Película. “Avengers: Endgame” – Anthony y Joe Russo, 2019.

Once años, montones de películas, segundas partes, terceras partes, reboots y cruce entre historias… Definitivamente Marvel ha hecho algo que no se había visto en la historia del cine y que difícilmente se volverá a ver en un buen rato con este éxito. Aunque algunas películas del Universo Cinematográfico de Marvel son malísimas, todas juntas, lo bueno y lo terrible, se unieron durante once años para contar una historia completa que termina aquí. Avengers: Endgame.

Avengers 4 - Poster

El avance cinematográfico de esta película fue muy críptico… y por buenas razones. Así que haré lo mismo en esta sinopsis de la película. Unas semanas después de que Thanos asesinó a la mitad de los seres vivos de todo el universo, los Avengers sobrevivientes se unen con Capitana Marvel para ir a buscar a Thanos, quitarle las gemas del infinito y dejar todo como estaba. Para cuando lo encuentran, el desgraciado ya usó las gemas para destruir las gemas. No hay vuelta atrás.

Luego de eso, pasan cinco años. En ese tiempo, cada uno de los personajes ha intentado seguir con su vida de la mejor forma posible, en un planeta tierra que se ahoga en la tristeza del duelo. Están los personajes que sobrevivieron y los que quedaron covertidos en polvo. ¿Y Scott Lang? Ni una ni otra. El tipo se pasó los últimos cinco años en el mundo cuántico… pero para él fueron sólo cinco horas.

Las reglas del tiempo y el espacio no funcionan de la misma forma a nivel cuántico, de modo que, si logran descifrar cómo utilizar ese conocimiento a su favor… quizá haya una esperanza para la humanidad, quizá puedan viajar en el tiempo para deshacer todo lo que Thanos hizo. Deben intentarlo, aunque las posibilidades sean mínimas, al menos deben intentarlo.

Avengers 4 - Todos

Este es el tipo de películas que se pueden lograr únicamente cuando llevas diez años presentándole al espectador las aventuras de todos estos personajes. La película está sujeta de esa conexión emocional que existe entre el público y los Avengers. Sin dicha conexión, la película no funcionaría para nada. Primero, porque sabemos que se llama “Endgame” y que algunos de nuestros favoritos se van a despedir del universo cinematográfico. Eso de entrada ya nos tiene tensos. Pero, además, el guion se toma su tiempo (en ocasiones más tiempo del que debería) para llenar la película de momentos emotivos (ya sea para los personajes, para el espectador o para ambos).

¿Para el espectador? Pues sí, porque regresamos sobre películas que ya vimos y nos gustaron. Con este asunto de los viajes en el tiempo, podemos regresar a escenas que nos encantaron de las películas anteriores, pero presentadas desde otro punto de vista y, en ocasiones, creando vinculaciones con películas posteriores que previamente no existían (como poner, desde la primera de Avengers, las intenciones de Hydra). Pero los momentos emotivos también son para los personajes, como los reencuentros con los seres amados del pasado que ya no están y tener con ellos un último momento, un cierre afectivo.

¿Creo que la película abusa de esto? Un poco. En ocasiones les sale muy bien, aunque en ocasiones se siente muy forzado. Una película de tres horas se toma demasiado tiempo dándole a los protagonistas un último momento de cariñito dentro de una línea argumental que debería ser de emoción, de acción, de actuar contrarreloj.  Entonces, por un lado, estas cosas funcionan porque se sienten calientitas en el corazón. Por el otro, es una película sobre el duelo, sobre comprender que quienes se fueron ya se fueron. Es doloroso, sí, creo que en el caso de algunos personajes fue innecesario e incluso sobrado.

Avengers 4 - Malosos

¿Quiero decir que no tiene acción? Oh, sí la tiene y sin duda la tiene. De hecho, el tercer acto es una belleza. ¿Son un montón de imágenes creadas por computadora peleándose entre sí? Sí, lo son. Pero esta batalla está atascada de personajes (y actores) que venimos siguiendo durante años y a los que, de un modo u otro, estimamos profundamente. Eso la hace épica y bien dirigida. Esta batalla me recordó a la última de “Aquaman”, un montón de soldados de ambos bandos peleando sin que se distinga muy bien qué está pasando. Pero, a diferencia de aquella, aquí estamos conectados con nuestros personajes y eso lo cambia absolutamente todo. Esta película demuestra, por milllónesima vez, que los efectos especiales no son NADA sin una historia que contar y sin personajes con quienes nos sintamos conectados.

