Película. “Aquaman” – James Wan, 2018.

Luego de los tristísimos intentos de DC Comics por alcanzar a Marvel en el cine, llega a nosotros “Aquaman”. La única película del universo de DC que ha logrado el beneplácito completo de la crítica y los espectadores es “Wonder Woman”, todas las demás han sido un fracaso de uno u otro modo. En las manos de esta película estaba darle un respiro a los intentos anteriores que han sido percibidos todos ellos como fallidos. ¿Lo logra?

Aquaman - Poster.jpg

Luego de los hechos narrados en “La Liga de la Justicia”, Arthur Curry regresa a su vida normal junto a su padre en las costas, aunque de vez en cuando hace trabajos de súper héroe en las profundidades del mar, como rescatar a un montón de marineros rusos de un grupo de piratas sanguinarios encabezados por un tal David Kane. Durante la lucha, Aquaman se niega a salvar al padre de David, con lo que se echa encima un enemigo mortal.

Pero no tiene mucho tiempo para preocuparse por ello, menos cuando su hermano adoptivo, Orm, está unificando a todas las naciones submarinas para atacar a los seres humanos. Desde su punto de vista, la gente de la superficie merece morir, pues contaminan los mares y no tienen ningún interés por cuidar el planeta. Además, asegura que muy pronto la guerra de los hombres llegará a los mares y es mejor atacar primero.

Meera, prometida de Orm, quiere evitar la guerra, así que le pide ayuda a Arthur, que para ella es el legítimo rey de la Atlántida y el único capaz de evitar el conflicto. Aunque es hijo de una atlante y un humano, es el primogénito de la reina y, por ende, puede buscar su lugar como legítimo soberano. Pero Orm no lo aceptará con los brazos cruzados y buscará destruir a Arthur cueste lo que cueste… incluso pidiendo la ayuda de David Kane.

Aquaman - Hermanos

No he leído los textos de los críticos, pero supongo que “Aquaman” pasará a formar parte de las películas odiadas del Universo Cinematográfico de DC Cómics. Voy a dar en este momento las razones por las que creo eso.

Primero que nada, la primera mitad de la película es asquerosamente expositiva. Sí, actualmente el cine está atascado de personajes “dialogando” el argumento para que el público entienda. Mientras más años pasan no sé si las audiencias se vuelven más torpes o qué, pero los guiones se ven en la necesidad de explicar y sobre-explicarlo todo. “Aquaman” no es la excepción. La pobre Amber Heard (Meera) intenta con todas sus fuerzas actuar los chorizos interminables de exposición sin éxito y Jason Momoa también lo intenta.

Sí, las exposiciones interminables son espantosas, pero es aún peor que nos repitan lo mismo dos veces. Un personaje expone los hechos, los caminos, los objetivos y las consecuencias y luego otro lo repite. O sea… ¿Por qué? Ya lo dijeron una vez, no necesito que lo vuelvan a decir. Vaya, hay muchísimas formas de comunicar el argumento, las facciones, las posturas, los riesgos… ¿por qué en aburridísimos y eternos diálogos de exposición? Hasta las escenas de acción del primer acto de la historia están atascadas de diálogos antes y después del despliegue de efectos especiales.

Aquaman - Black Manta

Pero bueno, ya en la segunda parte de la película las cosas mejoran. Podemos ver, por un lado, a Orm convenciendo o conquistando a las otras posturas subacuáticas. Esto es interesante, pues los diseños de los otros pueblos me parecieron interesantes, la película se esfuerza en presentar diversas razas y culturas aun en las naciones que viven en el fondo de los mares. Los efectos especiales de lo que sucede debajo del agua están muy bien hechos, todo se mueve como esperaríamos y no distrae como para que no disfrutemos la experiencia.

Por otro lado, vemos cómo se desarrolla la relación entre Aquaman y Meera. La pareja no termina de convencerme, pero tenerlos juntos en una aventura independiente le da a Jason Momoa la oportunidad de ser gracioso y poner sobre la mesa un puñado de chistes que, en mi opinión, funcionan bien. Esta película entiende que en el cine de súper héroes hay que tener cuidado con las bromas, para no terminar haciendo un “Thor: Ragnarok”, pero tampoco una cosa que se tome demasiado en serio a sí misma como “Hombre de Acero” o “Batman v Superman”.

Y ya que mencionamos “Thor”, creo que es importante subrayar que muchos espectadores han etiquetado a “Aquaman” como la versión de DC de aquél héroe de Marvel. Extremadamente fuerte, guapo, peludo, barbón, con un medio-hermano que es el villano y al que hay que vencer para evitar la guerra… Pues sí, ciertamente suena al argumento básico de la primera entrega de “Thor”, por allá del 2009, si mal no recuerdo.

Aquaman - James Wan

James Wan, el director

Las escenas de acción y pelean nos entregan todo un abanico de calidad visual y temática. La pelea entre Aquaman y Black Manta en Italia es muy intersante y llamativa, pero la batalla final está demasiado exagerada, llena de movimientos imposibles, imágenes difíciles de seguir y encuadres atascados de detalles por todos lados, de esos que no nos ayudan a saber qué es lo que debemos de ver. Al final, tenemos que suponer qué está pasando, porque no termina de estar claro, menos cuando la lucha se da entre un montón de soldados-jaibas que se ven tan reales como un billete de tres centavos.

