Película. “Eso: Capítulo 2” (It: Chapter 2) – Andy Muschietti, 2019.

Hace dos años les dejé por acá mis comentarios sobre la primera adaptación cinematográfica de “Eso”. Ahora salió la segunda parte y, la verdad, es que no le tenía ninguna fe luego de lo mala que me pareció la primera. Y no sólo me pareció mala la adaptación, me pareció mala por sí misma. Sin embargo, resultó la película de terror más exitosa (económicamente) de toda la historia. ¿Qué tal la segunda parte?

It2 - Poster bueno

Han pasado casi treinta años desde la primera película. Los niños que formaban el “Club de los Perdedores” son ya un montón de adultos que, buscando una mejor vida, salieron del pueblo de Derry en algún punto de su vida. Ben ahora es un exitoso arquitecto; Richie es un comediante famoso; Bill es un novelista y guionista de cine que goza de cierto éxito; Eddie es un analista de riesgos para una compañía de seguros y Beverly tiene una compañía en sociedad con su esposo. Sólo Mike se quedó en el pueblo y es por ello que es el único que se da cuenta que Eso, el Payaso Asesino, ha vuelto.

Cuando eran niños, al final de la primera película, prometieron volver a unirse en caso de que Eso volviera, así que Mike les llama por teléfono para hacer honor a esa promesa. Todos los personajes vuelven excepto Stan Uris, que ante el horror de volverse enfrentar a Eso prefiere quitarse la vida. Una vez en Derry, comienzan a recordar los hechos de su infancia, hechos que habían olvidado por completo. En su primera reunión, Eso se hace presente y los amenaza con imágenes terribles. Todos se asustan y al menos dos de ellos, Eddie y Richie, no tienen más deseo que salir corriendo del maldito pueblo para nunca volver.

Mike termina convenciéndolos a todos al decirles que la única forma de vencer a Eso es por medio del antiguo ritual de Chüd y que, para que la cosa funcione, todos deben estar presentes. Pero, antes de ello, tendrán que deambular por el pueblo cada quien de forma individual para encontrar objetos de su infancia que son necesarios para llevar a cabo el ritual. Los adultos tendrán que enfrentarse, de nuevo, al horror de su infancia, con la única esperanza de terminar con Eso de una vez por todas. Pero Eso no se quedará de brazos cruzados e intentará asustarlos hasta el tuétano para mantenerse con vida.

It2 - Eso

Sí, “Eso” es una novela larga. Muy larga. Quizá la más larga en toda la bibliografía de Stephen King. Esta película dura casi tres horas, algo que sería esperable si hablamos de la adaptación de un libro tan extenso. Pero no, la verdad es que esta película es mucho más larga de lo que debió ser. Una vez que termina, cuando te pones a pensar en qué se fue tanto tiempo, te das cuenta que la película realmente no cuenta tantas cosas. Buena parte de su duración está en el clímax (que voy a tratar más adelante). Lo demás está en flashbacks a cuando los personajes son niños (secuencias que con justicia debieron formar parte de la primera película, no de la segunda). Si quitamos todos los flashbacks y nos quedamos con el presente, encontraremos que la película no se trata de mucho.

Los adultos llegan a un restaurante oriental y tienen una cena de reencuentro en donde se ponen al corriente sobre lo que ha sucedido en sus vidas. Luego de eso, corren al hotel (en donde se hospedaron todos, casualmente), y se mantienen dando vueltas y vueltas y teniendo conversaciones intrascendentes hasta que cada uno de ellos sale por su lado a encontrar el “objeto de su pasado”. Ya que cada quien vivió un susto, regresan al hotel a seguir dando vueltas y a discutir necedades… hasta que llega el momento del clímax. Y ese momento, para acabarla de fastidiar, resulta de un acto impulsivo de Bill, no de un plan trazado por todos los personajes, como se supone que debió ser, partiendo de la promesa de su infancia y de la llamada realizada por Mike a cada uno de ellos.

