Película. “Battle Angel: La Última Guerrera” (Alita: Battle Angel) – Robert Rodriguez, 2019.

Cuando vi el avance de esta película me pareció que iba a ser una mala película atascada de efectos visuales que sólo buscaría presumir lo hermoso de su animación realista y que nos iba a llenar los ojos de elementos ocupando cada esquina del encuadre sin mucho más que decir. Pero es de Robert Rodríguez, un tipo que si bien está lejos de ser EL director, sabe lo que hace y no trabaja a lo tonto… y producida por James Cameron, que también sabe lo que hace, aunque su color favorito sea el verde de los dólares. ¿Fue tan mala como me la esperaba?

Alita - Poster

En 2563, el Dr. Ido anda buscando piezas en un tiradero de basura y encuentra una cyborg rota (sólo se conserva de la mitad del pecho hacia arriba). Se la lleva a su taller y logra repararla. Resulta que la robot tiene el cerebro intacto y un corazón tan poderoso que podría alimentar de energía a una ciudad entera. Cuando despierta de su largo sueño, la robot no recuerda absolutamente nada de su pasado, así que Ido la adopta y le pone el nombre de su hija muerta: Alita.

Poco a poco, Alita irá redescubriendo el mundo y, con cada nueva experiencia, recordará cosas de su pasado. Resulta que fue un soldado en la guerra que, trescientos años antes, dejó devastado al planeta tierra. Ahora, sólo queda una ciudad humana flotante (Zalem) que tira toda su basura sobre la gente de la ciudad terrestre, la Ciudad de Hierro. Alita fue una soldado de aquellos que lucharon contra la tierra y está entrenada en artes marciales robóticas que la hacen una asesina extraordinaria.

Su corazón entero está puesto en acabar con sus enemigos que viven tranquilos en Zalem, pero para lograrlo tendrá que enfrentar a quienes desean cazarla abajo, en la tierra. Robots desalmados, asesinos mitad hombre y mitad máquina irán tras ella. Mientras tanto, tendrá que cuidar también al Dr. Ido, que se preocupa por ella como una hija y a Hugo, que la ama en secreto, pues serán los primeros objetivos de sus enemigos si es que quieren llegar a ella.

Alita - En Moto

¿Los párrafos anteriores son un resumen justo? No. Nunca en la vida. La película tiene demasiadas sub tramas como para comprenderlas todas en tres párrafos. También está el “Motorball”, un juego de pelota en donde competidores buscan ganar el campeonato (pues sólo el campeón de ese deporte tiene un pasaje asegurado a Zalem). También está la esposa del Dr. Ido, que tiene un papel importante en el argumento. Vector, el organizador del deporte mortal que lo hace quizá la persona más influyente y corrupta en la Ciudad de Hierro. La guerra que se luchó hace trescientos años y todavía tiene consecuencias sociales, económicas y psicológicas. Los cazadores de recompensas, que atrapan criminales y cobran por ello. La necesidad de vivir con piezas robóticas instaladas en el cuerpo. El robo de piezas por un grupo de bandidos callejeros… Uf… es demasiado.

¿Y es bueno que la película se trate de tantas cosas? Pues por un lado sí, porque a Robert Rodríguez nunca se le caen los hilos de las manos, logra tener todo en balance al mismo tiempo, aunque en ocasiones no le puede meter a algunas líneas narrativas la importancia que nos presumen. Toda la película nos hablan del “Motorball” y las dos escenas de ese juego en las que participa Alita son muy cortas y no llevan a mucho (una de ellas se ve interrumpida a la mitad por un desarrollo mucho más interesante y la otra sucede doce segundos antes de terminar la película).

¡Y eso! El final de la película. Todo termina con un cliffhanger que podría ser “buenísimo” si fuera yo fan de la historia japonesa que inspiró esta película. Pero la verdad es que nunca había estado en contacto con Alita (Gally en el japonés original) y por ende no sé qué sigue. Sólo sé que el enfrentamiento final entre ella y el mayor villano de la historia (Nova) es algo que quería ver y que me dejaron para después. Y es un después que no necesariamente sucede. Probablemente esta película tenga secuela, pero igual y no. Si la tiene, pues a esperar a ver ese enfrentamiento, si no… ni modo.

Alita - Ella

¿Y porque me enoja? Porque los guionistas pudieron haberse ahorrado algunas líneas narrativas menos interesantes para que les diera tiempo de contar una historia redonda y no tuvieran la necesidad de cerrar la historia a la mitad. Por contar tantísimas cosas no terminan de contármelo todo, y el enfrentamiento que me presumieron durante dos horas resulta que puede ser una secuela (en el mejor de los casos) o algo que tengo que suponer y crear en mi mente (en el peor de los mismos).

