Libro. “El Sutil Arte de que te Importe un Carajo” (The Subtle Art of Not Giving a Fuck) – Mark Manson, 2016.

El autor de este libro se la vive escribiendo artículos sobre psicología, relaciones de pareja y calidad de vida. Lo curioso es que el tipo estudió finanzas, pero es de lo que menos escribe. Un típico caso de éxito digital en donde se empieza a escribir en Internet por medio de blog y termina en imprenta y con una influencia durísima entre sus lectores. Sí, escribe libros de auto-ayuda, pero dicen que no es como los demás… ¿O sí?

saongaf - portada

Mark Manson critica mucho a la industria de los libros de auto-ayuda, dice que pocos son útiles, que están llenos de idealizaciones y que no dicen las duras verdades de la vida que la gente necesita para salir adelante. Por ello, en su libro él asegura hablarle a sus lectores de frente. No quiere caer bien, quiere decir la verdad. No quiere hacernos sentir bien, sino decirnos cómo el sentirnos mal es el primer paso para mejorar los problemas que nos tienen fastidiados en la vida.

El núcleo de su libro es, literalmente, que hay cosas que deben importarnos mucho y cosas que deben importarnos un carajo. El problema es que la gente no sabe vivir de ese modo, pues les importan mucho cosas que deberían importarles un carajo y viceversa. El secreto de tener la mejor vida posible es saber en dónde ponemos nuestros carajos y qué logramos hacer que se nos resbale.

Para lograr esto, Manson utiliza mayormente ejemplos de su propia vida, aunque también se agarra de figuras famosas para dejar claro lo que quiere decir en cada capítulo. ¿Y cómo logramos darle a cada cosa la importancia que merece? Pues de forma bastante contra-intuitiva. Dice que la felicidad es un problema, que nuestra necesidad de dejar de sufrir es en sí misma una forma de sufrir y que, en realidad, las grandes verdades de la vida son las que más trabajo nos cuesta escuchar. Hay que confrontarlas aunque sea difícil… y entender que en la vida no vamos a dejar de sufrir, sólo es importante sufrir por las cosas que valgan la pena.

saongaf - cita 01

El libro dice que, primero que nada, debemos evitar la comodidad, lo que más nos fastidia la existencia es que queremos estar cómodos, no mover las aguas. Nos da miedo mover las aguas, toma tiempo y esfuerzo. Sin embargo, vivimos quejándonos de que las aguas no se muevan, de que las cosas no cambien. Hay que ver la verdad de frente, dejar de lloriquear y cambiar las cosas. Pero, si no queremos cambiar las cosas, también se vale, nada más debemos aceptar que la comodidad nos importa mucho más que aquello que decimos desear.

Si se desea algo, hay que luchar por conseguirlo. Lo que Manson no considera es que no necesariamente depende sólo de nosotros. A lo largo de todo el libro parece que él cree que quien lo intenta lo consigue. Nunca lo dice tal cual, pero lo deja claro de forma indirecta en muchísimos momentos de su texto. Esto no es del todo cierto, porque simplemente no siempre el que busca encuentra. No todo el que lo intenta lo logra. No todo el que se esfuerza logra su recompensa. Y esto es una realidad que hay que ver de frente, como él mismo aconseja.

Algo que le falló a este libro es que Manson cree que todos los seres humanos están al mismo nivel, cuando que en realidad no todos tienen las mismas capacidades mentales o psicológicas. En ocasiones el esfuerzo no tiene logros y la lucha no se ve recompensada. Y esta es la parte en la que el libro se adecua a todos sus demás colegas de la superación personal. Aun en las duras verdades que Manson comunica hay idealización; sí, mucho menor que la de su competencia, pero de todos modos se trivializan las estructuras mentales, los coeficientes intelectuales, las capacidades psicológicas y otros elementos que llevan a que la gente esté frustrada y sin poder alcanzar sus objetivos.

saongaf - cita 02

El libro está bastante entretenido, Manson escribe de forma muy atractiva. Es grosero en muchas partes y honesto hasta el tuétano, lo cual lo hace una lectura que se va como agua. Sin embargo, a veces peca de un narcisismo importante. Que un tío de treinta años llene el libro de ejemplos sobre su propia vida, cómo él resolvió, la forma en que él salió adelante, todos los logros que ha tenido a su corta edad… Que bueno que de vez en vez cambia de personaje y toca a otros hombres y mujeres exitosos de la historia, porque si no, el libro parecería un monumento a su ego.

A veces, y sólo a veces, la descripción que hace de situaciones de su propia vida son demasiado largas. Hay un capítulo que abre describiendo cómo enfrentó el sentarse justo a la orilla de un barranco. Y lo hace largo y cansado como la Cuaresma. Era innecesario que se tardara tanto. Mientras tanto, es capaz de describir en sólo dos o tres párrafos historias de vida de otros personajes históricos importantes, como un general japonés de la Segunda Guerra Mundial, el fundador de la banda Megadeth o el baterista rechazado de los Beatles.

Sí, el logró cosas maravillosas con su técnica de saber “dónde poner sus carajos” y dónde no. Pero no significa que este libro sea para todos. Dice que vivimos en una cultura que vincula la culpa con la responsabilidad, cuando que son dos cosas diferentes. Hay cosas que no son nuestra culpa, pero de todos modos somos responsables por ellas. Desde su punto de vista, la culpa resulta por las elecciones que ya hicimos, mientras que la responsabilidad surge de las elecciones que estamos haciendo. Hoy. Mañana. Cada segundo de nuestra vida.

saongaf - autor, mark manson

Mark Manson, el autor

¿Recomiendo leer este libro? Sí. Primero, porque está divertido y la forma de escribir de Manson es refrescante para ser un libro de auto-ayuda. Es un texto más honesto que los de su competencia y suele ir directo al problema sin andarse entre las ramas. Sin embargo, peca de lo mismo que todos los demás libros de superación personal: es mucho más fácil decir que hacer. Como con los consejos bien intencionados, una cosa es decirle a la persona lo que puede hacer para salir adelante y otra es que esa persona sea capaz de hacerlo, ya sea de forma consciente o inconsciente.

Hay un chiste en donde un personaje le dice a una persona deprimida: “¿Estás triste? Esfuérzate, no estés triste”. A lo que el depresivo responde: “Claro, qué tonto fui, ¿cómo no se me ocurrió no estar triste? De haber sabido…” Este libro, junto a todos los demás libros de auto-ayuda caen en este problema. No siempre querer es poder, no siempre otros pueden hacer tan fácil lo que a nosotros nos sale fácil. Una persona con vértigo no podrá acercarse a un barranco y sentarse en la orilla, por más que Manson y su texto les echen porras y lo aconsejen.

Lo peor es que el enfermo de vértigo quizá no sabe ni siquiera por qué tiene el problema, puede sufrir de él por razones inconscientes y todo lo que haga con la consciencia, incluyendo leer el libro con todas las ganas de aplicar su contenido, le resulte  totalmente infructuoso. Por eso es que existe la psicoterapia, porque las personas necesitan “auto-ayuda” personalizada, en presencia, y en un proceso que les ayude a descubrir sus procesos mentales que están fuera de su propio conocimiento. Los libros de auto-ayuda pueden mostrarnos algunas cosas, pueden ser divertidos, pero nadie se cura de la gripa leyendo textos al respecto y los problemas emocionales no deberían tratarse de esa forma.

¡Buena suerte!

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s