Película. “Las Brujas” (The Witches) – Robert Zemeckis, 2020.

En 1983 Roald Dahl escribió la novela de “Las Brujas”, que fue adaptada al cine en 1990 por el director Nicolas Roeg. Es una historia de niños que, si bien puede ser un poco fuerte para algunas audiencias, no deja de ser aplaudida por creativa y honesta. A esa película le fue muy bien, así que no sé por qué había que hacer un remake veinte años después, pero… pues aquí está… Así que les dejo mi punto de vista al respecto.

Ahora sí… a ver, película innecesaria. ¿No todas las películas son innecesarias? Pues sí, la neta es que sí, vaya, no son oxígeno… A lo que me refiero es que esta historia de Roald Dahl ya estaba convertida en una película… y la película quedó bien. Digo, tampoco estaba como para ganarse el León de Oro en Venecia, pero era una adaptación decente de la novela, tenía efectos especiales muy buenos para su tiempo e incluso si la vemos hoy la historia sigue funcionando y esos efectos noventeros siguen viéndose bien… Falsos, pero bonitos, como la primera parte de Jumanji.

Siento que esta versión es un “oh, volvamos a hacerla pero esta vez con mejores efectos especiales”. Un caso más de: ¿cómo se vería esta historia ahora que podemos hacer efectos por computadora? No veo que sea más que eso. Porque la verdad es que esta película es mayormente idéntica a la anterior. Digo, no hay misterio ahí, es la adaptación de una novela infantil muy cortita, no es como que tuvieran que ser diferentes.

Anne Hathaway se divierte mucho con su personaje, eso es obvio. Y Octavia Spencer está espectacular, como siempre. Las dos le echan muchas ganas y cargan toda la película. De vez en vez escuchamos la narración de Chris Rock… innecesaria, otra vez la narración que nos dice lo obvio y nos explica lo que está claro, una narración estorbosa. ¡Pero es Chris Rock! Mejor que eso, ¡Es Chris Rock haciéndole de Chris Rock! Sí, la película la narra la cebra de Madagascar, ¿no les emociona? Chale…

Si quieres ver esta reseña en video, aquí te dejo el link de YouTube. De otra manera, sigue leyendo:

Pero bueno… ¿qué más funciona? Ah, también sale Stanley Tucci como el gerente del hotel, otro papel más para uno de los actores más desperdiciados de Hollywood. Y sale haciendo el papel que siempre hace Stanley Tucci cuando no le piden que le eche ganas… ¿Qué más? La música de Alan Silvestri está lindita… Así, lindita, nada más. No es “Infinity War” ni “Náufrago” es música como con más flojerita.

Entonces, antes de pasar a los spoilers, pues nada más eso… Si te gustó la primera versión, supongo que esta te puede gustar… O la puedes odiar, si eres demasiado fan de la anterior. Aunque los actores le echan muchas ganas esto, en el fondo, no deja de ser casi exactamente la misma que la anterior, pero con algunos cambios. ¿Qué cambios? Pues a ver… vamos a ver… Ah, por cierto, aquí empiezan los spoilers.

Primero que nada, mejores efectos especiales. No sé… quizá “mejores” no sea la palabra, porque en esta película algunas cosas se ven increíbles y otras se ven tan falsas como los changos de la primera película de Jumanji. Por ejemplo, las brujas de esta historia tienen cicatrices en las comisuras de los labios, así como las del Guasón de Cristopher Nolan, pero menos marcadas. Cuando las brujas se enojan mucho o gritan, esas comisuras se abren y dejan ver un montón de dientes afilados y horribles, como la boca de una bestia. Este efecto especial en ocasiones se ve increíble y, en ocasiones, se ve espantoso y parece un mal filtro de snapchat.

