Película. “Dumbo” – Tim Burton, 2019.

Llevo un buen rato enojado con Tim Burton. Su “Alicia en el País de las Maravillas” me pareció ofensiva. Ni me paré por el cine a ver “Sombras Tenebrosas” y “Frankenweenie” no se me antojó nada. Pero ahora dirigió “Dumbo” y, caramba, se me antojó mucho verla. Además de eso, las versiones “actuadas” del cine animado clásico de Disney hasta el momento me han gustado bastante, así que aquí les va lo que pensé del elefante volador.

Dumbo - Poster

Holt es un jinete viudo que regresa de la Primera Guerra Mundial luego de perder un brazo. Lo que encuentra es desolador: el circo en el que solía trabajar en un show de caballería está en la ruina, sus caballos han sido vendidos y los números están en rojo. El dueño del circo, el Señor Medici, cree que el éxito futuro está en el espectáculo de los elefantes, así que compra a una elefanta embarazada que lleva por nombre Jumbo. Según él, en cuanto el bebé elefante nazca, será una gran adición al circo.

Sin embargo, el elefante bebé nace con las orejas demasiado grandes. Medici se enfurece, pues más que un hermoso animal va a terminar como uno de sus fenómenos, así que lo hace parte del equipo de payasos. El público se burla del pequeño elefante y su madre termina asesinando a uno de sus cuidadores al intentar de defender a Dumbo. Medici vende a la madre de Dumbo y los hijos de Holt se quedan como responsables del bebé orejón. Y es ahí cuando descubren que puede volar. Al principio son ignorados, ¿un elefante volador? Puras fantasías de niños.

Pronto, Dumbo vuela frente a un público asombrado y la noticia llega a oídos de Vandevere, el dueño de un parque de diversiones que hace fortunas año tras año. Pero todo ese dinero nunca es suficiente, así que se hace socio de Medici para presentar al elefante volador en su propio parque de diversiones. El problema es que Vandevere hará lo que sea para ganar más dinero, pero Dumbo y sus amigos no están dispuestos a poner su vida en peligro en nombre del gran magnate y la industria del entretenimiento.

Dumbo - Todos

¿Suena muy diferente a la película original de 1941? Desde luego que sí y lo es. Aquí no tenemos una adaptación como “La Bella y La Bestia” en donde (quitando algunos detalles) es la misma película, pero con actores. La historia es otra, completamente nueva, en donde los animales pierden protagonismo para dar espacio a actores con conflictos humanos. En la original no había un villano y aquí hay dos diferentes. En la original era importante que los animales hablaran, aquí se comportan más como animales reales (en la medida de lo posible). Sin embargo, la película está llena de guiños a la versión original y hasta se respetan un par de líneas argumentales completas.

Vamos a ver cosa por cosa. Primero que nada, se agradece que haya una historia mucho más compleja. La original sufría un poco de que no pasaba nada en una historia unitaria, era más bien una película de viñetas, pequeños cuentos pegados que intentaban, sin lograrlo, una unidad. Y entonces está la parte en que Dumbo se tropieza y la parte en la que Dumbo se tira de las alturas y la parte en la que Dumbo se emborracha y alucina… Pero no había una línea argumental clara. Aquí sí, y dicha línea la llevan los personajes humanos.

Algo muy lindo es que, aunque la película es formuláica, como es de esperarse, de todos modos le dan a cada personaje un arco y un camino propio. Holt, Medici y otros personajes tienen sus propios aprendizajes y sus cambios a partir de su relación con Dumbo y las aventuras que viven a su lado. Para cuando la película cierra, podemos hacer una comparación con el inicio y ver los cambios que se han generado. Sí, ya sé, me van a decir que la película es muy predecible y desde luego que lo es. ¡Es Dumbo, es de Disney! ¿Qué esperaban? ¿Una metáfora sobre la vida en el planeta tierra?

null

Sí, obvio la película tiene aquí y allá algunas quejas sobre el maltrato animal y el funcionamiento de los circos, pero no son mensajes que te lleguen como pastelazo a la cara, sino que están inmersos en el desarrollo de la historia y eran incluso esperables en un cuento que trata sobre cómo la industria del entretenimiento trata a los animales. “Dumbo”, afortunadamente, no hace críticas superficiales a la industria del entretenimiento animal ni se la pasa jurando que los circos deben desaparecer por toda la eternidad.

La película original no tenía villano, algo que nunca me gustó. Y no es que exija todo el tiempo un villano a la fuerza, hay historias que no lo necesitan, pero aquí viene muy bien. Bueno no… A ver, hay dos villanos: el cuidador de elefantes (el villano del primer acto) y Vandevere, que se encarga de las maldades durante el resto de la historia. El primer villano está sobrado, es de esos malos malísimos que son malvadísimos sin razón alguna. Bueno, sí… es malvadísimo para que cuando la mamá de Dumbo lo mate no nos caiga mal el elefante. No olvidemos que el cine actual considera que las audiencias son incapaces de entender la complejidad moral y la mamá de Dumbo habría sido etiquetada de desgraciada si no mataba a un malvado.

Luego llega Vandevere que tiene una motivación muy clara: el tipo quiere dinero. Específicamente, quiere impactar al representante de un banco para que le den un préstamo enorme con el cuál seguir agrandando su centro de entretenimiento, un parque de diversiones parecido a Disneylandia. Este personaje me encantó por varias razones. Primero, porque ver a Michael Keaton sobre-actuando está increíble, dejamos al Keaton serio de los últimos años para volver a aquél que está detrás de Beetlejuice. Se nota que el actor se divirtió horrores y, además, creó a uno de los personajes más interesantes y divertidos. ¿Es una caricatura? Sin duda alguna, pero viene perfecto a la historia que se está contando.

Dumbo - Director

Tim Burton, el director

¿Y es dueño de un parque de diversiones? Eso sí que me sorprendió. Disney (la compañía) nos pone a un personaje que es una versión muy malvada de Disney (el hombre). Vandevere tiene todas las características de Walt Disney, incluído su amor por entretener a los demás y ganar dinero para seguir ganando más dinero. Los defensores más acérrimos de Disney dirán: “pero Walt quería dinero sólo par hacer sus sueños realidad”. Sí, Vandevere también… quiere el préstamo no para su bolsillo, sino para seguir invirtiéndolo en el parque. Entonces es como Disney sólo que… quizá más cínico.

¿Los demás personajes qué tal? Pues bien, todos logran su cometido, pero no diría que uno solo sale de lo común en este tipo de aventuras… ni lo necesita. Son herramientas para llevar adelante la historia del protagonista real: Dumbo. Bravo por los animadores. Dumbo está increíble, parece de verdad (excepto por su mirada, exageradamente humana). Y cuando digo “exageradamente” no lo digo como queja, el animalito está increíble, es muy expresivo y sin una sola palabra nos comunica diálogos completos. Felicidades a los animadores que trajeron a Dumbo a la realidad.

Dije que había varios guiños a la película original y me gustaría comentar algunos. Si no quieres saberlos, sábete que hay SPOILERS en los siguientes párrafos. El primero es la famosa escena de los elefantes rosas. En la película original, Dumbo y su amigo ratón se ponen borrachos con agua combinada con alcohol y terminan dormidos encima de un árbol. Aquí, son unas burbujas mágicas en el espectáculo de Vandevere. Creo que en ninguna de las dos películas tiene sentido la escena. En la original era Disney presumiendo animación. En ésta es un guiño que pudimos saltarnos sin ningún problema.

Dumbo - Villano

El siguiente guiño son los animales. Aquí no aparece el amigo ratón de Dumbo, pero vemos a los ratones vestidos como él todo el tiempo. Entonces el ratoncito está, aunque no está. Lo mismo sucede con los famosos cuervos que cantan “¿Has visto a un elefante volar?” No aparecen ellos, pero el contenido de la canción está convertido en diálogo en algún punto de la película. Ese sí es un guiño lindo, porque ni quita ni pone nada, pero para quien lo pesca es un momento lindo.

El último guiño, y éste sí lo aplaudí durísimo, es el de la pluma. En la película original, Dumbo creía que volaba gracias a una pluma mágica. Y la cargaba todo el tiempo pues pensaba que la habilidad no era suya. Aquí la pluma (que es cualquier pluma, no solo una) no es la responsable del vuelo, pero sí le da a Dumbo seguridad. Cuando no la tiene se asusta, como si le faltara su amuleto de la buena suerte. Pues los guionistas logran darle un cierre al asunto de la pluma igual que como lo hace la original: durante el climax. Pero, además, la relación que Dumbo tiene con su pluma es análoga a la que otro personaje tiene con otro objeto que, sin ser mágico, si es “de la suerte”, una especie de objeto transicional. Muy bien por la forma en que adaptaron la pluma, me gustó mucho.

La música de Danny Elfman, siempre colaborador de Burton, me gustó mucho. El estilo visual de Burton, que brinca entre colores saturados a imágenes góticas oscuras y retorcidas, está presente. Además, es lindo ver a Batman y el Pingüino estar juntos de nuevo en pantalla desde 1992, pero ahora con los roles completamente invertidos. Esta película me puso en paz con Burton otra vez y, con “Dumbo”, le perdoné todo lo malo que le hizo a “Alicia”.

No me queda sino decir que es una película muy recomendable para ver con niños y, si eres fan de Disney, más. No, no es la original vuelta a hacer y qué bueno, porque la de 1941, a decir verdad (y aunque me caigan jitomates) no se trataba de mucho. Mi única queja es que está elimina por completo el dolor que la primera ocasionaba. Sigo insistiendo: los cuentos para niños deben tener tragedia, deben ser tristes, no podemos seguir rodeando a las nuevas generaciones de papel burbuja.

¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s