¿De eso se trata? Pues sí. No sucede ninguna otra cosa. ¿Entonces a dónde se van tres horas de película? Pues a extender y extender y extender las historias de miedo. En su búsqueda del “objeto del pasado”, cada uno de los adultos se encuentra con Eso, quien los espanta durísimo antes de que logren hacerse de la cosa para el ritual. Y entonces vemos los enfrentamientos de cada uno de ellos con Eso y, entonces, de vuelta al hotel otra vez. Vaya, que si a esta película no se le agregan los flashbacks a la infancia sería una cosa aburridísima. Eso sin contar el caos en el tono narrativo… La gente se ríe en esta película más de lo que se asusta.

It2 - Todos

Entiendo que necesite de comedia aquí y allá para reducir la tensión (y al decir “entiendo” lo digo con completo desprecio, el cine de terror es justo eso, ¿por qué diablos tendría que reducir la tensión?), sólo me revienta que haga uso excesivo de esa herramienta tan de moda en Hollywood conocida en narrativa como “Bathos”, a saber, cortar un momento serio (ya sea épico o terrorífico) con un chiste forzado. El Universo Cinematográfico de Marvel ya hizo uso (abuso) de esta herramienta. Y entonces, en “Eso” tenemos a la sala de cine muriéndose de la risa por el exceso de chistes. ¿Quieres asustarme o quieres hacerme reír, director? El tipo nunca se pone de acuerdo y esto es desquiciante.

Pero bueno, luego de la aburridísima historia de los adultos, llegamos al clímax. Y nada más de clímax son como cuarenta y cinco minutos. ¿Por qué un clímax tan largo? No tengo idea. Y entonces el Ritual de Chüd, que se supone era la base de la película (la búsqueda de los objetos), no llevó a nada, porque pues resulta ser que el ritual en realidad no puede destruir a Eso. Tooooodo el desarrollo de esta segunda película no llegó a nada. Pudieron haber matado a Eso por otros medios sin la necesidad de los objetos o del ritual. Pudieron haberlo hecho el mismo día de su llegada, el resto se convirtió en paja. Y entonces, como el ritual no funciona, Eso obliga a los personajes a enfrentarse a cosas temibles… Pero no a todos, sólo a dos de ellos. ¿Los otros dos? Quien sabe.

¿Qué es esto? Hasta los objetos del ritual son una necedad del guionista. Algunos de ellos tienen todo el sentido del mundo y se conectan con el pasado de los personajes. Otros de ellos no habían sido mencionados nunca, ni habían mostrado jamás su importancia. Entonces el objeto de Beverly es una postal en la que Bill le declaró su amor cuando eran niños. Ah, perfecto, tiene sentido. Es importante, salió en la primera película, se conecta con su pasado y con su presente… Buen objeto. Pero luego el de Richie es una moneda para jugar arcade. ¿Cuándo el arcade fue importante en la vida de Richie? No que lo hayamos visto. Entonces, para intentar que no nos preguntemos eso, nos meten un flashback en donde vemos a Richie jugando arcade y, de ese modo, más o menos parchar el hallazgo de ese objeto. Y no es el peor caso, el objeto de Mike, una piedra, no sabemos ni qué es, ni por qué es importante y ni siquiera se molestan en mostrarnos cuándo o dónde lo encontró, mucho menos el enfrentamiento que tuvo con Eso para poder hacerse con dicha piedra.

It2 - El Director

Andy Muschietti, el director

Cuando el ritual resulta no funcionar, entonces Eso se medio convierte en araña. Digo que se medio convierte porque la mitad de su cuerpo es de araña y la otra mitad de es de payaso. Supongo que esto fue para acallar las voces quejosas de algunos fans del libro (o de la miniserie ochentera) que odiaron el asunto de Eso convirtiéndose en araña. Entonces acá el chiste es darle gusto a todos. Y en un clímax que en la novela se vuelve hasta cierto punto filosófico (la pérdida de la inocencia de la niñez), aquí tenemos a personajes corriendo de un Eso-araña animado bien bonito a computadora. Y finalmente descubren, de la nada, cómo asesinarlo. ¿Y cómo lo logran? Básicamente haciendo lo que Eso hace con los niños: acosándolo, asustándolo. De nuevo la adaptación ignora la base temática del libro en pro de momentos visualmente hermosos. El final busca ser un punto medio entre la novela y la mini-serie. Intenta responder a las quejas de muchos y hacer una propuesta más aceptable.