Es más, si me permiten salirme un poco del tema… el mismo fin de semana que se estrenó “Avengers: Endgame” se transmitió el tercer episodio de la última temporada de “Game of Thrones”. ¿Grandes efectos especiales? Sí. ¿Una producción majestuosa? Sin duda. ¿Música épica y maravillosa? Claro. Pero todo el valor del episodio, más allá de todas las chuladas técnicas, está en nuestra conexión con los personajes. Nos angustia que sean vencidos, que pierdan la vida. Amamos a esa gente y no queremos verlos morir. Más allá de los efectos especiales, es el factor humano lo que hace que estas historias resuenen. Los efectos especiales en diez años se verán “bien” en el mejor de los casos y muy falsos en el peor de los mismos, pero las historias humanas resuenan.

“Avengers: Endgame” es una historia humana. Sobre las aventuras y las peleas, sobre los rayos láser, las balas, el vuelo y los puñetazos, están los deseos, los sueños y el amor entre los personajes. Es quizá una de las películas más humanas sobre cómics que yo haya visto. Las partes más valiosas de estas tres horas de película están en las conversaciones, en las miradas, en las palabras. En arcos de personaje que cierran precioso después de once años. En diálogos que son tributo y conexión a películas anteriores, personajes anteriores, situaciones anteriores.

Infinity - Directores Joe y Anthony Russo

Anthony y Joe Russo, los directores

Todo esto que digo con enorme atención al detalle. ¿Tiene huecos y contradicciones internas? Si, claro que las tiene, pero ninguna que nos saque del valor completo de la historia, ninguna que nos distraiga lo suficiente para que todo lo mencionado antes pierda su valor. Mientras tanto, un montonal de actores que ya se habían bajado del proyecto están de vuelta, algunos de ellos para aparecer en pantalla sólo cinco segundos o menos. Marvel no reparó en gastos para generar el cierre de uno de los fenómenos cinematográficos que sin duda van a ser un referente hacia el futuro. Acaban de cambiar la forma de hacer cine y esto va a resonar hacia adelante.

¿Hay cosas que me desquiciaron? Sí, claro. El Bathos. Otra vez el maldito Bathos que está invadiendo el cine de esta época como un virus. El chiste que no viene al caso, los personajes profundos convertidos en patiños. Los arcos interesantísimos que se ven atacados con tal de sacar la risa fácil. Ojo, no estoy en contra de poner un chiste acá o allá cuando viene al caso, cuando es necesario para romper la tensión. Pero no le cambias a un personaje la personalidad y el rol en la historia sólo para hacer reír. El Universo Cinematográfico de Marvel ya tiene comedias, ya tiene personajes chistosos. Los Guardianes de la Galaxia, el Hombre Hormiga…

El Thor de los primeros cuarenta minutos de película es el mismo de la primera de su trilogía: serio, centrado, furioso. Luego de eso, se convierte en el chiste continuo de la película. “Endgame” decidió desechar el Thor de Brannagh en favor del Thor de Waititi y, si conocen mi opinión de “Ragnarok”, sabrán que eso me deprime durísimo.  Algo similar pasa con Bruce Banner, que pasó de ser ese interesantísimo Hulk de Louis Leterrier a una cosa graciosa, torpe y que no tiene mayor objetivo en la historia que ser chistoso y sacarle risitas superficiales en el espectador.

Avengers 4 - Confianza

La música es buenísima, las partes épicas son de lo mejor y la reunión de todos los personajes es de aplausos. La película es larga, dura un poco más de tres horas, pero se va como agua. Es emotiva y emocionante hasta el punto en que el público lloró en varios momentos. A mí se me salieron las lágrimas también. No por nada la película ganó millones de millones de millones en su primera semana y es la primera en mucho tiempo con la que verdaderamente sufro para conseguir un espacio en la sala. Así que, si han seguido este universo, si les gusta el cine de superhéroes, si les gustó “Infinity War”, corran a verla, corran a verla ahora mismo.

¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s