Para acabarla de fastidiar, con los efectos especiales “mejorados” llegan un montón de contradicciones internas que no sirven para nada o que, al contrario, son demasiado cómodas (o sea, forzadas) para que en la historia pasen las cosas que tienen que pasar. La jefa de las brujas, interpretada por Anne Hathaway, ahora puede volar. ¿Y para qué usa el poder? Pues en la escena en donde le da instrucciones a todas las brujas lo hace volando sobre ellas. ¿Para qué? Quien sabe, pero supongo que se ve cool. ¿Vuelve a volar en la película, en escenas en donde vendría al caso? Ni una sola vez. Otro ejemplo: en esta versión, la jefa de las brujas puede estirar sus brazos para alcanzar algo que le queda lejos. El efecto se ve bonito, como si se le fueran doblando los huesos. Y viene al caso cuando quiere alcanzar a dos niños metidos en un conducto de ventilación, ¿pero por qué diablos lo usa de nuevo para alcanzar a la abuela que está frente a ella en un espacio abierto? Ah, pues para que los buenos puedan ganar. Hubiera podido caminar hasta la abuela, hubiera podido volar hasta la abuela. Pero no, se queda parada del otro lado de la cama y estira los brazos para alcanzarla… madre mía.

Otro cambio fue el final. Esta película respeta el final de la novela, es decir, aquí el protagonista se queda siendo ratón el resto de su vida y, como los ratones viven poco, pues nos dan a entender que el ratón se va a morir en nueve años, pero que antes de eso se va a encargar de deshacerse de todas las brujas del mundo en compañía de su abuela. Pues supongo que el final es menos feliz que el de la primera versión, pero Zemeckis se encarga de que suene súper alegre de todos modos, con un montaje de créditos de lo más ridículo y de mucha flojera. Ya saben, fotos de la abuela y los ratones viajando por todos lados… acabando con las brujas de cada lugar, suponemos.

¿Qué otro cambio? Ah, bueno, pues ya saben, lo políticamente correcto, aquí no todos son blancos, hay personas de todas las razas y colores. Eso no cambia nada en la historia, ni la mejora ni la empeora… o sea, ¿Bien? Supongo…

Robert Zemeckis, el director

Finalmente, el cambio que peor me cayó fueron los ratones. En la versión de 1990, los ratones usados en muchas escenas eran ratones de verdad, lo que limitaba sus movimientos y obliga a los personajes el sufrimiento de haberse convertido en un animal. Aquí, estos ratones pueden moverse como humanos, caminar sin problema en dos patas, manipular objetos con las manos… Ah, claro, cada cuadro de los ratones está hecho a computadora. Y, de nuevo, las contradicciones. A veces el protagonista lucha muchísimo para poder cargar una botella de poción de su tamaño y a veces la carga y corre con ella y hasta hace acrobacias como si no le pesara. Los ratones hablan (igual que en la novela) pero aquí, curiosamente, una ratona que también es una niña transformada no habla hasta que el protagonista también se hace ratón. ¿Por qué no habló antes? Nadie lo sabe, es un misterio.

Ya no quiero seguir y seguir subrayando cada cosa que no me gustó de esta versión. A ver… no me parece una historia tremenda de entrada. Pero si es para niños, creo que la anterior funciona igual de bien que ésta. Si es para los adultos, ésta es una payasada que pretende tapar huecos con efectos especiales medianamente mejorados. Pero le falta espíritu, le falta alma, se siente más como un producto obligado que como la necesidad de los cineastas de contarnos una historia. No le veo pasión, le veo pura manufactura, a diferencia de la versión de los noventa.

¿Qué le pasó a Zemeckis? Me cuesta trabajo que esta película tan desangelada y forzada sea del mismo director que “Volver al Futuro”, “Contacto”, “¿Quién Engañó a Roger Rabbit?”. Digo, también le intentó al cine serio con “Náufrago” o “Forrest Gump”… así que verlo haciendo esto me desquicia un poco. Aunque… no sé… no es como que otros proyectos suyos no me hayan desquiciado, sobre todo cuando le dio por hacer películas completamente animadas con control de movimiento (y que de todos modos son mucho mejor que ésta). Y bueno, ya mejor ni pensar que Cuarón y Del Toro estuvieron implicados en la producción… y Del Toro hasta le metió la mano al guion. ¿En dónde? ¡Es la misma cosa! Pero bueno…

Ya, me voy, pero no sin antes pedirles que me digan si ya la vieron. ¿Les gustó? ¿Les gustó más o menos que la otra? ¿Quién les gusta más como la gran bruja, Anjelica Houston o Anne Hathaway? ¿La recomendarían? Cuéntenme su punto de vista y, luego de eso, no olviden suscribirse. Pónganle a la campanita y síganme en Instagram que tengo Instagram y en Facebook, que tengo Facebook.

¡Buena Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: