Película. “La Chica en la Telaraña” (The Girl in the Spider’s Web) – Fede Álvarez, 2018.

He leído todas las novelas de la colección de Millenium y en un momento fui muy fan. La verdad es que me desencanté de la saga luego de que murió el autor de los primeros tres libros y fue reemplazado. Luego de la adaptación del primer libro en una maravillosa película de David Fincher (además de la trilogía sueca de años antes), no volvimos a saber nada de la saga hasta ahora…

Telaraña - Poster

Lisbeth Salander es contratada por Frans Balder, un genio de la computación, para que le robe al gobierno de Estados Unidos un programa que es capaz de activar todas las bombas atómicas del mundo. Balder cree que su programa es demasiado peligroso y quiere destruirlo.

El problema es que Lisbeth no es la única que quiere echarle las manos encima al programa, también “Las Arañas”, una agrupación criminal muy cruel y muy peligrosa. Rodeada por todos lados, Lisbeth acude con su viejo amigo, el periodista Mikhael Blomkvist para que le eche una mano.

Pero “Las Arañas” no son el único problema, pues Edwin Needham, un agente del gobierno de Estados Unidos, descubrió que Lisbeth se robó el programa de Balder y también quiere encontrarla y hacerla pagar por ello. Con tantos enemigos por todos lados, ¿cómo podrá sobrevivir?

Araña - Salander

Al ser una adaptación, es necesario hacer una comparación con la novela original. Pero también es importante compararla con la cinta de David Fincher, que inició la trilogía que nunca fue. Y, finalmente, ya verla como una película independiente con sus aciertos y tropiezos.

Empecemos por el tercer punto: ¿La película funciona por sí misma? Tengo que decir que sí. Es una historia de intriga policiaca que lidia con hackers digitales, los remanentes de una mafia rusa en Suecia y un montón de intereses de lo más nefastos que implican a la policía de Estocolmo, a un montón de asesinos, a un genio en computadoras y otro montón de cosas.

Pero fuera de esto no tiene mucho. El personaje de Lisbeth Salander de esta película es interesante, pero no es profundo. Es el cliché de una mercenaria con conocimiento experto del mundo digital. Casi todo le sale bien, logra escapar de cualquier situación de peligro… es una especie de Rambo en versión mujer. Los demás son todos personajes unidimensionales que tienen que estar y a los que vemos en TODAS las películas de acción. Las motivaciones de los villanos son simples, el final predecible y las vueltas de tuerca se ven venir como a mil kilómetros de distancia.

Eso no quita que sea una película entretenida, pero nunca llega a ser emocionante. La realidad es que no nos vinculamos con los personajes lo suficiente para que nos ponga en la orilla del asiento el riesgo que corren en esta o aquella situación. Entonces es entretenida, sí… como cualquier otra historia medianamente bien contada.

Telaraña - Blomkvist

No me vinculé con estos personajes, pero sí con quienes son. La película no hizo nada para que yo construyera una relación con el personaje de Lisbeth Salander, pero como la amo de los libros, me vinculo con ella porque sé que es Lisbeth, aunque no sienta que sea ella. Es extraño, como si sintiera interés en el personaje por quien se supone que es y no por quien es.

Y esto es un problema en varios sentidos. Primero, porque la película por sí misma no genera interés ni es capaz de transmitir la riqueza de Salander, Blomkvist o Balder. Segundo, porque depende del afecto que ya le tenemos a estos personajes a partir de otros medios (los libros u otras películas). Y aquí llega mi mayor queja.

Se dice que esta película es un “soft reboot”, pero no lo es porque no está regresando a la primera historia, sino reiniciando desde la cuarta (que en las novelas es otro argumento escrito por otro autor). Los actores son otros, los villanos son otros. Todo es nuevo, como si fuera un “full reboot”. Va, se las compro, excepto que…

Telaraña - Camilla

La película deja sin explicar cosas que son importantes, supongo que los guionistas pensaron que los espectadores ya lo sabíamos, pues leímos los libros, vimos las películas suecas o vimos la de Fincher. Entonces es como si fuera una secuela… Pero no lo es. Esto es desquiciante. La película tiene momentos que simplemente no se entienden si no conocen las historias previas. Así que como película unitaria deja huecos importantes, ¡pero se supone que es un “reboot”, esto no debería pasar!

