Película. “Dora y la Ciudad Perdida” (Dora and the Lost City of Gold) – James Bobin, 2019.

Aunque esta película, por su origen, debería ser como el cáncer para cualquier adulto, la verdad es que los avances me atraparon. A diferencia de muchas personas, no odio la caricatura de “Dora La Exploradora”, así que se me antojó mucho ver la versión “en vivo” del personaje animado, sobre todo porque parecía una aventura divertida e interesante al estilo “Jumanjii” o “Indiana Jones”. Aquí les dejo la experiencia que fue ver “Dora” en su nueva aventura.

Dora - Portada

La película comienza con Dora como la misma niña que vemos en la caricatura. Su inseparable primo, Diego, se va a vivir a la ciudad y ella lo despide con tristeza. Luego de diez años, nos muestran que Dora es una adolescente que sabe perfectamente cómo sobrevivir en la jungla y lo apasionada que está con el proyecto principal de sus padres: hallar la ciudad perdida de Parapata. Según la leyenda, los incas guardaron el mayor tesoro del mundo antiguo dentro de los muros de esta ciudad. Sin embargo, lo que quieren Dora y sus padres no es el tesoro, sino el hallazgo.

Después de que Dora comete un acto imprudente, sus padres la mandan a Los Ángeles a vivir con su primo Diego. Ahora, la chica tendrá que enfrentar peligros a los que no está acostumbrada: los nativos de la ciudad, específicamente, los alumnos de secundaria. Su buen corazón y la vida tan clara y honesta que ha llevado no le permiten reconocer las burlas, el acoso y la crueldad de sus compañeros de secundaria. Lo peor de todo es que su primo, quien fuera casi su alma gemela en la jungla, es ahora un adolescente temeroso que se avergüenza de ella.

Un buen día, un grupo desgraciado y cruel de mercenarios secuestra a Dora, Diego, y dos compañeros de su escuela para llevárselos de vuelta a la jungla y obligarlos a que encuentren a los padres de Dora. Al parecer, ellos ya hallaron la ciudad de Parapata y son la puerta de entrada a que se hagan con todo el oro de los antiguos incas. Pero Dora no se quedará con los brazos cruzados y hará lo que sea para salvar a sus padres y quitarse de encima a esos cazadores de tesoros.

Dora - Dora

Al menos que lleven la cabeza metida debajo de una piedra durante los últimos diecinueve años, saben que “Dora la Exploradora” es una serie animada de Nickelodeon que se trata de una niña de siete años que explora la jungla en compañía de un chango que se llama “Botas”. La protagonista le hace preguntas a los niños que ven el programa, para que ellos respondan antes de que ella les diga algo como “muy bien, es correcto”. Se supone que, sin la ayuda de la audiencia, ella difícilmente logra su objetivo. La serie, además, tiene canciones pegajosas y repetitivas, como la canción del mapa o la canción de la mochila (tanto el mapa como la mochila hablan). Y, finalmente, tiene a su antagonista: un zorro con antifaz que es fanático de robarle cosas a Dora (pero siempre las suelta con ayuda de los niños que deben gritarle, desde casa: “zorro, no te lo lleves”).

¿Por qué recordar todos estos detalles de la serie animada? Porque esta película los utiliza todos. A algunos les hace tributo, de otros se burla y en el caso de otros la línea entre el tributo y la burla está tan diluida que uno no puede sino considerarla parte de una nueva narrativa, sin dejar atrás la historia original. Por ejemplo: Dora le habla a la cámara (al auditorio) y todos los demás personajes lo consideran un comportamiento raro de una niña rara (”¿A quién le habla?” se preguntan). Dora, al igual que en la serie animada, mezcla el español con el inglés y todos lo consideran una cosa completamente fuera de lugar… Mientras tanto, yo, que conozco la caricatura, me estaba orinando de la risa ante este nuevo enfoque.

También se burlan de las canciones. Dora se la pasa cantando por todo, igual que en la caricatura, sólo que aquí los demás personajes no entienden por qué diablos la niña canta todo el tiempo, incluso le piden, por momentos, que se calle la boca y haga las cosas con menos entusiasmo y menos esperanza. En un mundo lleno de adolescentes depresivos y temerosos, haciendo lo que sea por “pertenecer”, la alegría y la humildad de Dora sobresalen. Para los espectadores, brilla… para los demás personajes de la película, es una molesta peculiaridad de un fenómeno.

Dora - James Bobin

James Bobin, el director

Pero no es lo único gracioso de la película. No puedo dejar de aplaudir a Eugenio Derbez, que está increíble. Sí, una vez se sintió obligado (por qué no sé cómo más ponerlo) de meter a sus personajes clásicos en una película que no es suya. No me gusta, pero entiendo que lo hace porque la audiencia mexicana lo ama. Y no está equivocado, en cuanto soltó un “sentí que me ahogaba” la sala entera estalló en carcajadas. Pero, más allá de eso, su actuación es entregada y muy graciosa. Bravo por Eugenio Derbez y el crecimiento que ha tenido en la industria extranjera. Le viene muy bien a la película y es parte básica de su atractivo. La protagonista, Isabela Moner, carga buena parte de la película con su carisma. Muy bien por ella también, es graciosa y me sacó varias risas. Los demás miembros del reparto, aunque famosos (como Danny Trejo, Eva Longoria o Michael Peña), dependen de Derbez y de Moner para salir adelante.

Ahora, fuera de todo esto y de los vínculos con la caricatura… ¿la película es atractiva? Desde mi punto de vista sí lo es. Los guiños a “Indiana Jones” están presentes todo el tiempo y la cosa se adecua perfectamente al género de aventuras en formas en que las nuevas películas han ido olvidando. Leí por ahí decir a un crítico que es una copia barata de “Jumanji”, pero no estoy de acuerdo, simplemente se adecua a las exigencias del género y lo hace muy bien. Además, debo decir, la música es extraordinaria. Vaya, que en general, todo el guion está muy por encima de lo que esperaba de una película basada en una caricatura. Después de todas las pésimas adaptaciones que se han hecho de caricaturas, esta película de “Dora” queda bastante bien. Vaya, ¿quién iba a pensar que la adaptación cinematográfica de una caricatura tan desquiciante iba a ser tan disfrutable?

Entonces, si eres fan de la caricatura original (o al menos te la soplaste en compañía de tus hijos), te recomiendo que veas esta película. Si te gusta el cine de aventuras, con personajes internándose en la selva y enfrentándose con serpientes, arenas movedisas y acertijos ancestrales, entonces también te va a gustar. Vaya, creo que es una película que funciona para niños, adolescentes y adultos por igual. La cosa está verdaderamente divertida, así que vayan a verla antes de que salga de los cines.

¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s