Aquaman per sé, es decir, Arthur, es quizá la parte que más me gustó de esta película. Consideremos que este súper héroe es quizá el menos amado de toda la Liga de la Justicia y lleva muchísimos años sin aparecer en otros medios. No hay serie de Aquaman, ni películas ni caricaturas que se especialicen en él sin que aparezcan los héroes más populares, como Superman y Batman. Con esto, Momoa tenía, por un lado, la responsabilidad de poner a Aquaman en el mapa, por un lado, pero podía reconstruirlo a su gusto, por el otro. Hasta donde recuerdo yo (y muchos espectadores a los que entrevisté), lo único que la gente recuerda de Aquaman es que es un súper héroe sin personalidad que nada y habla con los animales. Momoa tenía que llevar al personaje fuera de esa imagen tan simplona.

Ahora Aquaman es el machote simpático y bondadoso del grupo de héroes de DC. No sólo es el que habla con animales y puede nadar, hoy es también un dulce por debajo de todos esos músculos y la mirada fuerte. Momoa nos entrega a un Aquaman un pelín más complicado (hasta donde una película de este estilo permite). Es valiente aunque en ocasiones se muere de miedo. Es aventurero, juguetón y le gusta la diversión, aunque le huye a la responsabilidad más que al cáncer. No sé si esta sea la personalidad del Aquaman del cómic, sobre todo de las encarnaciones más modernas, pero me parece que le viene bien y no echa a perder al personaje, al menos no al nivel al que echaron a perder a Flash con la versión nerd, miedosa e idiota de Ezra Miller.

AQUAMAN

No puedo terminar sin decir dos cosas: primera, molesta ver el talento de tantos actores desperdiciado. Patrick Wilson es un gran actor que Hollywood tiene abandonado en papeles poco atractivos, ni “El Fantasma de la Ópera” ni “Aquaman” hacen lo que él lo que logró la serie de “A Gifted Man”. Pero no es lo peor, Williem Defoe, uno de los mejores de su generación, tiene que hacer un papel mediocre y sin chiste en esta película, un personaje que pudo haber representado quien fuera. El gran actor de “La Última Tentación de Cristo”, “La Sombra del Vampiro” y “Anticristo” no hace aquí más que estar parado con cara seria escupiendo obviedades. Muy triste.

Segunda, la música. Bravo, la música es buenísima. Aplausos a Ruper Gregson-Williams que no tiene nada que pedirle a su hermano en cuanto a la composición de temas increíbles para películas. El soundtrack de “Aquaman” es épico y, si bien no es el mejor del año, le viene bastante bien a esta historia y tiene momentos que son dignos de aplaudirse.

Creo que los críticos la van a poner en la bolsa de “las malas” del universo cinematográfico de DC Cómics… ¿Pero yo qué pienso? Pues ni fu ni fa. Me pareció una película bastante divertida y con un segundo acto que me hizo sonreír bastante y me entretuvo de forma decente. Pero ese primer acto tan atascado de información sobrada e innecesaria y esa batalla final tan exagerada y que abusa de la CGI durante el clímax ya los he visto en muchísimas otras y está terminando de cansarme. Sí, Momoa está muy bien y es gracioso. Sí, no es tan mala como “Batman vs Superman”. Sí, intenta con todas sus fuerzas rescatar a DC. Pero es, al final, una película más de súper héroes que no nos ofrece nada que no hayamos visto. Eso, luego de una película como “Infinity War”, demuestra que DC se está quedando atrás muy, pero muy, feo.

¡Buena Suerte!

Anuncios

Un pensamiento en “Película. “Aquaman” – James Wan, 2018.

  1. Marco

    Saludos.
    Buena crítica y comentarios fundamentados. Estoy deacuerdo en que es lo mejor que DC ha ofrecido hasta ahora. Sólo hay algo en lo que no estoy deacuerdo. La batalla final es necesaria según como va avanzando la historia, y en lo personal, me gustó mucho, precisamente porque no es confusa y es fácil distinguir a los bandos gracias a sus vehículos o fisonomías. En ese sentido me recuerda las batallas que se han visto en SW, donde todo es diferenciable de un vistazo, y claro, esto contrasta con el fracaso que fue la primera de Transformers en ese sentido, donde en la batalla final, no distinguías a que bando pertenecía el robot, pues en esencia, todos eran grises con unas pintaditas de color que pasabn desapercibidas.

    En cuanto al realismo de los personajes en batalla, pues la mayoría no podían ser realistas, porque al final son seres grotescos, y aunque se vean falsos, no demerita la fuerza de la batalla ni del duelo final entre Aquaman y su medio hermano. en suma, es claro que todo es CGI, como lo ha sido en SW y hasta en la batalla de los cinco ejércitos del Hobbit, y es cierto, el cgi está mejor logrado en ese último, pero aun así, siento que la batalla final de Aquaman no pierde fuerza, gracias a que sus contendientes son perfectamente claros y distinguibles.

    Finalmente, los diálogos expositivos me parecieron atinados, deacuerdo en que pudieron reducirse un poco, pero no los sentí ni forzados ni de relleno. Quizás me estoy quedando tonto de tanto ver cine de superhéroes, o quizas me recuerdo de la de Piratas del Caribe donde Barbosa invoca a una diosa marina, y cuya aparición complica aun más la trama, y sentí que en ese caso si hicieron falta mas explicaciones. Ahora bien, una trama complicada con los diálogos exactos y precisos, pues Avatar me gusta de ejemplo, y en ese sentido sí, Aquaman resulta sobrado en diálogos en comparación, pero aun así, no me pareció que se sientan como relleno.

    Así que sigo sosteniendo mi punto. al margen de la opinión de los criticos (que me tiene sin cuidado), esta sigue siendo la mejor película de DC, la que mas se acerca a Marvel, aunque no logra alcanzar sus producciones. Que mal que DC la esté regando tan feo, pero Marvel se revela con ideas mas atinadas en cine… como lo ha sido también en comic… jejeje ¡Saludos!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s