Película. “Paw Patrol: Mighty Pups” – Keith Chapman, 2019.

Se acaba de estrenar en México una película que no es otra cosa que un episodio muy largo de la popular serie infantil “Paw Patrol” o “Patrulla Canina” como me la he encontrado en otros lados. Aunque muchos adultos miran para otro lado cada que estos perros aparecen en la pantalla chica, yo tengo que aceptar que disfruto del programa. ¿Lo disfruto muchísimo? No, pero lo prefiero a muchas otras de las series de niños que se encuentran hoy en televisión, como Peppa Pig y esas churradas.

PP - Póster

El alcalde del pueblo vecino (y eterno enemigo de la Patrulla Canina), quiere ser el primer alcalde en llegar a la luna, así que con la ayuda de su sobrino Harold comienza a hacer cálculos y construir cohetes para alcanzar su cometido. Harold es inteligente, pero el alcalde es una bestia, así que sin querer manda el cohete al espacio sin tripulantes y, en su camino, desvía un meteoro que termina encajándose en el planeta tierra.

Los cachorros protagónicos hacen todo lo posible para que la gente se meta a sus casas en caso de que el meteoro caiga cerca (porque un meteoro que impacte la tierra no va a hacer pomada las viviendas de los personajes… que ternura son las películas para niños). Una vez que el peligro ha pasado y los civiles están a salvo, los perros se acercan al meteorito para ver de qué va el asunto y llevarlo con la alcaldesa de Bahía de la Aventura, que es donde ellos viven.

La cosa es que tan solo por estar cerca del meteoro, los perritos reciben súper poderes que se vinculan con sus habilidades y el vehículo que manejan en los capítulos normales de la tele: Sky, la perrita que vuela con helicóptero, ahora es capaz de hacerlo por sí misma. Chase, el perro policía, puede correr tan rápido como Flash. Everest, la perrita de las aventuras árticas, puede producir hielo como el deslizador de plata, etcétera. Todos ellos tienen poderes y ahora tendrán que enfrentarse con Harold. Sí, el sobrino del terrible alcalde también recibió poderes del meteoro, pero él no pretende usarlos para nada bueno y la pandilla tendrá que intentar detenerlo.

PP - Todos

La película es para niños… y no lo digo al estilo de “El Rey León” o “Sing”, lo digo al estilo de “verdaderamente es para niños muy chiquitos”. Real, casi todos los padres de la audiencia se estaban metiendo el aburrimiento de la vida. ¿Yo no? No. La verdad es que no. A ver, no tiene un argumento complejo, es el epítome de lo predecible, los personajes son unidimensionales… vaya, es una película para menores de diez años. Desde la música hasta los colores están hechos para atraer a los niños.

Sin embargo, si han visto la serie en algún momento y les gusta (o al menos no los desquicia), entonces puedo decirles que la película es una gran continuación de la serie. Y no lo digo porque sea un cínico episodio de cuarenta minutos seguido de dos episodios más que se estrenan en el cine, sino porque se toman los mismos elementos que vemos en la televisión y se fortalecen con el asunto de los “Súper poderes”. Cada perro tiene un súper héroe acorde a su personalidad y cada personalidad está construida (aunque de forma superficial) alrededor de su actividad “profesional”.

Entonces, es lindo ver a los perritos con súper poderes y ver la forma en que los guionistas los ponen en pantalla. Como toda película de superpoderes, en ocasiones nos preguntamos por qué para lograr algo simple usan de forma compleja sus habilidades mientras que otras circunstancias que se podían resolver con poderes obvios llevan a un montón de acciones complejas innecesarias. Eso sí, cada perro está creado con poderes que podemos encontrar en otros héroes, lo que ya “Los Increíbles” dejó claro que es lo más común. Rocky es “Linterna Verde”, Chase es “Flash”, Everest es “ice Man”, etcétera. Y reconocer en estos perros a otros héroes está divertido.

PP - Director

Keith Chapman, el director

Dije que es obvia y sencilla, para adultos o niños más grandes. Pero en la sala los chiquitines andaban fascinados, gritándole a los perros, riéndose, emocionándose con las cosas. Sí, cada movimiento que hacen los personajes nos lo explican antes de hacerlo y después de hacerlo… el chiste es que los niños entiendan. Y sí, las emociones de los personajes no son nada complejas (cuando reciben poderes se ponen alegres, cuando los pierden siguen alegres, porque aseguran que fue increíble tenerlos un rato). Y no, no me digan que estoy spoileando… ¡es para niños! ¡Es obvio qué va a suceder a cada paso!

Estos afectos positivos ayudan a los niños a vincularse mejor con sus propios sentimientos, que a esas edades no tienen del todo claros. Y si ya hablamos del impacto que la película puede tener en los niños no puedo dejar de mencionar algunas de sus enseñanzas, como no rendirse después de un par de fracasos, insistir en nuestros objetivos, creer en nosotros mismos (y no dejar de creer luego de un par de caídas), el poder de la amistad, la unión, etcétera. Hasta los villanos cambian de parecer y se vuelven buenos sin muchos problemas y, como siempre, se arrepienten sin problema, los perdonan sin problema y cambian sus malos pasos sin problema.

Pero, a pesar de todo ello y de que es para niños y tal, siento que el guion sigue siendo demasiado conveniente. El meteorito se porta de las formas que al argumento le convienen. Tampoco hay que hacerlo TAN fácil para los niños, por chiquitos que estén. O, mejor dicho, no hay que hacérselos tan fácil a los escritores, aunque su trabajo esté dirigido a los niños. No hay que hacer la historia más obvia de lo que ya es y estos tíos la hacen mucho más obvia que el segundo anterior.

PP - Marshall

Si tienes hijos, sobrinos, primos o lo que sea que tengan menos de diez años o si les gustan las aventuras de estos perritos en la televisión, entonces tienes que correr a ver esta película. Yo hubiese preferido una historia más larga y que me quitaran los otros dos episodios de televisión, se siente que estorban y hasta los niños ya no querían otro. Es curioso, no encontré problemas en los niños soplándose las dos horas de “El Rey León” pero ya estaban hartos para cuando llegó el segundo capítulo luego de terminada la película. Entonces… mala idea. O me haces una película larga con un guion mejor construido o me dejas la maldita cosa en cuarenta minutos sin poner lo demás.

¡Buena Suerte!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s