En otras ocasiones sucede lo contrario, la película dice cosas que contradicen directamente lo que nos enseñan los libros o las otras versiones fílmicas. Por ejemplo dicen que Blomkvist no ha logrado escribir nada de éxito sin Salander, cuando que en realidad es el famoso Kalle Blomkvist de los medios, el más conocido reportero-investigador de Suecia. También ignoran por completo el hecho de que Salander le prendió fuego a su papá cuando era una adolescente (nos dan a entender que huyó de él a los nueve para nunca más volver a verlo).

Ustedes me dirán que estoy siendo demasiado específico, que me paso de exigente. Pero a ver… que Lisbeth prendiera fuego a su papá es la base de toda su historia. Sin eso ella no hubiera vivido todas las peripecias y el dolor que la hicieron quien es y lo que guía el desarrollo de la segunda y la tercera novelas. Es importante, no puedes borrarlo de un plumazo. Tampoco puedes hacer a Blomkvist una especie de compañerito de Salander cuando que en las novelas ambos personajes son importantes y se ayudan el uno al otro.

Telaraña - Fede Álvarez

Fede Álvarez, el director

Pero los guionistas no entienden cosas tan simples como esa. Esta película desnuda a Blomkvist de toda la importancia que tiene en la novela y lo pone porque… supongo que tiene que ponerlo. En algún lado había que meterlo, aunque termina siendo tan importante como el árbol #25. La historia incluso fuerza cosas que son inconsistentes con la construcción de personajes, como que Lisbeth mande a Blomkvist a investigar algo que ella podría hallar en una sentada frente a su laptop.

Porque eso sí, la película es muy diferente a la novela. Es una mala adaptación, de esas que parece que intencionalmente se deshicieron de lo bueno y dejaron lo malo. Un montón de escenas inventadas, líneas de desarrollo simplificadas, personajes convertidos en tablas unidimensionales. No fui nada fan de la novela, pero caramba, este guion echa a perder la historia un par de rayitas más.

Dicen los críticos que Claire Foy hace un gran papel. Híjole… caramba… ¿no vieron a Rooney Mara? Ella ES Lisbeth. Este personaje se llama Lisbeth, pero no es amenazante, no es segura de sí misma, toda la película lloriquea y se vulnera como la Lisbeth original nunca lo haría (o la de ambas versiones fílmicas, para ese caso). No digo que Foy sea mala actriz, para nada, pero superar a Mara en este papel está muy duro, sobre todo con un guion que desnuda a Salander de su complejidad, de su dureza y de esa personalidad que la convirtió en un clásico instantáneo de la literatura (no lo dije yo, por cierto, sino Vargas Llosa).

Telaraña - Todos

Y Foy no es la única que no supera a las versiones previas. El nuevo Blomkvist no tiene nada que hacer contra Daniel Craig y la actriz completamente olvidable que le hace de Berger no le llega ni a los talones a Robin Wright. El cast de Fincher fue tan atinado como éste es malo.

Además, a la película se le olvida que la saga de libros se llama Millenium, la revista para la que trabaja Blomkvist y que en esta pobre película ni es tema. Todas las novelas terminan con Blomkvist escribiendo un tremendo artículo sobre los hechos de la historia, aquí termina con el periodista borrando su texto para evitar los celos de su jefa y amante… ¡¿Qué?!

Voy a evitar spoilers y por ende no puedo hablar del villano de la película, pero qué coraje si lo comparamos con su versión del libro y la forma en que cierran su historia. Está como para que el pobre Larsson se esté retorciendo en su tumba y Lagncratz, el nuevo autor, se arrepienta de haber cedido los derechos. Y el problema de la adaptación no se queda en el villano, superficializan la historia de modos apabullantes (se llevan entre las patas el tema del autismo infantil, por ejemplo).

Se siente como una película que no es nada. No es una buena adaptación de la novela. No es continuación de la triología sueca, ni de la primera de Estados Unidos, pero a la vez sí… pero a la vez no… Pretende que ya conozcamos a los personajes… y a la vez los presenta. Vaya, es una película que se siente deslavada por todos lados.

Insisto, no fui fan de la cuarta novela (aunque creo que es mucho mejor que la quinta), pero la versión cinematográfica falla por todos lados, al menos que ignoremos todo lo dicho antes. Hay que pensar que Lisbeth no es Lisbeth, Blomkvist no es Blomkvist, y hacernos como que no existe más historia que ésta. Y eso es, de ya, una cosa muy lamentable.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s