Serie. “Maniac” – Patrick Somerville, 2018.

Toda la Ciudad de México se llenó, de un día para otro, de anuncios que promocionaban la serie “Maniac”, original de Netflix. Lo más llamativo eran sus famosos protagonistas: Emma Stone y Jonah Hill, a quienes habíamos visto juntos hace casi once años en “Superbad”. Fuera de eso, no se sabía mucho del asunto. Por pura curiosidad vi el primer episodio y luego no pude parar. Aquí mi punto de vista de la miniserie.

Maniac - Poster

Owen es un esquizofrénico que resalta entre el resto de su familia, los dueños de una millonaria compañía que fabrica robots que limpian las calles. El hijo prodigio está acusado de abusar de una jovencita y descansa en Owen el testimonio que lo salvará de ser condenado culpable. Al inicio de la serie, es presionado por su familia para “no equivocarse” y, además, pierde su trabajo. Como no tiene dinero, entra como sujeto experimental de pruebas de un nuevo proceso psiquiátrico.

Annie es una depresiva que no supera la muerte de su hermana, el abandono de su madre y el aislamiento de su padre. Se la vive tomando una misteriosa droga con forma de “A” que la lleva a revivir una y otra vez el trauma de haber perdido a su hermana, pero lo vive con gusto para poder estar con ella otra vez. Esto es hasta que se le terminan las pastillas, así que también entra como sujeto experimental de pruebas, pues el primer paso del proceso psiquiátrico consiste en tomar la pastilla a la que es adicta.

El doctor Manterlay creó un tratamiento psiquiátrico que utiliza tres diferentes drogas y un proceso guiado por una inteligencia artificial muy avanzada para curar a los enfermos mentales de forma que la psicoterapia no es capaz de hacerlo. Owen y Annie (junto con algunos otros) serán los nuevos sujetos de los últimos intentos para demostrar que el proceso funciona. El problema es que la Inteligencia Artificial está deprimida y el doctor tiene problemas emocionales que surgen de una pésima relación con su madre, una psicoterapeuta famosa… Todo lo que puede salir mal, probablemente saldrá mal.

Maniac - Ellos

Esta miniserie es muy extraña. Su uso de la imagen y de los temas salen de lo normal y eso la hace muy atractiva, porque nos sentimos atrapados no sólo en el mundo de la mente y sus imágenes sin lógica, sino en este mundo perdido entre tiempos. Es imposible saber con certeza en qué época se desarrolla la película ya que parece estar situada en el presente, pero también en los años sesenta… Es extraño, todo es extraño. Los sueños invaden la realidad y la realidad invade los sueños. El mundo mental de Annie y Owen está lleno de melodrama… pero la realidad también. En ocasiones la serie es muy seria y directa, en ocasiones está completamente fuera de tono, como una comedia mal hecha. Todo es intencional. La miniserie es un pedazo del proceso mental del ser humano y, como tal, da unos bandazos que no vemos venir.

La historia tiene muchísimas líneas de desarrollo. Por un lado, está la historia de Owen y su poderosa familia considerándolo únicamente cuando es de utilidad para ellos. La historia de Annie y la relación con la muerte de su hermana y el abandono de su madre. La adicción. Las relaciones interpersonales. La sexualidad virtual. La psicoterapia convertida en un falso proceso de superación personal. La relación entre el médico y su madre, de un amor-odio absurdo y absoluto, los medicamentos psiquiátricos, la dependencia en las nuevas tecnologías, el amor, la hipocresía, la amistad y la entrega. Es una miniserie que toca todos estos temas usando como base, lo sepan los espectadores o no, la teoría psicoanalítica del funcionamiento mental.