El asunto de ignorar el tema de la novela (igual que hizo la primera parte), es lo que más me desquicia. Stanley Uris se suicida ante el miedo de volverse a enfrentar a Eso. Aquí, se inventan una sub-trama que, hasta el final, y de forma retroactiva, intenta convertir el suicidio de Stan en un acto de valentía que termina apoyando la derrota de Eso. ¡Ay, por favor! Y entonces, en un voice over forzado como zapatos de talla chica, nos explican cómo es que el suicidio de Stanley fue en realidad un acto. ¿Y todo para qué? Supongo que para darle a “Eso” un final más satisfactorio que el que nos da la novela, que muchos han criticado. De hecho, que Stephen King escribe finales horribles es un chiste interno que se desarrolla a lo largo de toda la película.

¿Entonces no tengo nada bueno que decir de la película? Claro que sí. Las actuaciones son brutales, bravo a todos los implicados. Y el casting está brutal, todos los adultos se parecen a sus versiones infantiles, no nos sorprende que uno sea el otro treinta años después y hasta podríamos decir quién es quién sin que nos lo informaran. El parecido de Eddie y Richie con sus versiones infantiles es tremendo. Bravo por los actores, que se tomaron la película con toda seriedad y le echaron todas las ganas del mundo. Esto incluye a los niños que vuelven para repetir sus papeles de hace dos años.

It2 - Richie Tozier

Al final del día, es una película muy larga para la historia que cuenta. Simplificaron la parte adulta de la novela y, para que no pareciera una aventura inutil, se inventaron lo de los objetos, que de todos modos tampoco llega absolutamente a nada. El clímax es demasiado largo y parece que nunca va a terminar. Si eliminamos los flashbacks a la infancia de los personajes (pedazos que debieron estar en la primera parte), nos queda una cosa pequeñita de adultos dando vueltas en el lobby desierto de un hotel, con tropiezos de viñetas de sus encuentros con Eso, que son lo que el público verdaderamente quería ver.

Los temas más profundos son olvidados. Quitando al padre de Beverly, no se vuelven a tocar los padres horrendos que tienen todos los niños y la responsabilidad que éstos tienen en sus traumas y sus miedos. No se toca el hecho de que Eso es una expresión de la maldad de la gente común y corriente. Se abren líneas temáticas que en la novela son importantes y que aquí se dejan olvidadas de golpe (como el esposo de Beverly y la esposa de Bill). Henry Bowers es un estorbo inconsecuente durante parte de la película y pudieron quitarlo sin que la historia cambiara en lo absoluto. ¿La tortuga milenaria? Ni se menciona, no vaya a ser que la gente se confunda o lo considere irreal. Pero eso sí, tenemos que soplarnos una escena eterna de Beverly intentando no morir ahogada por la sangre que se introduce en el cubículo de un excusado… y nos dicen que eso, de alguna forma, es una prueba de su pasado que tiene que superar… O sea… ¿por?

“Eso: capítulo 2” es menos interesante que la primera parte, pero continúa con los mismos errores. Creo que es la adaptación de un guionista que no termina de entender la novela. Pero insisto, no me dejó de gustar sólo por no ser una buena adaptación, sino por todos sus errores narrativos y de coherencia interna, la conchudez de su construcción, su fanatismo por el bathos y su enorme y constante dependencia en los sustitos baratos. “Eso” debe ser capaz de asustar con elementos mucho más profundos, debería hacernos pensar sobre la vida, sobre la inocencia, sobre nosotros mismos y nuestras vulnerabilidades. En lugar de eso, sustitos, sustitos, sustitos. Una lástima.

¡Buena Suerte!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s