Y ojo, podrían decirme: “¡Es James Cameron! Ese hombre tiene dinero y poder en Hollywood para hacer doscientas secuelas!”. Sí y no. Porque aunque haya secuela, no sé qué tanto me pueden contar. Ya me dijeron que Alita es prácticamente invencible, que está enojada y que tiene un objetivo claro. Siento que una segunda parte o adapta perfectamente las secuelas de la fuente original (lo que es poco probable) o bien nos entrega una película forzada sin mucho de dónde generar conflicto ya que los conflictos fueron generados, desarrollados y cerrados en esta primera parte. Una segunda podría parecer una re-edición de la misma cosa.

Pero bueno, basta de mi amargura con el final de la película y todo el contenido. Porque, la verdad, es que es un contenido que me divirtió. La película es, sin duda alguna, un agasajo para los ojos y no va más allá de eso. Si apagamos el cerebro y hacemos como que no hemos visto a esos personajes un millón de veces en otras películas, la cosa está muy divertida y sus dos horas se pasan como agua. Es una aventura linda con una protagonista que resulta un personaje atractivo por su poder combinado con una honesta ingenuidad y un corazón de oro. Y aunque Alita tiene trescientos años, se avienta unos comportamientos de adolescente que son buenísimos.

Alita - Robert Rodíguez

Robert Rodríguez, el director

¿La animación? Pues maravillosa. Está muy bien lograda. Alita se ve todo el tiempo real, pero falsa. Esperen… me explico mejor. Tiene la intención de verse como un ser humano, pero un ser humano sintético. Es una versión exagerada de la actriz que la interpreta (Rosa Salazar). Se ve muy real, pero como una caricatura… Una caricatura que busca copiar a un ser humano real. Vaya cosa, muy raro, pero demasiado bien hecho. Alita es una maravilla de la animación. Pero tampoco es nada nuevo, ya habíamos visto animación así de buena antes, ni Rodríguez ni Cameron están innovando en ningún sentido, pero eso no lo hace menos aplaudible.

El resto son actores buenísimos en papeles convencionalistas (Christoph Waltz, Jennifer Conelly y Mahershala Ali hacen bien su trabajo, pero el guion no les da mucho). Vemos por ahí a la actriz mexicana Eiza González en un papel mínimo (y en donde sólo le sale la cabeza) y a Ed Skrein en otro papel muy breve en donde, también, nada más le sale la cabeza. Y esto de que “sólo les salga la cabeza” es algo que también ya hemos visto (en películas como “Inteligencia Artificial”). Hay veces que le viene muy bien a la historia, hay veces que nada más distrae, pero eso sí, siempre se ve bonito (recuerden: apagar el cerebro es importante).

¿La recomiendo? Pues la verdad es que si te gusta ir al cine a divertirte, esto es lo único que está ahorita en cartelera que no se asocia con la temporada de Óscares. Si te gusta el entretenimiento superficial de imágenes lindas y momentos épicos, ésta es la película para ti. Pero si no te gusta apagar el cerebro, te va a aburrir y te va a parecer una cosa terrible.

¡Buena Suerte!

 

Un pensamiento en “Película. “Battle Angel: La Última Guerrera” (Alita: Battle Angel) – Robert Rodriguez, 2019.

  1. Marco

    Saludos. Muy buena crítica, imparcial además. A mi me iba gustando la peli hasta la escena en que muere el novio de la chica, y la manera tan forzada y absurda en que lo resucitan para volerlo a matar de nuevo de una manera absurda. A partir de el primer salvamento la pelíucla se cae y ya el resto termina de hundirse solo. Hasta ese momento la peli iba razonablemente bien, después de eso, se hechó a perder. No se me antoja mucho ver una segunda parte y al respecto, no es que haya sido error de los guionistas, sino que, por ciertos factores, está de moda hacer películas con mas de una entrega, cuando la historia podría resolverse en una sola, lamentablemente esa fórmula va a seguir por un tiempo y todo lo que huela a ficción / fantasía y tengan al público juvenil como objetivo, va a seguir moviéndose, mayormente, de esa manera, pregúntale al director del hobbit; incuso tume dijiste que Jhonny Deep no haría otra parte de Piratas del Caribe después de la tercera, porque es un actor serio, y mira hasta donde llegaron. En fin, creo que lo único que puede moderar esa tendencia absurda no es mas que pegarles en la taquilla y listo. Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s