Se supone que el tratamiento enfrenta primero a los sujetos a su gran trauma y los diagnostica. Luego, los hace vivir, intramentalmente, experiencias que los ayuden a enfrentar y superar su trauma. Lo que los doctores que manejan el proceso no entienden es que están simplificando el funcionamiento de la mente. La serie habla, aunque de forma metafórica y no siempre clara, de la lucha entre la psicoterapia y la psiquiatría. Cómo la psiquiatría limita y simplifica la importancia de los afectos mientras la psicoterapia los pone en un pedestal y desestima la parte orgánica (sin contar lo fácil que la psicoterapia puede convertirse en un sistema de vanas ilusiones).

Maniac - Doctores

Pero todo esto se ve limitado por los sentimientos de la Inteligencia Artificial, que sufre una pérdida importante y, en la depresión del duelo, hace cosas que no se supone que debería estar haciendo y que ponen en peligro el experimento. Como un moderno HAL-9000, hacer a un robot a semejanza con los humanos lo llena de amor y de entrega, pero también de dolor, sufrimiento, frustraciones, odio y rencor. Lo mecánico se une con lo afectivo como, en los seres humanos, lo afectivo se une con lo orgánico. La metáfora mental que genera los padecimientos psicológicos se convierte, en la serie, en una obviedad en la que la computadora “llora” soldadura. De ese modo, por momentos “Maniac” no explica nada y pretende que descubramos lo que quiere decirnos a partir de pocas pistas… pero hay momentos en los que es sutil como martillazo en la cara.

La producción es una chulada. Del laboratorio de aspecto sesentero pasamos a aventuras en grandes mansiones, tierras fantásticas y persecuciones policiacas. Los efectos especiales, como los hay, son bastante buenos. La serie no se guarda la sangre y la destrucción y tiene algunas escenas bastante fuertes para algunos públicos. Pero sus efectos especiales, su diseño de arte y hasta su música, buenísima, sería poco sin el talento de los actores involucrados. Los protagonistas muestran un rango actoral brutal, en especial Jonah Hill, que representa maravillosamente a un inseguro esquizofrénico, a un exagerado espía, a un humilde marido entregado, a un agente secreto… Bueno, bárbaro el tipo. ¡Qué gran camino ha recorrido el fulano desde la última vez que compartió crédito con Emma Stone en “Superbad”! No digo que ella esté mal, pero la hemos visto en todo lo que hace en “Maniac”, así que no nos cae tanto de sorpresa.

La serie es inteligente, busca hacernos pensar una vez que nos dejamos de estar perdidos. Y digo esto porque muchas personas me han declarado que se sintieron perdidas durante los primeros dos o tres episodios. Sí, ciertamente hay que darle a la historia tiempo para atraparnos, pues las primeras horas de la experiencia pueden resultar un poco confusas. Seguramente si la vuelvo a ver le encontraría muchos más detalles que se me escaparon en la primera vez porque están diseñadas para escaparse y cobrar sentido con información que viene más adelante.

Maniac - Patrick Somerville

Patrick Somerville, el creador

La recomiendo como una historia que sale de lo común, que pretende hacer un análisis sobre el afecto humano y el funcionamiento del sistema mental. Aunque a veces logra esta pretensión y a veces no, no dejo de aplaudir la intención de los guionistas de contar una historia que está perdida entre la realidad y el sueño, entre el pasado y el presente. Esta historia comprende, más que menos, el funcionamiento mental y los procesos inconscientes. Pero, más que cualquier otra cosa, comprende la complejidad de la experiencia humana y el uso de símbolos para poder traer a la realidad un montón de procesos cerebrales que entendemos como experiencias mentales (conscientes e inconscientes).

Y si les suena medio perdido y complicado todo lo que he dicho de la serie, es porque es un poco la misma intención de esta historia. Repito: véanla. Denle un par de episodios de oportunidad y no la apaguen a la primera. Es un viaje no sólo para los protagonistas, sino también para los espectadores. Sí, tiene cambios de tono muy extremos y puede pasar de ser profunda y oscura a superficial y melodramática… ¿Pero no también los seres humanos?

¡Buena suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s