Libro. “Probando la Historia” (Proving History: Bayes’s Theorem and the Quest for the Historical Jesus) – Richard Carrier, 2012.

Luego de leer el texto de Bart Ehrman sobre los cambios de la Biblia a lo largo de la historia, me quise seguir con las hipótesis de Richard Carrier sobre la inexistencia de Jesús como personaje histórico. Su libro “Sobre la Historicidad de Jesús” me hizo ojitos, pero en la introducción el autor recomendaba leer primero “Probando la Historia”. Así que, sin saber bien de qué iba, me lo eché y aquí les dejo mi punto de vista.

Proving - Portada

El autor asegura que, antes de poder intentar saber si Jesús fue un personaje histórico, una figura mitológica o una figura legendaria (la mezcla de ambas) es importante poner sobre la mesa una técnica confiable para poder juzgar eso de la forma más objetiva posible y lo más cercano a la certeza. Y digo “lo más cercano a la certeza” porque Carrier asegura, como historiador, que no hay forma de saber con absoluta certeza la realidad de un hecho histórico. Ser historiador es lidiar con la ausencia absoluta de certeza.

Carrier, entonces, propone el “Teorema de Bayes” como la única herramienta eficiente para que los historiadores midan la probabilidad de que haya sucedido determinado hecho histórico. ¿Y qué es el teorema? Pues la fórmula matemática que representa una teoría de la probabilidad, propuesta por Thomas Bayes en el siglo XVIII. Hasta aquí todo suena medianamente decente. Pero la cosa se complica si no somos matemáticos. El Teorema expresa la probabilidad de un evento aleatorio (A) dado (B) en términos de la distribución de probabilidad condicional del evento (B) dado (A) y la probabilidad marginal de únicamente (A).

¿Entendieron? Es complicado, yo tampoco lo entendí mucho a la primera y tuve que esforzarme mucho por finalmente pescarlo. El problema es que, desde mi punto de vista, Carrier puede ser un gran historiador, pero creo que dista mucho de ser excelente a la hora de enseñar cómo funciona un principio matemático complejo (al menos para quienes no somos matemáticos) como el Teorema de Bayes. Incluso tuve que ayudarme de otras fuentes de información que me explicaran, con manzanitas de ser posible, de qué va la maldita cosa.

Proving - Cita Uno.png

Ayudémonos de Wikipedia para entender un poco mejor la base de lo que es el Teorema de Bayes. Dice, y cito: “Por ejemplo, que sabiendo la probabilidad de tener un dolor de cabeza dado que se tiene gripe, se podría saber (si se tiene algún dato más), la probabilidad de tener gripe si se tiene un dolor de cabeza. Muestra este sencillo ejemplo la alta relevancia del teorema en cuestión para la ciencia en todas sus ramas, puesto que tiene vinculación íntima con la comprensión de la probabilidad de aspectos causales dados los efectos observados” (Wikipedia, 2018).

El resto del libro explica cómo funciona el Teorema si se aplica al estudio de la historia y otras ciencias humanas (y no sólo las llamadas ciencias duras), responde cualquier controversia respecto a lo poco útil que es el Teorema en su aplicación en las humanidades y expone cómo, a su consideración, el Teorema es mucho mejor que otras herramientas utilizadas por los historiadores. Sí, la mayoría del libro es el Teorema y la defensa de éste ante críticos y otras aplicaciones. ¿Suena aburrido? Madre mía, al menos que adores la estadística, el libro puede volverse una verdadera molestia.

Porque además, llega un punto en que Carrier concluye que el lector ya domina el Teorema, a partir del cual comienza a usar fórmulas matemáticas y a explicar hechos y probabilidades como si domináramos el asunto. Perderse es muy sencillo, no entender qué demonios está pasando también es fácil. Me descubría releyendo pasajes completos del libro a ver si entendía qué es lo que el autor intentaba decirme. Y entonces Carrier pone algunos ejemplos sobre los relatos de la Biblia en donde tal factor P(e\ -h.b) y P(e\h.b) son iguales ya que la evidencia es muy posiblemente que haya sucedido si la hipótesis histórica es falsa… ¿O sea que cómo?

