Película. “Pokémon Detective Pikachú” – Rob Letterman, 2019.

Mi primer verdadero contacto de interés con Pokémon fue a través de la aplicación “Pokemon Go!”, hace dos años, aproximadamente. Antes de eso, sabía que existía la caricatura y llegué a conocer a varios de los personajes gracias a juegos de Nintendo Wii, pero sólo eso. Nunca fui un gran seguidor de la serie animada ni tuve un juego de Pokemones luchando entre ellos. Pero mi afecto por “Pokémon Go!” me llevó a sentarme frente a la pantalla y poner aquí mi punto de vista al respecto.

Pikachú - Poster

Tim es un chaval que intenta convencerse a sí mismo que es feliz como vendedor de seguros, pero en realidad está triste, enojado y frustrado por la reciente muerte de su madre y por la ausencia de su padre, un detective que vive en Ryme City. Para sus amigos, es poco común que Tim no tenga un compañero pokémon, en un mundo en donde los pokemones son una realidad del día a día. Un buen día, el tipo se entera de que su padre murió durante la investigación de un caso, así que viaja e Ryme City para recoger las pertenencias de su padre y todo eso.

Ryme City es la única ciudad del mundo en donde las peleas entre pokemones son ilegales, además de que su fundador, Howard Clifford, promueve el vínculo entre seres humanos y pokemones, pues cree que estar unidos lleva a que ambas especies evolucionen de manera más eficiente. Luego de enterarse de los pormenores de la muerte de su padre, Tim está a punto de dejar la ciudad… hasta que se topa con un Pikachú que habla y es adicto a la cafeína, algo definitivamente poco común. Pues resulta que era el compañero Pokémon de su padre y fue parte del caso en donde perdió la vida.

Ahora, le corresponde a Tim, con ayuda del pikachú detective, resolver el caso y develar todo el misterio alrededor de la muerte de su padre. En el camino, conocerá gente nueva, se peleará con el departamento de policía y vivirá un montón de aventuras en las que pondrá en jaque a algunas instituciones de gobierno y recuperará el lazo perdido con los pokemones y con su pasado.

Pikachú - Los protagonistads

¿Suena típica? Ni se imaginan, el guion de esta película tiene estructura de pizza de Domino’s. Esta historia la hemos visto veinte mil veces. Desde los momentos en que llegan las persecusiones hasta las vueltas de tuerca que se ven venir a mil kilómetros, pasando por las conversaciones, las aperturas de corazón y los diálogos cursis, hay mil películas que cuentan exactamente la misma historia. Tenemos al escena que intenta distraernos, el personaje que no es lo que parece y las sorpresas que funcionan bien dentro de la historia, pero que dejan de ser sorpresas porque, sencillamente, las hemos visto un millón de veces desarrollarse de exactamente la misma forma.

Sin embargo, no puedo decir que la película no esté divertida. Y lo digo desde la postura de quien estaba listo para detestar la película. ¿Por qué? Primero, por el protagonista. Sólo había visto a Justice Smith en “Jurassic World: Fallen Kingdom” y su personaje en esa película me pareció infumable, desastroso, espeluznante, terrible, bueno, una maldita desgracia. Segundo, por este asunto de forzar los juegos de video y las carticaturas en películas y, peor, forzarlos en historias que no tienen su asidero en la narrativa común del medio original.

Sin embargo, mis dos prejuicios se vieron atacados al instante. El primero, porque en esta película Justice Smith está mucho más controlado y no es desquiciante y estorboso como en la otra. El segundo, porque “Detective Pikachu” es una adaptación más o menos libre de un juego con el mismo nombre. El juego no es buenísimo, a decir de la crítica profesional, aunque fue de los mejor vendidos para 3DS en el año en que fue publicado. Sea como fuera, la historia ahí está y la película, al parecer, es una adaptación decente del asunto, aunque, como ya dije, demasiado formuláica.

Pikachú - Rob Letterman

Rob Letterman, el director

Tampoco ayuda que tenga momentos en donde la película usa un elemento que vimos en “Zootopia” (un químico para hacer agresivos a los pokemones) y, aunque dicho elemento proviene del juego de video, el público de cine no necesariamente ha jugado el juego. Son dos medios diferentes y la gente no tiene por qué tener en cuenta el contenido de la fuente original. Escuché en la sala varias reacciones como “le copiaron a zootopia” y eso, la verdad, es que no le ayudó al desarrollo de la película.

Fuera de eso, también tengo que hablar de las cosas buenas. La voz del pikachú detective es de Ryan Reynolds y, la verdad, es que está muy divertida, se ve que el tipo se la pasó bomba doblando al personaje. Y ya hablando del personaje, siento que toda la idea de hacer la película giró alrededor de hacer a un pikachú realista. Desde siempre ha sido el pokémon más popular por su enorme poder y su ternura… la verdad es que ver pikachú en pantalla está increíble. Y eso sin considerar al resto de los pokemones. Aunque no salieron algunos de mis favoritos, todos los que aparecen están parados en la línea perfecta que divide el realismo de la caricatura. Se ven realistas, pero no se ven reales. Son la versión “en vivo” de las caricaturas, pero no dejan de ser la misma maldita cosa de la versión animada. Eso está increíble.

La animación está muy bien, pero no sólo en cuestión del diseño de los personajes, sino también respecto a la cantidad de pokemones en pantalla. Todo el tiempo vemos a un pokemon o dos aquí y allá. Ryme City, al considerar a los pokemones como ciudadanos comunes, los tiene haciendo de todo. No sólo hay pokemones caminando por la calle, sino atendiendo negocios, controlando el tráfico… mientras los protagonistas caminan de aquí a allá, el cuadro está lleno de pokemones que no tienen la intención de distraer o capturar la atención, sino que están ahí porque tienen que estar, porque es lo coherente con la historia que nos están contando.

Pikachú - Pikachú

¿La recomiendo? Pues es una película que, a pesar de su enorme producción y de lo bien hecha que está, cuenta una historia bastante común. ¿Entretenida? Sí. Pero ya saben lo que siempre digo, actualmente es muy difícil hacer una película aburrida si se tienen la mínima cantidad de recursos técnicos y económicos. Lo valioso de esta película son los pokemones, así que si eres fan de este asunto, corre a verla. Si no tienes ni idea de qué va Pokémon, quizá mejor ni te le acerques… al menos que tengas niños chicos, que se van a enamorar de los personajes y los colores.

¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s