Película. “A Dos Metros de Ti” (Five Feet Apart) – Justin Baldoni, 2019.

Los avances de esta película hicieron que se me antojara. Pensé que sería una nueva historia muy del estilo de “Everything, Everything”, “Midnight Sun” y, obviamente, “The Fault in Our Stars”… un romance que se tiene que desarrollar entre las dificultades que genera la enfermedad y sus consecuencias. Sin embargo, me pareció que no sería un enfoque tan depresivo como el del tercer ejemplo, y me llamó la atención que ambos estuvieran enfermos, y no sólo la chica. Así que aquí mi punto de vista.

FFA - Póster

Stella es una chica adolescente que padece de fibrosis quísitica, un padecimiento genético que ocasiona que un montón de moco espeso se acumule en los pulmones (y, en ocasiones, en el páncreas, el hígado o los intestinos). El funcionamiento del sistema respiratorio se ve comprometido y el enfermo, en ocasiones, requiere de un trasplante de pulmones. De todas maneras, la estadística para quienes sufren de este mal indica que difícilmente pueden vivir más allá de los 35 años. Sin embargo, Stella no pierde la esperanza y sigue su tratamiento de manera obsesiva.

La vida metida en un cuarto de hospital es aburrida, así que Stella se divierte paseándose por las instalaciones del edificio, visitando el área de recién nacidos y platicando con su mejor amigo, Poe, que también tiene un padecimiento asociado con el mal funcionamiento pulmonar. Además, tiene un canal de YouTube donde platica sus experiencias, muestra su tratamiento y explica cómo es que funciona la enfermedad, su síntomas y sus peligros. Y aunque le deprime ver que sus amigas van y vienen por el mundo, ella se contenta con su esperanza de seguir adelante. Todo está aburrido, pero al menos es lo mismo de siempre…

Hasta que llega Will, un chico de diecisiete años que, además de la fibrosis quística, tiene los pulmones invadidos por una bacteria para la que no existe cura. Para Stella es peligroso estar cerca de Will, ya que puede contagiarla y eliminar por completo su esperanza de sobrevivir. Sin embargo, los dos se gustan, comienzan a frecuentarse más y más hasta que se enamoran. Will, que se ha resignado a morir más temprano que tarde, encontrará en Stella una nueva razón para seguir intentando tratamientos experimentales. Las enfermeras insisten: deben mantenerse a dos metros de distancia. ¿Será el amor más fuerte que la enfermedad?

FFA - Ella

La película es obvia, cada dos segundos sabemos qué va a suceder en los dos segundos que siguen. Es el epítome de una película hecha en serie. ¿Lo digo como una queja? No necesariamente, porque este tipo de historias están construidas bajo una estructura muy rígida. Lo que ofrece no son sorpresas, no son vueltas de tuerca, sino son momentos, son experiencias y son sentimientos. Y, en ese sentido, a mí la película me gustó mucho. ¿Qué tipo de experiencias? Pues aquí es donde creo que la cosa se pone buena. Dividiría la película en dos partes. La primera, el amor entre dos personas enfermas. La segunda, la enfermedad como tal.

Ciertamente no es un documental sobre fibrosis quística, así que no nos pueden atascar de datos científicos ni de imágenes al respecto. Pero la película hace un gran trabajo comunicándonos las características de esa enfermedad y las complicaciones que surgen para quienes la padecen. Lo mejor es que no sólo nos lo dicen, sino que lo vemos… lo vemos durante toda la duración de la película, a través de tres personajes enfermos, la doctora que se encarga de los casos y las enfermeras que los cuidan. La película hace un trabajazo mostrándonos la vida de los adolescentes enfermos que tienen que vivir en el hospital, la manera en la que dominan su tratamiento y cómo sus relaciones sociales se limitan a otros enfermos y los médicos y enfermeras, que terminan convirtiéndose casi casi en sus familiares.

Stella, a través de su canal de YouTube, nos explica sobre el penar para seguir con vida, para luchar contra la enfermedad. Y el director nos lo pone en pantalla de forma clara y directa, sin caer en dramatismos innecesarios. Vemos a Stella a cuadro sufriendo, por ejemplo, cuando tiene que expulsar las flemas, o cuando no sabe si sus pulmones soportarán la anestesia de una operación necesaria (pero que llegó sin ser esperada). Para estas personas es el día a día, un día a día al que están acostumbrados por terrible que sea. Entonces, si bien la película no hace una exploración exhaustiva de la enfermedad (que ni siquiera es su intención ni debe serlo), nos comunica lo suficiente para entender el padecimiento y, además, vincularlo de forma dramática con la historia y los conflictos de los personajes.

FFA - Ellos

También hablé sobre el amor entre dos personas enfermas… aquí es donde la película pone el acento. De hecho, empieza con un monólogo de Stella sobre la importancia de tacto y de cómo media vida se te va por el caño cuando no puedes tocar al ser querido. Cuando a las personas les preguntan cuál es el sentido más importante, el tacto es de los menos considerados, porque no nos hemos detenido a pensar y a considerarlo dentro de nuestra experiencia diaria. Una de las grandes frustraciones de la soledad es la ausencia de tacto, al igual que el tocar a otro al que amamos es uno de los grandes placeres de la vida. Los seres humanos consideramos el tacto de una forma tan intensa que lo evitamos a toda costa, no es común tocar a los demás, suele ser una experiencia incómoda (al menos que sea una persona cercana).

No estoy de acuerdo con que Stella, en su monólogo inicial, nos cuente el final de la película. Eso es algo que yo hubiera cambiado, sin lugar a dudas. Pudieron poner parte del monólogo al principio de la historia y el resto al final. De ese modo, la conclusión sería más poderosa, por mucho que la veamos venir desde los créditos de inicio. Porque insisto: esta película no está para sorprendernos, está para llevarnos a los lugares donde están esos personajes y compartirnos un poco de su experiencia de vida y la percepción que tienen de las relaciones cuando el tacto no es una opción. Hay una escena en la alberca del hospital que tiene su asidero en toda la sensualidad que pueden compartir dos personas enamoradas que tienen que estar a dos metros de distancia. El momento es adorable y frustrante en cantidades iguales.

FFA - Justin Baldoni

Justin Baldoni, el director

Si te gustan las películas románticas, ve a verla. Si te gustan las comedias románticas, mantente alejado, porque vas a sufrir esta historia. La gente del público lloró por momentos, específicamente en dos escenas que son fuertes una vez que te has conectado con los personajes. No, no esperen un tratado de cine de autor sobre la enfermedad y el amor, al final del día ésta es una película sobre adolescentes para adolescentes. Pero dentro de su estructura formuláica, es entretenida y nos enseña lo que son la vida, el amor, la amistad y el día a día entre personas que sufren de enfermedades terminales.

¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s