Proving - Richard Carrier, el autor

Richard Carrier, el autor

Sí, me perdí. Sí, me costó trabajo leerlo y en muchas ocasiones llegué al punto de la desesperación. ¿Porque soy malísimo en matemáticas? Sí, sin duda. Pero no tanto, me encanta la estadística. Así que creo que Carrier no es el ser humano más eficiente ayudando a su lector a entender lo que está intentando comunicar. Es poco práctico, sus ejemplos no son claros y la insistencia con la que simplifica las explicaciones a partir de la conclusión de que “ya lo sabemos y entendemos” es frustrante.

Además, tenemos que aprendernos la nomenclatura que él le da a la probabilidad. Lo menciona una sola vez y usa esa información el resto del libro. Si consideramos que tiene que convertir la probabilidad matemática en nomenclatura humanista, pues terminamos que un 0.0001% de la probabilidad se traduce a “virtualmente imposible”, 1% se traduce a “extremadamente improbable”, 40% se traduce en “ligeramente probable”, 99% se traduce a “extremadamente probable”… etcétera. Entonces de repente dice en su texto que un hecho es “Improbable” y uno no sabe si está usando la palabra de forma genérica o citando su nomenclatura, en donde ese porcentaje de probabilidad está considerado en 80%.

¿Entonces fue toda una pesadilla leer este libro? No en realidad, pues sí encontré elementos de lo que quería hallar sobre el estudio de la Biblia. No habla de ello como, se supone, lo hace en su siguiente libro “Sobre la Historicidad de Jesús”, pero sí podemos ir entresacando información y análisis de la Biblia entre todo ese amasijo de fórmulas estadísticas y datos complicados. Pero, además, también nos habla del funcionamiento de la lógica, nos explica algunas falacias argumentativas y los pilares sobre los que se debe sostener una teoría para funcionar de manera adecuada.

Proving - Cita Dos

Una de las cosas que me desquiciaron de este libro es que no tengo claridad de qué tan atinado es el autor. A diferencia del libro de Ehrman que reseñé previamente aquí, Carrier dice cosas que no están construidas de forma que no nos quede duda alguna. En varios momentos del libro me quedé pensando si eso sería atinado o si hay un ejército de historiadores y otros estudiosos listos para írsele encima. Y, en una breve lectura posterior que hice en Internet, sí encontré que este libro está atascado de críticos que aseguran que erra en su lectura de la estadística y que muchas de sus afirmaciones no son tan atinadas como él presume.

Sin embargo, no puedo dejar de aplaudir el amor por la historia y los procesos de investigación histórica que Carrier demuestra a lo largo de estas páginas. Nos habla de los axiomas básicos de la historia, del hecho de que la historia no es una ciencia dura, pero que es inseparable de la ciencia si busca ser eficiente, e incluso los objetivos básicos de todo historiador: qué sucedió en el pasado y por qué. Y esto es mucho más complicado de lo que parece, pues aun teniendo evidencia clara (como escritos antiguos), no podemos saber si los escritos son originales… y si lo son, no sabemos con certeza las intenciones del autor, pues podría estar mintiendo o modificando uno que otro detalle con propósitos que se adhieren a su pensamiento teológico.

Finalmente, aun cuando la historia estuviera clarísima, tampoco podemos estar seguros ya que también las miras (conscientes o inconscientes) de los historiadores complican mucho el asunto. Hay historiadores que buscan evidencia para comprobar conclusiones a priori, historiadores que llegan a conclusiones a partir de procesos de investigación errados y/o poco eficientes, historiadores que no tienen la formación necesaria para poder hacer su trabajo o que entienden mal otras disciplinas necesarias para alcanzar conclusiones dentro de su propio campo. En pocas palabras, la historia es un problemón que, a pesar de las mejores intenciones de la humanidad, a lo más que podemos llegar es a “creer lo que probablemente sucedió” sin poder llegar NUNCA a “tenemos absoluta certeza de que esto sucedió”. La pesadilla de cualquier obsesivo, sin duda alguna.

¡Buena Suerte!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s