Película. “Toy Story 4” – Josh Cooley, 2019.

Quien me conoce sabe que no fui nada fan de “Toy Story 3”. Mientras el mundo entero la adula, a mí me pareció una reconstrucción de la segunda parte con un final grandioso. De hecho, creo que se les ocurrió el final a partir del tema que querían comunicar y luego tuvieron que construirle una película completa. Así que una cuarta ya me pareció excesivo. Sí, soy un prejuicioso, pensé que iba a estar malísima, pensé que era “Pixar” sacándole unos centavos más a la nostalgia. Así que entré a verla con desconfianza y aquí les dejo mi punto de vista.

TS4 - Poster

La película comienza con un flashback en donde nos enseñan cómo Bo Peep dejó de ser parte de la pandilla de siempre. A pesar de que Woody se despidió de ella y toda la cosa, se quedó triste, pero siguió siendo el juguete favorito de Andy muchos años, como lo vimos en la dos y en la tres. Luego de eso, la película regresa al presente, donde Woody no es el juguete favorito de Bonnie (a pesar de que en la tres no quería abandonarlo y hasta se lo arrancó a Andy de las manos usando su cara de tristeza). Eso lleva a que Bonnie lo tenga metido en el closet sin elegirlo para juegos.

Sin embargo, eso no significa que Andy no le sea fiel, así que intenta estar con ella en sus momentos difíciles. Uno de estos momentos es su primer día del kinder, donde Woody le ayuda a crear un juguete utilizando un tenedor de plástico, plastilina y unos palos de madera. El nuevo juguete se considera a sí mismo basura, así que se la vive corriendo al bote… y Woody se la pasa sacándolo de la basura, pues Bonnie no puede vivir sin él. Pero el tenedor es necio, quiere ser parte de la basura. Que esto, que lo otro, Woody y el tenedor terminan en una tienda de antigüedades.

En la tienda vive una muñeca de los años cincuenta llamada Gabby Gabby. Tiene el mismo sistema de sonido de Woody, sólo que el de ella está descompuesto. Ahora, hará lo que sea con tal de arrancarle al vaquero su sistema de sonido, pues tener voz es lo único que la separa de tener a su niña elegida. Y mientras Woody y el tenedor intentan escapar de Gabby Gabby y sus malvados juguetes-secuaces, el resto de la pandilla tendrá que ponerse en riesgo para encontrar al tenedor que es tan importante para su niña. El resto son aventuras, riesgos, valentía y todo lo que esperamos de una película de Toy Story.

TS4 - Tenedor

¿Crees que te conté toda la historia? Para nada. Lo que te conté es apenas el primer acto. Luego pasan muchas cosas más. La película se parece a todas las demás de “Toy Story”. De hecho, las cosas que van sucediendo son muy parecidas, los chistes son similares. Lo que diferencia a cada una de las películas de esta saga es el mensaje que quieren comunicar sobre los seres humanos utilizando juguetes que los representen. Pero voy a pasar a eso, que contiene spoilers, más abajo. Por ahora quiero meterme en otros asuntos.

El primero de ellos es la animación. “Toy Story” fue la primera película enteramente animada por computadora en estrenarse en los cines como un largometraje, allá por 1995. En aquél entonces, el perro de Syd (el vecino que rompía juguetes) no tenía pelo, tenía una textura de cabello que se veía plana, pero medio simulaba la cosa. Ahora, la animación por computadora en ocasiones no parece a computadora. La maldita cosa es real como si fuera una filmación regular. La secuencia de inicio, en donde se llevan a Bo Beep bajo la lluvia, parece como si hubieran encimado a los muñecos animados de Toy Story sobre la filmación de un día lluvioso. Está brutal. Y la calidad en la animación no se reduce a lo largo de toda la historia.

A diferencia de las tres películas anteriores, ésta se trata enteramente de Woody. Ya sé, me van a decir que las anteriores también, pero en aquellas no dejamos de lado a Ham, a Rex, a Jessie o a Tiro al Blanco. En esta película todos ellos pasan a ser una imagen de fondo. Woody y Bo Beep toman el protagonismo y hasta Buzz Lightyear se siente forzado en ocasiones. Sí, a algunos podrá molestarles, pero creo que si Buzz está presente en este filme es porque es Buzz y no podían dejarlo sentado esperando (como lo hicieron con los demás, Jessie incluída). Pero no hay nada que el hombre del espacio haga que sea definitivo para la historia.

