso, que se entienda que el arte debe ser arriesgado y que no atasquemos nuestra industria de las mismas historias de siempre, los mismos actores de siempre y la misma actriz de siempre.

¡Buena Suerte!

Anuncios

2 pensamientos en “Película. “Ana y Bruno” – Carlos Carrera, 2018.

  1. liinnco

    Mira que no tenía NADA de ganas de verla, pero al ver que no la has odiado y que, de hecho, suena bastante interesante, probablemente le pida a mi date (Santis) que me acompañe 🙂

    Responder
  2. Enrique L. Autor de la entrada

    LINN:
    No sé si pueda ser muy intensa para él, dependiendo qué tipo de películas aguanta. Ésta tiene mensajes e imágenes que pueden ser muy fuertes para algunas sensibilidades. Entonces cuidado, pero tampoco es una cosa tremenda, no es como ver a Freddy Krueger.

    ¡Buena Suerte!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s