TS4 - Todos

Por primera vez en la saga, los creativos decidieron llenar la historia con nuevos personajes. Sí, entiendo que todas las películas anteriores de “Toy Story” nos presentaron personajes nuevos, pero todos giraban alrededor de los de siempre. En esta ocasión, los de siempre desaparecen y son sustituidos por un montón de juguetes nuevos que están increíbles. Mi favorito fue el motociclista canadiense Duke Caboom, pero no es el único. Y el villano, a diferencia de Lotzo o el Oloroso Pete, tiene una cara real que no cambia como sucedió con aquellos. Su bondad es real y sus necesidades no requieren de una máscara ni de traiciones (lo cual agradezco, porque otro villano disfrazado de bueno con exactamente la misma motivación habría sido para vomitar).

Entonces, ¿me gustó? Sí. La disfruté mucho. Está tan buena como las anteriores y creo que tiene un guion mejor que la tercera, a la que lo único que la salva es el tema que desarrolla y el final. A la cuatro le falla el final. OJO, no digo que no sea un buen final, sólo que no es tan emotivo como el de la anterior. Es muy bueno, es claro, y comunica un mensaje necesario, pero no te revienta el corazón en mil pedazos como el final de la tres. De hecho, desde mi punto de vista (y estoy listo para recibir jitomatazos), creo que ésta, con el final de la tres, debió ser la tres… no hacía falta una cuarta. Pero eso es lo que yo opino. Los menos amargados amarán por siempre la tres, con sus facilismos narrativos, su villano copiado de la dos, su clímax interminable y su asqueroso Deus Ex Machina.

Ahora sí, paso a hablar de cosas que tienen que ver directamente con la trama, así que cuidado con los Spoilers que siguen, que te la echo a perder si no las visto. Ve a verla y vuelve.

TS4 - Woody y tenedor

Las tres películas tienen desarrollos similares: son aventuras en donde los juguetes tienen que rescatar a alguien sin ser observados por los seres humanos. Y entonces hay que rescatar a Buzz o a Woody o a Jessie o escapar de algún lado, o rescatar al tenedor o a Woody otra vez… Ya saben. Pero lo que fortalece las películas, más allá de los hechos que se suceden, son los temas. Cada una de las historias tienen un eje temático, un aprendizaje. Ser amado sin ser el favorito, saber que hay un amor para cada quien y eso no significa ser amado menos; saber que las cosas se terminan y hay que disfrutarlas mientras duran; seguir adelante, dejar ir. En esta película, Woody no se encuentra. Toda su vida se ha adherido a su mantra de amar a su niño. Pero no ha superado a Andy e insiste en estar con Bonnie aunque ella no lo ame de vuelta… ni un poco. Lo tiene abandonado, arrumbado y él, siguiendo su “misión” de juguete, aquél bastión sobre el que sostiene su vida, sigue apoyando y estando ahí para una niña que nunca está para él.

“Toy Story 4” lidia no con aprender a soltar, como la anterior, sino a qué sigue una vez que has soltado. ¿Cómo creamos de la nada una vida que siempre se construyó a partir de nuestra relación con el otro? ¿Qué somos sin el otro? ¿Cómo nos reconstituimos sin el otro? Y entonces toca hacer lo que Woody nunca hizo: mirarse al espejo y reconocerse sin que haya otro que sea la base de cada uno de sus actos. Ya no eres líder, ya no eres favorito, ya ni siquiera tienes niño, aunque tú insistas con creer que lo tienes, aunque te engañes con eso todos los días. Quizá muchos de ustedes me digan: “estás leyendo de más en una película para niños”. No. Es Pixar, gente. Estos tíos hacen películas para todos los públicos. Las disfruta el niño a su nivel, el adolescente a su nivel y el adulto a su nivel. La película tiene lecturas para cada uno de sus públicos y aquello con lo que estén lidiando en su momento.

TS4 - El director, Josh Cooley.

Josh Cooley, el director

Porque, además, no sólo se trata de eso, no sólo es lo que sigue cuando tienes que reaprender y aprehender sobre quién eres y cómo vivir tu vida. También se trata, igual que las demás, de la importancia de la amistad, del valor de la conexión, de la necesidad del amor y de la entrega. De cómo la vulnerabilidad nos hace fuertes y las armaduras nos separan de los demás. Y todo ello en una película de animación (supuestamente) para niños. Con lo que me mantengo en mi postura de siempre: “comercial” no significa superficial. “De acción” no significa sin contenido. El cine puede ser comercial, hacerle ganar a sus productores toda la pasta del mundo, puede ser emocionante, atractivo, manipular tus emociones y, al mismo tiempo, poner el índice sobre temas importantes de nuestra realidad, nuestro ser, nuestra humanidad y nuestras emociones.

¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s